Cienciología

    Congregación religiosa de carácter filosófico y ético con fuerte influjo budista. Fue fundada en Los Ángeles en 1954 por el ingeniero norteamericano Lafayette R. Hubbard, tras la publicación de su libro Dianética. La ciencia moderna de la salud mental (1950), que propugna un tipo de psicoterapia, llamada dianética, que permite la liberación del espíritu.

    Tras la Segunda Guerra Mundial, Hubbard se enfrentó al sufrimiento causado por una deficiencia física, pero la búsqueda del bienestar y la paz espiritual le condujeron a una serie de conocimientos que denominó cienciología, ciencia del saber.

    Según los cienciólogos, los conocimientos sólo son verdaderos cuando han sido observados por la persona; por tanto, no son resultado de una revelación, sino de la aplicación de las técnicas de la dianética. El espíritu o thetan, realidad extrasensorial, es el director de la actividad humana, el que sobrevive y sana al cuerpo.

    Tanto el credo de la iglesia de la cienciología como la jerarquía o la organización están perfectamente estructurados. Los miembros de la iglesia de la cienciología tienen sus actividades en locales de reunión, donde se imparten cursillos sobre los códigos cienciológicos, cómo aplicar la dianética, o sobre la celebración de ceremonias. También se exponen las características de las principales religiones.

    La cienciología emplea en su organización términos y símbolos cristianos, como iglesia, ministros, ordenación y cleroy cruz pectoral, aunque de ocho puntas. Las iglesias locales están presididas por un director ejecutivo que es supervisado por un comunicador de Hubbard.

    La cienciología fue reconocida como religión en los Estados Unidos en 1993, con iguales derechos a iglesias y confesiones tradicionales; lo mismo ocurre en otros países. En España está inscrita en el registro oficial del Estado como una asociación civil (Dianética). El parlamento europeo y diversos gobiernos occidentales, como Alemania y Francia, la consideran peligrosa y ha sido objeto de algunas sentencias condenatorias. El propio Hubbard fue condenado en Francia por fraude.

    En la actualidad, existen entre seis y ocho millones de cienciólogos, extendidos por un centenar de países.