Astrología

    Carta astrológica.

    De larga tradición en la mayoría de las culturas, la astrología es una disciplina que observa y estudia los movimientos de los astros en el firmamento y establece una relación entre los mismos y los acontecimientos que tienen lugar en la vida de las personas y los grupos de individuos. En la actualidad se considera una actividad paracientífica, sin una base firme que justifique sus predicciones. Sin embargo, en la antigüedad fue el germen a partir del cual se produjeron los primeros desarrollos astronómicos de envergadura.

    El descrédito de la astrología como disciplina científica procede de su pretensión de un poder adivinatorio acerca del devenir de los hechos que afectan a los seres humanos. Este poder procede, según las ideas astrológicas, de la identificación de los movimientos del Sol, la Luna, los planetas y las estrellas fijas con acontecimientos específicos que han de desarrollarse en las vidas y en las sociedades humanas.

    De algún modo, esta idea se encuentra emparentada con la convicción propia de las culturas prerrenacentistas de la interrelación entre dos niveles de existencia independientes: uno sublunar, que es el de la vida mundana sobre la superficie terrestre, y otro superior, perfecto e ideal, que moraría en las alturas del firmamento. El pensamiento científico que desembocó en la física de Galileo y Newton desde el siglo XVI instauró una nueva convicción: la de que las leyes naturales rigen por igual en la Tierra y en el resto del cosmos.

    Aunque desacreditada en el plano científico, la astrología cuenta aún en la actualidad con un amplio grupo de seguidores y practicantes. En esencia, pretende informar a los individuos acerca del curso de sus vidas en relación con las posiciones de los planetas y los signos del zodiaco en el momento de su nacimiento o de su concepción. Estos datos sirven para configurar una carta astral, con interpretación sobre la personalidad del individuo, sus tendencias y, por tanto, su posible evolución.

    Paralelamente, el horóscopo se divide también en doce casas, extendidas al periodo de una rotación diurna de la Tierra (24 horas). Cada casa se relaciona con un aspecto de la vida de una persona y, según la astrología, a partir de su estudio pueden realizarse predicciones para cada individuo acerca de las perspectivas de salud, amor, trabajo, viajes u otros.