Jurásico

    Periodo geológico central de la era mesozoica. Comenzó hace unos 200 millones de años y concluyó hace unos 145. Siguió al periodo triásico y precedió al cretácico. Su inicio se vio marcado por el proceso de extinción que afectó al triásico superior y que acabó con buena parte de las especies animales. Se divide en tres épocas: inferior, desde hace 200 millones de años hasta hace 175; medio desde hace 175 millones de años hasta hace 161; y superior, desde hace 161 millones de años hasta hace 145. Su nombre le fue asignado por el zoólogo y mineralólogo francés Alexandre Brogniart, en referencia a los afloramientos de calizas marinas de este periodo hallados en la cordillera de Jura, en la confluencia de Francia, Alemania y Suiza.

    Fue durante el jurásico cuando el supercontinente Pangea finalizó su proceso de división en dos: Gondwana y Laurasia. El clima era cálido; no existen evidencias de glaciación. Los polos terrestres se encontraban libres tanto de tierra como de hielo.

    La fauna vegetal estaba más extendida que durante el triásico, si bien las familias predominantes fueron las mismas: coníferas, palmeras y helechos. En el medio marino, las formas de vida más evolucionadas eran los toleosteos, predecesores de los actuales peces y reptiles acuáticos como los ictiosaurios, aparecidos durante el triásico, y los plesiosaurios. Entre las especies invertebradas marinas se hallaban los belemnites y los ammonites. En tierra, los dinosaurios alcanzaron en este periodo su mayor grado de desarrollo. Figuraban entre ellos los carnívoros, como el alosaurio, y otros, como el estegosaurio y el anquilosaurio, que a pesar de sus grandes dimensiones y aspecto amenzador, protegidos por corazas óseas y armados con púas, eran herbívoros. Fue el momento de auge de los saurópodos, entre los que se hallaban los diplodocus y los braquiosaurios; éstos estaban caracterizados por su gran tamaño, largo cuello, cabeza pequeña, cola robusta, caminar a cuatro patas y alimentarse de vegetales. Merecen mención especial los reptiles voladores, entre los que sobresalieron los pterosaurios, provistos de largos picos dentados y que se alimentaban de peces. También entre las especies voladoras estaba el arqueópterix, el cual poseía dientes y garras de reptil, si bien su cuerpo se hallaba cubierto de plumas, al igual que los pájaros actuales. Al margen de los reptiles voladores, aparecieron además las primeras aves, que evolucionaron a partir de reptiles de pequeñas dimensiones.