Cuaternario

    Cenozoico. Paisaje glacial del período cuaternario.

    Primero de los dos periodos geológicos que forman la era cenozoica. Comenzó hace unos 1,8 millones de años y se prolonga hasta la actualidad. Se divide en dos épocas: pleistoceno y holoceno.

    Durante el cuaternario los continentes prosiguieron su deriva, recorriendo los escasos 100 km que les quedaban hasta alcanzar sus posiciones actuales. Las glaciaciones fueron el rasgo climático característico del este periodo, centrándose en el pleistoceno, la primera y más extensa de sus dos épocas. Se produjeron cuatro grandes glaciaciones, que reciben sus nombres de los afluentes del río Danubio, donde se efectuaron las primeras observaciones al respecto: glaciación de Günz, glaciación de Mindel, glaciación de Riss y glaciación de Würm. Durante las mismas, los glaciares se extendieron desde los polos hasta alcanzar los 40 grados de latitud. Los ciclos de glaciaciones y deshielos trajeron consigo sucesivos descensos y ascensos del nivel de los océanos, lo que hizo, por ejemplo, que periódicamente la actual Inglaterra quedara unida al continente europeo y Alaska al asiático. El deshielo definitivo tuvo lugar durante el holoceno, que comenzó hace unos 100.000 años. En consecuencia el nivel de los mares y océanos ascendió más de treinta metros, por lo que resultaron anegadas amplias zonas de los continentes.

    El cambio climático ocasionó la desaparición de numerosas especies, como los mamuts, los tigres de dientes de sable, los mastodontes, los gliptodontes y los osos de las cavernas. Por otro lado, la fauna, tanto vegetal como animal, era similar a la existente hoy en día. Destacó el desarrollo de los primates y la aparición del género Homo.