Holoceno

    Segunda de las dos épocas geológicas en que se divide el periodo cuaternario. Comenzó hace unos 11.500 años y se prolonga hasta la actualidad. No dispone de diferentes niveles de registros fósiles, por lo que a la hora de efectuar subdivisiones se recurre a los periodos de desarrollo tecnológico del ser humano, como mesolítico, neolítico y edad de bronce.

    Una vez concluidas las glaciaciones del pleistoceno, el posterior deshielo provocó un ascenso del nivel de los mares y océanos en torno a los 30 m. Como consecuencia amplias áreas de los continentes quedaron cubiertas por las aguas. Las actuales Indonesia, Japón y Taiwán, se vieron separadas de Asia; las islas Británicas, de Europa; y Nueva Guinea y Tasmania, de Australia. A su vez, se formó el estrecho de Bering. Por otro lado, las zonas continentales que antes se hallaban cubiertas por capas de hielo de hasta 3.000 m de espesor, libres de su peso, comenzaron a elevarse, y continúan haciéndolo hoy en día. La actual Escandinavia, por ejemplo, se alzó, lo que causó la formación del mar Báltico.

    El clima ha experimentado cambios desde el comienzo de la época. Hasta hace aproximadamente 5.500 años, la temperatura media del planeta era entre 0,5 y 2 ºC más elevada que la actual. Comenzó a continuación el periodo climático llamado neoglacial, durante el cual la temperatura volvió a descender. Dentro de éste se ubican el periodo cálido medieval, donde las temperaturas experimentaron un repunte moderado entre los siglos X y XIV, y la llamada pequeña edad de hielo, que comenzó en torno al siglo XIV y se prolongó hasta mediados del XIX.

    En el holoceno finalizó la extinción, iniciada en el pleistoceno, de la megafauna: grandes mamíferos, como el gliptodontes y el tigre de dientes de sable. El comienzo del holoceno se corresponde, aproximadamente, con el inicio del mesolítico, periodo de desarrollo tecnológico del ser humano ubicado entre el paleolítico y el neolítico, periodos que abarcan la edad de piedra.