Núcleo terrestre

    La capa más interna del planeta se llama núcleo. Dada la profundidad a la que se halla, resulta excepcionalmente difícil obtener información sobre la misma. Por ello, su estructura permaneció desconocida durante largo tiempo, si bien hoy en día todavía restan muchas preguntas sin responder.

    Esquema del modelo estático terrestre.

    Según los estudios geofísicos, el núcleo se halla dividido en dos zonas. La primera es el núcleo externo, que se extiende desde la discontinuidad de Gutenberg hasta la llamada discontinuidad de Lehman-Jeffreys, a 4.980 km de profundidad, y en el cual la velocidad de propagación de las ondas P es de 11 km/s. A continuación se extiende una estrecha franja de transición de unos 140 km de potencia, donde las ondas P se propagan a velocidades entre 9,5 y 10,4 km/s.

    Después aparece la segunda zona, o núcleo interno, que llega hasta el centro mismo del planeta, a 6.378 km de profundidad. En ella, la velocidad de las ondas P varía entre 8 y 10,4 km/s.

    El núcleo es una zona de alta densidad, entre 10 y 13 g/cm3. Esta característica se explica por los materiales que lo forman, principalmente hierro y níquel. Existe controversia en lo referido a la composición del núcleo. Mientras que se tiene la certeza de que el núcleo exterior se encuentra fundido, se especula con la idea de que el interior pueda estar formado por hierro puro en estado sólido.

    De acuerdo con esta idea, el núcleo interno es una gran masa de hierro sólido que "flota" en el seno del núcleo externo y que gira a una velocidad ligeramente más rápida a la del resto del planeta. Además, su eje de rotación está desviado unos 10° con respecto al de la Tierra.

    Estructura interna de la Tierra.