Buda

Representación del nacimiento y camino de Buda.

Grabado japonés que representa la muerte de Buda.

Buda (Siddharta Gautama, h. 563-483 a.C.) fundador del budismo, uno de los mayores sistemas religiosos y filosóficos del mundo, desarrollado principalmente en el sur y este de Asia. A lo largo de su vida, Buda congregó a un gran número de seguidores con sus enseñanzas de esta doctrina espiritual, cuyo fin consiste en acabar con la frustración e insatisfacción personal alcanzando la felicidad y la liberación absoluta a través de la meditación y el control de los sentimientos.

Siddharta Gautama, también llamado Sakyamuni, nació en Kapilavastu (frontera entre Nepal y la India en la actualidad) hacia el año 563 a.C. en el seno de la familia de los chatrias, de casta noble. Su madre, la reina Maha Maya, murió siete días después de su nacimiento y su padre, rey del país, trató de protegerle de la dureza de la vida fuera de palacio rodeándole de lujo y opulencia. A los dieciséis años su padre le entregó por esposa a su prima, la princesa Yasodhara, y fruto de su unión nació su hijo Rahula.

Aprendizaje espiritual

Tras cumplir los 29 años solicitó permiso a su padre para salir de palacio, hecho que cambió su vida por completo. Fuera de allí conoció por primera vez lo que era la vejez, la enfermedad e incluso la muerte y la meditación, por lo que decidió dejar Kapilavastu abandonando a su familia para convertirse en un monje mendicante.

Durante los siguientes seis años, Siddharta estudió meditación y aprendió cómo alcanzar el éxtasis a través de la concentración, junto a los cinco discípulos que se unieron a él. Tuvo por maestros a Alara Kalama y a Uddaka Ramaputta. Con el primero eliminó la personalidad y el yo y con el segundo descubrió lo que había más allá de lo perceptible entrando en un estado espiritual superior.

Iluminación

Viendo que el ascetismo no era eficaz, Siddharta siguió su camino hacia Gaya en el noroeste de la India, donde se convirtió en Buda después de alcanzar el nirvana sentado bajo un árbol. El nombre de buda significa “el iluminado”, y esa iluminación le fue concedida tras descubrir que más allá del sufrimiento se encuentra la liberación.

Los cinco discípulos que habían estado a su lado anteriormente volvieron junto a él para conocer lo que había descubierto desde que sus caminos se separaron. Fue así como Buda pronunció su primer sermón sobre las cuatro nobles verdades: el sufrimiento, la causa del mismo, la supresión del sufrimiento a través del nirvana y el camino para alcanzar dicho nirvana a través de los ocho senderos: conocimiento recto del budismo, actitud recta, correcta manera de hablar, buena conducta, correcto modo de ganarse la vida, gran esfuerzo, recta concentración y recta meditación.

El budismo

Buda comenzó a atraer más discípulos y a hacerse famoso, llegando a oídos de su padre la nueva vida que llevaba su hijo. Tras conquistar nuevos discípulos volvió a Kapilavastu para visitar a su familia y les convirtió al budismo. Buda pasó 45 años tras el momento de la iluminación viajando por el noreste de la India junto a un grupo de discípulos, enseñando el nuevo credo. Además, fundó en Rajagatha el monasterio Jetavana, que fue el primer lugar desde el que se difundió el budismo por toda la India y allí también dispuso la entrada de mujeres en la orden como monjas.

Buda fue consciente del crecimiento de la religión antes de morir a los 80 años en Kusinara hacia el año 483 a.C. Su cuerpo fue incinerado y las cenizas fueron repartidas. Convertido en fuente de veneración, son varios los puntos recomendados a los peregrinos: el lugar de su nacimiento, la iluminación, el lugar de su muerte o aquellos donde obró milagros.