Auckland

    Principal ciudad y centro económico de Nueva Zelanda, se encuentra en una península del mismo nombre de la isla del Norte, a los pies del monte volcánico Edén y entre las bahías de Manukau y Waitemata. Auckland es la capital de la provincia de Auckland Central y se extiende por una extensa área que comprende poblaciones como North Shore City al norte y los suburbios de Takapuna y Devonport. El clima local es mediterráneo aunque más suave que en Europa, con temperaturas medias de 14 ºC en invierno y de 20 ºC en verano.

    La ciudad de Auckland tenía una población estimada de 416.900 personas en 2005, mientras que en su área metropolitana esta cifra ascendía hasta 1.241.600 habitantes. Aproximadamente dos tercios son de origen europeo, a los que se añaden un 12% de maoríes (primitivos pobladores de Nueva Zelanda), más otras minorías pacíficas (entre ellos tonganos, samoanos e isleños de Cook) y asiáticas (sobre todo indios y chinos). La religión cristiana es mayoritaria, pero hay importantes minorías musulmana, budista, hindú y judía.

    La economía de Auckland está basada en las producciones agroalimentarias, mecánicas y textiles. El centro comercial de la ciudad se halla en Queen Street, con excelentes mercados y tiendas de productos maoríes. En la ciudad tiene también su sede la Universidad de Auckland, la más prestigiosa del país y centro de atracción de numerosos estudiantes nacionales y extranjeros. Entre las infraestructuras de transportes destacan el puerto de Waitemata desde donde se exporta el principal producto de Nueva Zelanda, la lana, al que se añade el aeropuerto internacional de Auckland, principal puerta de entrada a la nación junto con el de Christchurch en la isla del Sur. Un servicio de ferries conecta la ciudad con los apartados suburbios de Bayswater, Birkenhead, Devonport o Stanley Bay, aunque el coche es el medio de transporte más habitual.

    Las evidencias arqueológicas más antiguas de asentamientos maoríes en Auckland datan de hace 800 años. A partir de 1840 los aborígenes aceptaron la soberanía británica sobre la recién nacida ciudad, que se convirtió en capital del país hasta que fue trasladada a Wellington en 1865. Durante el siglo XIX las relaciones entre blancos y maoríes fueron muy conflictivas por el control de la tierra, lo que generó diversas guerras.

    La ciudad y toda Nueva Zelanda sufrieron intensas crisis económicas durante las dos guerras mundiales del siglo XX, lo que no impidió que el país fuese pionero mundial en derechos civiles y sociales contribuyendo a la calma social y a la prosperidad económica que hoy se disfrutan. En 1985 Auckland saltó a la portada de los periódicos por la explosión de una bomba que hundió el barco Rainbow Warrior, perteneciente a la organización ecologista Greenpeace. Un hecho reciente más alegre fue el triunfo en 2002 de un barco neozelandés en la Copa América de vela, celebrada precisamente en Auckland.

    Interesantes edificios son el espectacular Harbour Bridge, puente que se eleva 67 metros sobre las aguas, y Sky Tower, que con sus 328 metros de altura es la estructura arquitectónica más elevada de todo el hemisferio sur. Los principales museos de la urbe son el Museo Marítimo Nacional de Nueva Zelanda, el Museo de la Guerra, el Howick Historical Village (un museo viviente que recrea la época victoriana) y la Galería de Arte de Auckland, con la mayor colección de arte del país. También es importante el Museo de Auckland, dedicado casi en exclusiva a divulgar la cultura maorí y de otras islas del Pacífico. Yacimientos arqueológicos junto con espectaculares parques botánicos como Manurewa, con más de diez mil especies diferentes de plantas, completan la oferta de visitas. Auckland es también el centro de la vida cultural y artística de la nación, con excelentes salas de conciertos como el Great Hall, una buena oferta de vinos cultivados en la región, festivales de cine y danza, y las ya mencionadas regatas de vela.