Gran Desierto Australiano

    El gran desierto australiano es la segunda extensión árida más grande del planeta después del desierto del Sahara. Ocupa un inmenso territorio de 1.550.000 kilómetros cuadrados que cubren la mayor parte del oeste y el centro del país.

    Está integrado por cuatro regiones desérticas diferenciadas. A lo largo del escudo occidental australiano, se extienden de norte a sur el gran desierto de Arena (420.000 kilómetros cuadrados), el desierto de Gibson (220.000 kilómetros cuadrados) y el gran desierto Victoria (325.000 kilómetros cuadrados). Por último, el desierto Simpson, de 310.000 kilómetros cuadrados, ocupa una vasta extensión de la depresión central australiana, y está separado de los desiertos occidentales por los montes Musgrave y MacDonnell.

    El clima, extremadamente cálido y seco, no permite casi vegetación, excepto un tipo de matorral espinoso llamado scrub. No existen corrientes de agua permanentes, aunque en excepcionales épocas de lluvias corren algunas torrenteras y algunas zonas se cubren de bellas y efímeras flores.

    En el límite sudoeste del desierto Simpson, constituido por dunas de arenas rojas, se encuentra Ayers Rock, un monolito de piedra que se alza casi cuatrocientos metros por encima de las arenas y está considerado como uno de los lugares sagrados más importantes de los aborígenes australianos.