Darling

    Ribera del río Darling

    Con sus 2.739 kilómetros de longitud, el río Darling, aunque afluente de otro curso (el Murray) es el más largo de Australia. El Darling nace en la Gran Cordillera Divisoria, en la región meridional de Australia, y se alimenta, entre otros, de los ríos Gwydir, Bogan, Warrego, Macintyre, Culgoa, Paroo, Namoi y Dumaresq antes de nutrir, a su vez, al río Murray, del que es el principal afluente. El Darling cuenta con una parte navegable, de 1.287 kilómetros, que se extiende entre la mencionada afluencia con el Murray y la ciudad de Bourke.

    La mayor parte de su curso riega las provincias de Queensland y Nueva Gales del Sur, en la zona sudoriental de Australia, pasando por las poblaciones de Wilcannia, Broken Hill, la mayor de todas, y Brewarrina. El escaso nivel de precipitaciones, que anualmente oscilan en torno a los 250 milímetros anuales, sumado a las altas temperaturas, eran los factores que provocaban la evaporación de sus aguas y su desecación. Sin embargo, el gobierno puso en marcha en la década de los años cincuenta del pasado siglo la construcción de las presas de Menindee con el objetivo de regular el cauce de sus aguas y aprovecharlas para el regadío y la ganadería; en la actualidad, estas presas tienen capacidad para almacenar cerca de dos millones de metros cúbicos.

    La colonización de las riberas del río comenzó en la segunda década del siglo XIX y fue realizada por pequeños agricultores. Correspondió al explorador británico Charles Sturt iniciar, en 1828, las expediciones oficiales de reconocimiento del río por encargo de sir Ralph Darling, gobernador de la provincia de Nueva Gales del Sur. A lo largo del siglo XIX la navegación fluvial fue muy intensa, pero decayó tras la construcción de una línea férrea.