Primer Ciclo - Nivel Primario

EL RELOJ

Un reloj es un instrumento que nos sirve para medir el tiempo y señalar la hora del día en la que nos encontramos.

Hay relojes de pulsera, de pared, de mesa o incorporados a diferentes máquinas y electrodomésticos.

Los relojes tradicionales tienen agujas. Los más antiguos funcionaban dándoles cuerda. Ahora llevan pilas.

Los relojes digitales marcan la hora con números en una pequeña pantalla.

También existen otros tipos de relojes: de arena, de sol y hasta de agua.

Sabías que

Los relojes más precisos del mundo son los relojes atómicos. Fallan en apenas 1 segundo cada 2 millones de años.

Aprender a leer la hora

Hemos dicho que el reloj es un instrumento que marca la hora que es.

Antes de ver cómo se lee la hora que marca, repasemos algunos conceptos.

  • El día tiene 24 horas, que es el tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta sobre sí misma. De estas 24 horas, 12 corresponden al día y 12, a la noche.

  • Cada hora tiene 60 minutos.

  • Cada minuto tiene 60 segundos.

Veamos ahora qué partes tiene un reloj tradicional.

La parte circular donde se muestran las horas y los minutos se llama esfera. Las horas se indican con números y los minutos con rayas.

En una esfera se representan:

  • 12 horas (doce números del 1 al 12).

  • 60 minutos (sesenta rayas).

Del centro de la esfera parten dos agujas (o manecillas), una más larga que otra.

Cada una de estas agujas gira con una velocidad distinta: la grande tarda 1 hora en dar toda la vuelta a la esfera. La pequeña tarda 12 horas en dar la vuelta completa y 1 hora en cambiar de número.

Según van avanzando:

  • La aguja corta marca la hora que es.

  • La aguja larga indica si esa hora acaba de empezar o si han transcurrido ya minutos y cuántos.

Este reloj marca las cinco en punto.

Sabías que

Algunos relojes incorporan una tercera aguja o manecilla, fina y normalmente de color. Es la que marca los segundos. Da una vuelta completa a la esfera cada minuto (1 minuto = 60 segundos).

Otros incorporan también una casilla pequeña en la que se indica en qué día del mes estamos. Cada vez que transcurren 24 horas, el número que indica el día cambia.

Estas son todas las horas en punto.

Para leer la hora, por tanto, basta con que nos fijemos en qué número marca la aguja pequeña y contemos cuántas rayas ha avanzado la aguja grande (serán los minutos que han pasado de esa hora).

Pero contar cada pequeña rayita es un poco lento y latoso. Por eso, hay que saber también que entre número y número de la esfera siempre hay 5 rayas (5 minutos); por tanto, si la aguja larga ha avanzado desde las 12 hasta las 3, por ejemplo, habrán transcurrido 15 minutos; si ha avanzado hasta las 4, habrán transcurrido 20 minutos; si ha llegado a las 6, habrán pasado 30 minutos.

ATENCIÓN

Cuando la aguja grande marca el 3, han trascurrido 15 minutos desde que empezó la hora que sea. Cuando marca el 6, han transcurrido 30 minutos.

Como una hora son 60 minutos, cada 30 minutos es media hora y cada 15 minutos, un cuarto de hora (la cuarta parte de una hora).

Por tanto, es lo mismo decir “las siete y quince” que “las siete y cuarto.”

O las “cinco y treinta” que “las cinco y media”.

A partir del momento en que la aguja grande pasa del número 6 podemos decir la hora de dos maneras:

  • contando cuántos minutos han transcurrido, como hasta ahora, o

  • calculando los minutos que faltan para que llegue la hora siguiente.

Así, la hora que marca este reloj podemos decirla como:

“Las cuatro y cuarenta minutos” o como las “cinco menos 20 minutos”.

ATENCIÓN

Cuando faltan 15 minutos para la hora siguiente, falta un cuarto de hora. Por tanto podemos decir, por ejemplo: “las dos menos quince” (faltan 15 minutos para las dos) o “las dos menos cuarto” (falta un cuarto de hora para las dos).

Los relojes digitales

Los relojes digitales indican la hora, los minutos (y muchos de ellos, también los segundos) directamente con cifras, de modo que su lectura no plantea ninguna complicación. Basta con ir diciendo en orden de izquierda a derecha las cifras que aparecen.

En un reloj digital se leen las cifras directamente.

Lo único que hay que tener en cuenta en los relojes digitales es si están programados en modo 12 horas o en modo 24 horas.

En el segundo caso, las horas empiezan a contar a las cero horas de la madrugada (que es realmente cuando comienza un día nuevo), por lo que a partir de las 12 del mediodía, las siguientes horas serán las 13 (una de la tarde), las 14 (dos de la tarde) y así sucesivamente hasta llegar a las 24 horas (las doce de la noche).

Los relojes de arena

El reloj de arena es un tipo de reloj que sirve para medir un periodo de tiempo determinado (un minuto, dos, tres, quince…).

Está formado por dos recipientes en forma de gota de agua, unidos por la parte más estrecha, y por arena fina.

El periodo de tiempo que mide el reloj es lo que tarda en pasar toda la arena de uno de los recipientes al otro.

Funciona volteándolo de forma que toda la arena quede arriba y, cuando acaba de caer al recipiente de abajo sabemos que ha transcurrido el periodo de tiempo que marque.

No nos sirve para saber la hora que es, pero sí en algunas actividades como determinados juegos, para controlar, por ejemplo, el turno de cada jugador.

Repasa

EL RELOJ

Instrumento para medir el tiempo.

Consta de:

  • Esfera:

  • aparecen pintados números del 1 al 12 (las horas)

  • las rayas señalan los minutos

  • Aguja o manecilla grande: marca los minutos que han pasado de una hora.

  • Aguja o manecilla pequeña: indica la hora que es.

Para saber qué hora es tenemos que fijarnos primero en la manecilla pequeña (la hora) y luego en la grande (los minutos).

Practica

En la habitación de estas chicas hay un reloj de pared.

¿Hay alguno en tu casa? Seguro que sí.

Haz memoria y trata de recordar en qué sitios de tu casa, de la escuela, de la calle… has visto relojes.

Los hay de muy diferentes formas y pueden estar en las paredes, en las fachadas de edificios, en los aparatos electrodomésticos…

Fíjate en ellos y cada vez que veas uno trata de leer la hora que marca.

Cuanto más practiques, más fácil te resultará luego saber la hora en cualquier tipo de reloj, incluso aunque no tenga todos los números.

¡Ah, y repasa los números romanos porque hay muchos relojes que los utilizan!

Piensa en un día tuyo cualquiera y reflexiona para qué te sirve el reloj.

Te damos algunas pistas: para levantarte cuando suena el despertador, para saber a qué hora van a venir a tu casa unos amigos, para no perder el bus, para no llegar tarde a clase, para llegar a tiempo al cine, para calcular lo que has de tardar en hacer algo…

Sigue tú añadiendo a esta lista todas las actividades que se te ocurran en las que saber la hora sea importante.