Primer Ciclo - Nivel Primario

EL TEATRO

El teatro es una actividad artística que consiste en representar historias delante del público.

Las obras escritas especialmente para ser representadas constituyen un género literario y se llaman teatrales o dramáticas.

Las obras que se escriben para el teatro tienen como objetivo final ser puestas en escena por un grupo de actores, acompañados de música, vestuario, iluminación y otros recursos escénicos.

La forma de escribir teatro es el diálogo. Cada personaje dialoga con los demás y así se va tejiendo la historia.

Orígenes del teatro

Los inicios del teatro en Occidente se remontan a la civilización griega, allá por el siglo vi antes de Cristo. Las obras de teatro se representaban entonces en espacios al aire libre, en forma de semicírculo, alrededor de los cuales había gradas para que se sentara el público.

Durante la representación había un coro que cantaba y bailaba. Los actores llevaban siempre máscaras grandes para que pudieran verse bien desde las gradas.

Las obras teatrales se distinguían ya desde entonces en dos grandes tipos: la comedia y la tragedia. La principal diferencia entre ambos tipos es que la comedia trataba temas divertidos, de la vida cotidiana, con finales felices, mientras que la tragedia hablaba de leyendas y héroes, y solía tener un final triste y desgraciado.

Antiguo teatro griego restaurado en la actualidad.

Sabías que

Eurípides, Sófocles y Esquilo fueron los tres dramaturgos trágicos más famosos de la antigua Grecia. El comediógrafo más importante de esa época fue Aristófanes

Siglos más tarde, los romanos continuaron con la tradición del teatro, imitando en muchas cosas a los griegos. Muchas de sus obras eran adaptaciones de obras griegas y otras eran inventadas por ellos mismos.

Evolución del teatro

Desde que surgió el teatro en la antigua Grecia, ha ido evolucionando a lo largo de los siglos hasta llegar a la forma en que lo conocemos hoy.

Fueron los italianos, en el siglo xvi, los que introdujeron los cambios más importantes, como la construcción de espacios cerrados para la representación o la introducción de escenarios con decorados y todo tipo de artilugios. España e Inglaterra fueron otros países en los que se dio mucha importancia al teatro y se fueron introduciendo novedades y cambios.

En la actualidad el teatro continúa siendo un espectáculo que entretiene y divierte a muchas personas.

Elementos de la representación teatral

Texto: El elemento fundamental de una obra de teatro es el texto en el que se basa la representación. Las obras de teatro se escriben siempre a base de diálogos entre los personajes o de monólogos (cuando un personaje habla solo en voz alta).

Cuando el dramaturgo (el autor) quiere hacer algún comentario sobre lo que ha escrito o dar alguna indicación a los actores, lo escribe entre paréntesis o en un tipo de letra que se distinga bien del resto. Estos comentarios se llaman acotaciones.

Actores y actrices: Los diálogos del texto deben ser representados por actores y actrices. Cada uno de ellos da vida a uno de los personajes de la obra, memorizando sus intervenciones y representándolas en el escenario. En una obra teatral suele haber uno o dos actores principales o protagonistas y otros muchos secundarios. El conjunto de todos ellos se llama elenco.

Escenario: Es el espacio que se dedica a la representación teatral. El escenario más habitual tiene forma rectangular y está ligeramente elevado del suelo. Frente a él se colocan los asientos desde donde el público asiste a la función. Detrás del escenario se encuentra lo que se conoce como bambalinas, que es el lugar donde los actores esperan hasta que salen a escena.

En una representación teatral entran en juego muchos elementos.

Decorado: La mayoría de las representaciones teatrales cuentan con un decorado, que sirve para ambientar las diferentes escenas y apoyar el trabajo de los actores sobre el escenario. Los decorados pueden ser sencillos o complejos, y se componen de muebles, telones pintados, maquinaria para efectos especiales… Gracias al decorado podemos trasladarnos a espacios tan exóticos como la selva, el mar, el infierno…

Vestuario: Para representar a su personaje, los actores cuentan, además de con su voz y sus gestos, con la ayuda del vestuario, que comprende todo tipo de prendas, calzado, complementos y accesorios. Gracias a ellos, el actor se transforma en su personaje y le resulta más fácil darle vida.

Director: El director es el que se encarga de coordinar todos los elementos que se necesitan para representar la obra y de indicar a los actores lo que tienen que hacer y cómo.

¿Cómo se prepara una representación teatral?

Primero se elige la obra que se va a representar y se reparten los papeles, es decir, los personajes, entre los actores y actrices. Después de leer la obra en voz alta varias veces, cada actor o actriz se tiene que aprender de memoria su papel. A medida que se lo van sabiendo, los actores empiezan a ensayar para saber cómo tienen que actuar, es decir, cómo tienen que moverse, qué gestos tienen que hacer, etc., siguiendo las órdenes del director o directora.

Mientras tanto, hay personas que se encargan de preparar los decorados, el vestuario que se vaya a utilizar, las luces, la música (si la hay) y demás elementos necesarios para la función.

Cuando está cerca el día del estreno, se realizan uno o varios ensayos generales, en los que se representa la obra completa, con todos los elementos que integrará, pero sin que todavía haya público delante.

Sabías que

Ha habido escritores de teatro muy famosos a lo largo de la historia. El español Félix Lope de Vega, por ejemplo, fue uno de los dramaturgos más reconocidos de su época, el siglo XVII, y escribió muchísimas obras de teatro que fueron representadas en los corrales de comedias.

El inglés William Shakespeare es otro de los escritores teatrales más conocidos mundialmente, y entre sus obras hay algunas tan famosas como Romeo y Julieta y Hamlet.

Repasa

EL TEATRO

Practica

¡Arriba el telón!

La actividad teatral es muy divertida y muy completa. Anímate a practicarla con tus amigos.

Podéis elegir una obra que conozcáis y que os guste, o lo que es mejor, pensar entre todos una historia y escribirla, para representarla ante la familia u otros compañeros. Toda obra de teatro ha de tener un argumento (la historia) y unos personajes.

Como otros tipos de textos, los teatrales también se estructuran siguiendo el orden de planteamiento (presentación de lo que ocurre y de los personajes), nudo (desarrollo de la parte principal de la historia) y desenlace (la forma en que acaba la historia).

Tendréis que pensar, por tanto, cómo queréis que se vayan sucediendo las escenas y qué han de decir y hacer los personajes en cada momento.

Una vez escrita, llega el turno de aprenderse cada uno su papel y de ensayarlo. Es importante, además de saberse el texto, que cada actor y actriz que participe procure moverse y hablar como lo haría el personaje que representa. Si es un rey, tendrá que ser altivo; si es una bruja, encorvada y siniestra; si es una serpiente… ¡tendrá que reptar!

Pensad también en el vestuario y en los decorados y en qué necesitáis para fabricarlos. Quizás necesitéis que alguien os ayude a maquillaros.

Cuando esté todo listo, ensayo general, tranquilidad y… ¡estreno ante el público!

Si tienes una buena historia pero no encuentras amigos suficientes para montar una obra, siempre puedes recurrir a representarla con muñecos de guiñol, marionetas o incluso con los dedos de tus manos.