Cantar de gesta

Fragmento original del Cantar del Mío Cid

Los cantares de gesta son poemas épicos medievales en los que se narran las hazañas de un héroe, que puede ser legendario o histórico.

Estos poemas eran recitados ante un público por juglares, que ejercían el llamado mester (oficio, profesión) de juglaría.

Son obras escritas por autores anónimos cuyo objetivo era tanto el entretenimiento como la información. Los juglares recorrían pueblos y castillos recitando leyendas y los sucesos históricos más importantes del pasado reciente.

Origen

Los primeros cantares de gesta se compusieron en Francia. Allí este género se cultivó enormemente. De hecho, hoy en día se conserva un gran número de ellos. El más famoso es el Cantar de Roldán, que narra la derrota del ejército de Carlomagno en Roncesvalles a manos del rey moro Morsilio.

La fama del Cantar de Roldán se extendió al norte de la península ibérica, posiblemente traído por peregrinos que realizaban el Camino de Santiago.

La composición de cantares de gesta pasó también a Alemania, donde se escribió el Cantar de los Nibelungos.

Características de los cantares de gesta castellanos

La característica más importante que distingue a los cantares de gesta españoles es su realismo, frente al carácter más legendario y fantástico de los de otras literaturas. El realismo es una constante que se mantendrá durante siglos en la literatura española.

Los cantares de gesta castellanos tienen versos irregulares de entre 14 y 16 sílabas. Están divididos en dos partes o hemistiquios y su rima es asonante. En cambio, los cantares de gesta franceses tienen versos más regulares con rima consonante.

En cuanto al estilo, abundan los verbos, ya que la acción es fundamental en la narración, y las descripciones, aunque breves, son enormemente plásticas.

A lo largo de los textos aparece un gran número de elementos que denotan su condición oral: hay numerosas expresiones que reclaman la atención del público (“oiréis lo que decía”) y abundan también los apelativos épicos que caracterizan a los personajes y permitían a los recitadores hacer memoria del pasaje que venía a continuación (por ejemplo, en el Cantar de Mío Cid, de éste siempre se dice "que en buen hora nació", y a Martín Antolínez se le llama "el burgalés cumplido").

Principales cantares de gesta castellanos

El cantar de gesta castellano más importante es, sin duda, el Cantar de Mío Cid, que exalta el valor del protagonista y su verdadera nobleza, que procede del coraje, el esfuerzo y la lealtad, frente a la nobleza de sangre obtenida sin méritos de los infantes de Carrión. Otros importantes cantares de gesta son el Cantar de los siete infantes de Lara y el Cantar de Bernardo del Carpio.