Constructivismo

    El constructivismo es una corriente del pensamiento, la psicología o el arte que trata de explicar la realidad de la sociedad y del individuo a través de una serie de estructuras y conceptos que redundan en la idea de "construcción". El movimiento, nacido a mediados del siglo XX, es fruto del esfuerzo individual y conjunto de una serie de autores de la más diversa índole, procedentes de la física, la psicología o la filosofía. Entre ellos destacan Edgar Morin, Gaston Bachelard, Francisco Varela o Jean Piaget.

    Los antecedentes del constructivismo se pueden hallar en los inicios de la modernidad, en la obra de Giambattista Vico, quien mantuvo que el sujeto es incapaz de conocer aisladamente, y que el objeto de conocimiento se construye creativamente.

    Esto supuso una revolución si se tiene en cuenta lo que sus contemporáneos, como René Descartes, mantenían acerca del conocimiento; sin embargo, fue sobre todo Immanuel Kant quien introdujo las innovaciones más relevantes en torno a la construcción del objeto y de la realidad.

    Para el pensador ilustrado alemán, el objeto del conocimiento es el resultado de la fusión de los datos procedentes de la experiencia y la actividad trascendental del sujeto, de tal forma que lo que aparece en la mente del hombre, su realidad, no es sino un constructo, algo que surge a partir de la interacción de realidades e instancias distintas y que luego se corrige y se amplifica a través de nuevas experiencias.

    Así, el constructivismo contemporáneo mantiene entre sus ideas elementales que la realidad es una construcción. Cuando un sujeto se enfrenta a un objeto o a una realidad dada, lo que hace es construirlos a partir tanto de sus expectativas como de los paradigmas e ideas que reinan en su mundo.

    De esta manera, el conocimiento jamás es exacto u objetivo, sino aproximativo, puesto que resulta siempre de las distintas ideas que dominan en cada periodo.

    De la misma forma, la psique del hombre y su propia identidad son una construcción que procede de la interacción de una serie de elementos distintos, la sociedad es el resultado del esfuerzo de un conjunto de instancias, etc.

    Una de las consecuencias más interesantes del planteamiento constructivista es la idea de que la realidad no existiría sin el sujeto. Esto ha hecho que los críticos con el movimiento consideren que el constructivismo es una corriente radical desde el punto de vista ontológico.