Criticismo (kantismo)

    Se llama criticismo o kantismo, a la doctrina que resulta de los elementos fundamentales de la filosofía de Immanuel Kant, considerados sobre todo a partir del influjo que tuvieron sobre la tradición moderna y contemporánea. Así pues, no se trata tanto del conjunto de la obra del pensador alemán como de los aspectos más influyentes de su pensamiento.

    El criticismo toma su nombre de la naturaleza eminentemente crítica de la filosofía de Immanuel Kant. Según esta revisión crítica de la tradición filosófica, la metafísica no puede basar la validez de sus argumentos en el mero hecho de que se limita al uso de la razón, sino que tiene que rendir cuentas ante una serie de leyes y principios fundamentales que regulan cualquier actividad racional. El grueso de esta crítica a la metafísica en particular y a la filosofía en general, se encuentra en la obra magna del pensador alemán, Crítica de la razón pura.

    El criticismo supone, además, el establecimiento de las directrices que debe seguir la filosofía en lo que se refiere al estudio de la realidad. Según Kant, el objeto del pensamiento es, por un lado, hallar las leyes que rigen el conocimiento, con el fin de legitimar la ciencia; y por el otro, dedicarse al estudio del comportamiento humano en general, lo que daría lugar a la elaboración de la Crítica de la razón práctica.

    Por último, la filosofía crítica supone la consideración de que la función del pensamiento filosófico no es tanto llenar de contenido el mundo del conocimiento, como hallar las estructuras y las formas elementales en las que se basa el comportamiento de la mente humana. Un ejemplo célebre de este formalismo propio del criticismo es la moral kantiana, que se basa en la descripción de cómo funcionan los deberes y los valores en la conciencia humana antes que en la prescripción de normas concretas, como sucede en otras morales célebres.

    La importancia del criticismo se puede encontrar en un gran número de corrientes y escuelas del pensamiento, como es el caso de la analítica, la fenomenológica o el positivismo lógico.