Categorología

    Se llama categorología a la rama de la filosofía que se dedica a estudiar las categorías. Éstas se empezaron a emplear en los orígenes de la metafísica para describir la manera en la que se relacionan el ser y el lenguaje; sin embargo, fue sobre todo Aristóteles quien desarrolló la categorología más relevante de la historia del pensamiento.

    Para este filósofo, las categorías son los modos en los que se predica el ser, de tal forma que expresan de distintas formas cómo son las cosas en tanto que tales.

    Para Aristóteles, las categorías son diez; a continuación se enumeran y ejemplifican:

    1. Sustancia: por ejemplo, el hombre.

    2. Cantidad: por ejemplo, tres hombres.

    3. Relación: por ejemplo, más grande.

    4. Lugar: por ejemplo, en la playa.

    5. Cualidad: por ejemplo, verde.

    6. Tiempo: por ejemplo, hoy.

    7. Encontrarse en un estado: por ejemplo, tumbado.

    8. Tenencia: por ejemplo, poseer unos guantes.

    9. Accionar: por ejemplo, dibujar.

    10. Sufrir: por ejemplo, ser dibujado.

    Estas diez categorías son determinaciones del ser mismo, son facetas de las cosas tal y como son ellas mismas, y posibilitan que sean conocidas por el hombre.

    La relevancia de esta categorología es tal, que permaneció invariable durante muchos siglos, y se terminó considerando como la expresión ortodoxa de las categorías. Sólo hubo variaciones en lo que se refiere a su número, hasta que algunos autores de la edad media conocidos como los nominalistas, quisieron reducir su alcance a un plano meramente lógico.

    Así, a partir de la obra de Guillermo de Occam, quien afirmó que las categorías sólo eran signos, no realidades sustanciales, la categorología pasó a tener una significación exclusivamente lógica.

    Un ejemplo de esto es la categorología de Immanuel Kant, quien escribió que las categorías describían el funcionamiento del entendimiento humano, no el de las cosas mismas o el de las sustancias.

    Posteriormente, Hegel, con su idealismo absoluto, hizo corresponder las categorías del entendimiento con las sustancias materiales, volviendo, en cierto sentido, al planteamiento aristotélico.

    La posteridad asumió ambas posturas, como se puede observar en las obras de Hartmann, quien considera que las categorías son sustanciales; y en las de Ryle, quien da a las categorías un rango exclusivamente lógico.