Ciencias atmosféricas

    Son las ciencias destinadas, como su nombre indica, al estudio de la atmósfera, que es la masa gaseosa que envuelve a la Tierra. Se trata, básicamente, de dos: la Meteorología y la Climatología. En realidad, son dos variantes de un mismo aspecto. La Meteorología analiza el llamado tiempo atmosférico, es decir el que se da en un lugar en un determinado día, mientras que la Climatología considera ese tiempo a lo largo de grandes periodos.

    La Meteorología, además del tiempo atmosférico, analiza la producción de los llamados meteoros atmosféricos a los cuales divide en cuatro grupos: aéreos (los vientos); acuosos, es decir ligados con el agua en todos sus estados (lluvia, nieve y granizo); luminosos (auroras boreales y arco iris) y eléctricos, como el rayo.

    Es una ciencia de enorme importancia por la repercusión que los fenómenos atmosféricos tienen en múltiples aspectos de la vida cotidiana. Actividades como la agricultura, ciertas variantes del ocio, la navegación aérea y marítima, etc, dependen en gran medida de las condiciones atmosféricas. Por ello, el intento de explicación de los meteoros fue preocupación de los hombres desde la más remota antigüedad.

    En la Meteorología, se distinguen las siguientes ramas:

    • Dinámica: analiza todos los movimientos que ocurren en la atmósfera.

    • Física: estudia todos los parámetros físicos atmosféricos.

    • Experimental: considera los dos aspectos anteriores y efectúa experimentos con ellos, tanto en la atmósfera real, como en el laboratorio.

    • Marítima: investiga las relaciones de mares y océanos con la atmósfera.

    • Sinóptica: considera observaciones siempre a la misma hora, con el fin de poder establecer predicciones.

    • Informativa: expone el estado de la atmósfera en un día concreto, realizando predicciones a corto plazo.

    Por su parte, la Climatología ha sido una disciplina objeto de estudio también desde épocas remotas. En ella, se distinguen dos ramas: la Climatología Dinámica y la Climatología Efectiva. La primera considera las variaciones atmosféricas a escala mundial, analizando globalmente las causas y efectos de las diversas zonas climáticas que define. La Climatología Efectiva, se limita a cada cinturón climático.

    Además, algunos científicos hablan de una Climatología Aplicada, cuya finalidad es, basándose en las anteriores y en técnicas estadísticas, la resolución de diversos problemas. Ésta presenta, a su vez, ciertas divisiones, como la Bioclimatología y la Agroclimatología.

    La Climatología divide a la Tierra en regiones, según los tipos de clima presentes, definiendo también conceptos como topoclima y microclima. De modo simultáneo permite la consideración de suelos diferentes, según las características atmosféricas de la zona. Por ejemplo, no son comparables los cultivos que pueden establecerse en un suelo tropical, con los realizables en otro que se halla en un clima continental.

    Los datos sobre los parámetros atmosféricos, recogidos por unas instalaciones llamadas estaciones meteorológicas, sirven para elaborar unas informaciones que se denominan climogramas.

    Capas de la atmósfera.