Dequeísmo

    El dequeísmo es el error gramatical consistente en el uso incorrecto de la preposición de ante la conjunción que, en las proposiciones subordinadas sustantivas, salvo cuando éstas desempeñan la función de complemento del nombre, del adjetivo o de régimen.

    Por ejemplo, es incorrecto decir:

    Te dije de que no llegaras tarde.

    Es inadecuado su uso porque en esta oración la proposición subordinada sustantiva que introduce la conjunción que desempeña la función de complemento directo –éste nunca está precedido por preposición, a excepción de a en caso de que aluda a persona–.

    En cambio, el empleo de la preposición de ante la conjunción que es correcto en las proposiciones subordinadas sustantivas que desempeñan la función de complemento del nombre, del adjetivo o de régimen. Por ejemplo,

    La compañía aérea nos informó de que el vuelo se retrasaría.

    En este caso la conjunción que precedida por la preposición de introduce una proposición subordinada sustantiva de complemento de régimen del verbo principal, informar.

    El empleo de la preposición de permite distinguir dos verbos, con significados diferentes. Por ejemplo, deber de (indica suposición o probabilidad) y deber (expresa obligación) o advertir de (significa `avisar´) y advertir (`percibir´u `ordenar´). Así, es correcto decir, por ejemplo:

    Nos advirtieron (`nos avisaron´) de que el tren llegaría tarde.

    Nos advirtieron (`nos avisaron´) del retraso del tren.

    En cambio, es incorrecto decir, por ejemplo:

    Enseguida advertimos (`percibimos´) de que este piso estaba ruinoso.

    Enseguida advertimos (`percibimos´) del estado ruinoso de este piso.

    En los dos primeros ejemplos, advertir es sinónimo de `avisar´–requiere el empleo de la preposición de–, mientras que en los dos últimos significa `percibir´ –no necesita el empleo de dicha preposición–.