Bután

Situado en una zona estratégica entre India y China, durante siglos el pequeño reino de Bután ha permanecido aislado por completo del mundo exterior. Su situación al pie de las altas cumbres del Himalaya ha contribuido a ese aislamiento. También sus antiguas tradiciones, guardadas con celo generación tras generación.

Bandera de Bután.

Medio físico

Bután tiene una extensión de 47.000 kilómetros cuadrados. Limita al norte con China y al sur con India. Su frontera norte, lindante con la provincia autónoma del Tíbet, en China, sigue la línea formada por las cumbres de la cordillera del Himalaya.

La zona norte del país pertenece al área del Gran Himalaya. La región está caracterizada por sus cumbres nevadas, que albergan nieves perpetuas y glaciares que se elevan por encima de los 5.000 metros. La altitud llega a alcanzar los 7.553 metros en el Khula Kangri, su punto más alto. La segunda cumbre en altitud es la del Chomolhari, que alcanza 7.326 metros.

Hacia el sur, la cordillera da paso a una sucesión de valles amplios formados por laderas montañosas perpendiculares al Gran Himalaya. Estos valles están acentuados por la presencia de abundantes ríos. Se trata de la región conocida como Himalaya inferior. En esta zona, se encuentra la mayor parte de las cuencas fluviales del país.

Cumbres nevadas del Gran Himalaya, cordillera que forma la frontera septentrional del país, lindando con el Tíbet.

Más al sur, se extiende la estrecha llanura de Duars, a lo largo de la frontera meridional. Es una zona caracterizada por la presencia de pasos hacia el Himalaya inferior, al norte, y rutas fluviales hacia India, en el sur.

Entre los principales ríos del país, destacan el Manas, el Raidak, el Sankosh y el Amo. Todos los ríos de Bután tienen su origen en las altas cumbres del Gran Himalaya. Su curso fluye a través del Himalaya inferior y la llanura de Duars, hasta tributar en el Brahmaputra, en territorio indio.

La climatología en Bután está estrechamente relacionada con su orografía. Al norte, en la zona del Gran Himalaya, el clima es alpino. Se caracteriza por inviernos rigurosos y veranos fríos. En el Himalaya inferior se da un clima templado, con inviernos fríos y veranos más cálidos. Al sur, en la llanura de Duars, el clima es subtropical: cálido y húmedo.

La lluvia es muy abundante en todo el país, debido al monzón. Las copiosas precipitaciones ocasionan con frecuencia avalanchas y corrimientos de tierras. En la zona del Himalaya, son habituales las tormentas, cuya fuerza ha dado nombre al país: Bután o la tierra del dragón atronador.

Flora y fauna

La altitud y la climatología tienen una influencia decisiva en la flora. En las zonas más altas del Gran Himalaya, a partir de los cuatro mil metros, sólo es posible encontrar prados y arbustos de alta montaña.

El Himalaya inferior se caracteriza por la presencia de bosques imponentes, con variedades como el abedul, el fresno, el abeto, el ciprés y el enebro. Por debajo de los dos mil metros, el roble y, sobre todo, el pino son las especies dominantes.

En la llanura de Duars, el bosque da paso a la vegetación tropical caducifolia. La selva se hace más tupida y alberga buena parte de la fauna del país.

En Manas, al sur, existe una reserva animal que se extiende sobre una superficie de 160 kilómetros cuadrados. En ella, entre otras especies, habita el langur dorado, un primate único y muy escaso. Entre los animales que viven en estado de libertad en Bután destacan el rinoceronte, el elefante y el gaur, un tipo de búfalo salvaje. Las zonas más altas del Himalaya constituyen el hábitat del yak, un bóvido de gran tamaño y abundante pelaje que se utiliza como animal doméstico.

Población

Demografía

No existe un cálculo exacto de la población de Bután, dado su carácter aislado y casi inaccesible. Las estimaciones más precisas la sitúan en torno a los 741.000 habitantes. La mortalidad infantil es elevada, en torno a 35 muertes por cada mil nacimientos. La esperanza de vida se sitúa en los 69 años.

La inmensa mayoría de la población se distribuye en pequeños núcleos dispersos, que casi nunca sobrepasan los mil habitantes. Los valles de la zona central del país, en el Himalaya inferior, y la región fronteriza con India, son las zonas que albergan la mayor población. El Gran Himalaya, debido a sus condiciones climatológicas extremas, está escasamente poblado.

Los bhotias, descendientes de inmigrantes tibetanos, son la etnia mayoritaria, con cerca del 50 % de la población. El segundo grupo en importancia, más de un tercio de la población total, lo constituyen los nepalíes. En tercer lugar, los sharchops, de origen indo-mongol. Se trata del grupo étnico más antiguo de Bután. Habitan las regiones fronterizas con India y constituyen el 15 % de la población total.

Lengua

La lengua oficial es el dzongkha, un dialecto de la lengua tibetana, que es idéntico al tibetano en su forma escrita. Se hablan también algunos dialectos nepalíes.

Religión

La mayor parte de la población, en torno al 75 %, practica el budismo. En segundo lugar, el hinduismo es seguido por el 22 % de los butaneses. La tercera religión del país es el islam.

La religión mayoritaria en Bután es el budismo. En la imagen, monasterio budista de Taktshang, construido sobre un acantilado.

Economía y comunicación

Datos económicos

La economía de Bután está entre las más pequeñas y peor desarrolladas del mundo. La agricultura y la silvicultura constituyen el principal medio de subsistencia para la mayor parte de la población.

En general, los suelos son pobres y con grandes desniveles, y la climatología poco propicia para la explotación agraria a gran escala. En los valles del Himalaya inferior están los suelos de mayor calidad. En esta zona hay una mayor presencia de cultivos de regadío. Las economías familiares se basan en la explotación doméstica de pequeños cultivos y la cría de animales para consumo. Los productos más extendidos son el arroz, maíz, verduras y hortalizas y frutales. El animal por excelencia en estas explotaciones es el yak. También cerdos, ovejas y caballos.

Más del 70 % de la superficie del país está cubierta por zonas forestales, que son también un recurso económico importante.

Bután tiene un gran potencial hidroeléctrico en vías de desarrollo y algunas explotaciones de yeso, pizarra, grafito y cemento.

La industria apenas está desarrollada. La accidentada orografía del país dificulta el desarrollo de infraestructuras que permitan su expansión.

La mayor parte de las industrias consisten en pequeños negocios familiares. La artesanía tradicional o las serrerías se cuentan entre las más destacadas. Entre las industrias a mayor escala, destacan las de procesado de alimentos, los grandes aserraderos y la industria del cemento.

El turismo está limitado a pequeños grupos organizados. La expansión de este sector, con un enorme potencial, se realiza con lentitud, buscando un turismo de calidad y comprometido en cuestiones medioambientales.

Bután cuenta con dos aeropuertos y una red de carreteras deficitaria y escasa.

Comunicación

Los principales centros administrativos del país están comunicados entre sí y con India. Las líneas telefónicas son escasas, con apenas treinta mil teléfonos en uso. En las áreas rurales las comunicaciones son reducidas o inexistentes.

Bután cuenta con un servicio estatal de televisión desde 1999. La radio es el principal medio de comunicación.

Administración y política

División territorial, forma de gobierno y partidos políticos

Bután se encuentra divido en dieciocho distritos. Entre éstos, cabe citar Bumthang, Chhukha y Mongar. La capital oficial es Thimbu, si bien durante los meses de invierno la administración se traslada a Punakha.

Bután es una monarquía hereditaria, y el maharajá, su máxima autoridad. La política exterior y la defensa del país son controladas por India, en virtud de un acuerdo especial entre ambos países. El Consejo de Ministros es nombrado por el maharajá. La Asamblea Nacional tiene 150 escaños. Sus miembros son elegidos por los jefes tribales, el maharajá y las órdenes religiosas budistas y sus lamas. No existe una Constitución escrita ni partidos políticos.

Servicios del Estado

La escolarización en Bután es muy deficitaria. Los centros de enseñanza primaria y enseñanza media están en vías de desarrollo, y no hay enseñanza superior.

La sanidad también es escasa e insuficiente. El país sólo dispone de un hospital general, localizado en Thimbu. La red de pequeños sanatorios rurales apenas puede atender los graves problemas de salud pública que aquejan con frecuencia a la población.

Historia

A partir del siglo IX, el territorio de Bután comenzó a ser poblado por diversas tribus de origen tibetano. Este proceso culminó en el siglo XVII con la proclamación del lama Shepton La-Pha como rey de Bután, dando origen al reino. Durante el siglo XVIII, la colonización de la vecina India por parte de Gran Bretaña alcanzó los límites del territorio. Las frecuentes disputas territoriales finalizaron en 1875, fecha en la que el Gobierno británico pasa a tutelar el pequeño estado del Himalaya. Con la independencia de India, en 1949, la tutela pasó a manos de este país en lo relativo a la política exterior y la defensa. La invasión del Tíbet en 1950 por parte de China afianzó las relaciones entre Bután e India.

En 1971 el reino de Bután alcanzó la independencia. Ese mismo año obtuvo su ingreso en Naciones Unidas (ONU). El primer maharajá del estado independiente fue Jigme Dorji Wangchuk. Tras su muerte en 1972 le sucedió su hijo, Jigme Singye Wangchuk. En la década de 1990, la revolución democrática en el cercano Nepal provocó un éxodo de cien mil refugiados que continúa sin resolverse. Jigme Singye Wangchuk adquirió en 2005 el compromiso de celebrar elecciones legislativas y abdicar en favor de su hijo. El monarca cumplió su compromiso en diciembre de 2006, y su hijo Jigme Khesar Namgyel Wangchuk le sucedió en el trono en 2008.

El proceso de transición hacia un régimen democrático culminó en marzo de 2008 con la celebración de las primeras elecciones legislativas de su historia por sufragio directo. El rey ratificó en julio de ese año un texto constitucional que respondía a la nueva realidad política del país. El Partido de la Armonía de Bután logró 44 de los 47 escaños en disputa. El proceso electoral se repitió sin incidentes en mayo de 2012.

En julio de 2013 se celebraron elecciones parlamentarias en Bután. En los comicios, el opositor Partido Democrático Popular (PDP) logró 32 escaños, frente a los 14 del Partido de la Paz y la Prosperidad. El principal dirigente del PDP, Tshering Tobgay, fue designado primer ministro. El mandatario señaló el desempleo, la pobreza, la corrupción y la enorme deuda pública acumulada como principales retos a los que se enfrentaría su labor de Gobierno. Entre tanto, la situación de los cien mil refugiados butaneses que vivían en campamentos temporales en Nepal quedaba aún pendiente de resolución.

Sociedad y cultura

La práctica del budismo marca la vida y las costumbres de Bután, que están reguladas hasta el punto de que existe un código que indica la indumentaria que obligatoriamente deben llevar los hombres y mujeres durante el día, si están en lugares públicos.

El budismo impregna la vida y la cultura butanesas. En la imagen, dzong (fortaleza monástica budista) del siglo XVII, en Punakha.

Anualmente se celebra un festival religioso protagonizado por danzas rituales que pueden llegar a durar varios días.