Camboya

El reino de Camboya, uno de los países más pobres del mundo, está situado en la península de Indochina, entre Tailandia, Laos y Vietnam. De convulsa historia durante el siglo XX, la monarquía se reestableció oficialmente en 1993.

Bandera de Camboya.

Medio físico

Situado en el sudeste asiático, a orillas del golfo de Tailandia, el territorio de Camboya ocupa una extensión de 181.040 kilómetros cuadrados. Limita con Tailandia al oeste y noroeste; con Laos al norte; y con Vietnam al este y sudeste.

La mayor parte del terreno camboyano lo ocupan las fértiles llanuras aluviales de tierras bajas situadas en el centro del país. Alrededor de las llanuras hay selvas poco espesas que se elevan no más allá de los 30 metros sobre el nivel del mar. Al norte se encuentran los montes Dangrek, de 180 a 550 metros de altura, que forman una frontera natural de 200 kilómetros con Tailandia. Al este del país hay una región de selvas montañosas y mesetas elevadas que llegan hasta Laos y Vietnam. En la zona sudoeste, las montañas Cardamomos y las montañas del Elefante se extienden desde las llanuras hasta el golfo de Tailandia. Es una zona prácticamente deshabitada, en la que se encuentra el monte Aural, el punto más alto de Camboya (1.813 metros). A lo largo de la costa hay una estrecha franja boscosa de tierras bajas, también poco poblada debido a su aislamiento del resto del país por las montañas Cardamomos y del Elefante.

Al oeste de las llanuras se encuentra el Tonle Sap (Gran Lago), y al este, la cuenca del río Mekong, que recorre la zona oriental del país de norte a sur. El Tonle Sap es el lago más grande de todo el sudeste asiático; ocupa una superficie de 2.600 kilómetros cuadrados en la estación seca, llegando a tener 10.400 kilómetros cuadrados en la estación lluviosa. Recoge el caudal de numerosos ríos y está unido al Mekong por un río también llamado Tonle Sap. El Mekong nace en el Tíbet y entra en Camboya desde Laos. Tras cruzar el país, penetra en Vietnam para desembocar, finalmente, en el mar de China. En la estación seca, el Tonle Sap vierte sus aguas al Mekong, mientras que en la estación de las lluvias el proceso se invierte y es el Mekong el que proporciona su caudal al lago, que se expande hasta multiplicar por cuatro su volumen.

Vista aérea del gran lago Tonle Sap, el más grande de todo el sudeste asiático.

Casi todo el terreno en Camboya es arenoso y en general poco fértil. No obstante, en las zonas del este del país se cultivan caucho y algodón. En la estación lluviosa, las inundaciones anuales del Mekong hacen que se deposite en los terrenos un rico sedimento que proporciona una gran fertilidad a las tierras de la llanura central camboyana, donde se cultiva arroz.

El clima camboyano es tropical monzónico, con temperaturas bastante estables que oscilan entre los 25 y los 35 ºC. Hay dos únicas estaciones, la estación seca (desde octubre hasta mediados de mayo) y la estación lluviosa. En esta última, los vientos monzones entran en el país desde el sudoeste y dejan sus lluvias sobre todo en las zonas montañosas de la costa (las precipitaciones llegan hasta los 5.000 milímetros anuales). En la estación seca, los vientos secos del monzón del noreste llevan pocas precipitaciones y mucha menos humedad.

Flora y fauna

Las altas temperaturas y la humedad propias de los climas tropicales monzónicos hacen que más del 75 % del país esté cubierto por una exuberante vegetación, sobre todo en las zonas más altas. Las selvas tienen árboles que alcanzan los 30 metros de altura desde una espesa maleza formada por bambú, ratán, parras y palmeras. En lo alto de las cordilleras del sudoeste hay bosques de pinos menos espesos que las selvas, mientras que en las húmedas laderas que dan al mar hay impenetrables selvas vírgenes cuya vegetación puede llegar a sobrepasar los 45 metros de altura. En la franja costera se pueden encontrar desde bosques de hoja perenne hasta espesísimos manglares.

Las llanuras aluviales del centro de Camboya, inundadas periódicamente por el Mekong, son la zona en la que más abundan los arrozales y donde también se cultiva maíz y tabaco. En la zona de transición entre las llanuras centrales y las cordilleras montañosas, la vegetación es la propia de la sabana, con zonas de hierba que puede llegar a alcanzar una altura de 1,5 metros. Las mesetas más altas de la zona oriental del país están cubiertas con bosques de árboles de hoja caduca y pastos.

Muchos animales salvajes, como los elefantes, antes abundantes en Camboya, hoy están amenazados por la deforestación y la caza descontroladas.

A mediados del siglo XX, dos terceras partes de la superficie de Camboya estaban ocupadas por selvas. Actualmente, esta superficie se ha reducido considerablemente debido sobre todo a la tala ilegal. Las zonas más afectadas son las regiones fronterizas con Tailandia y Vietnam, explotadas por los habitantes de la zona y por empresarios tailandeses y vietnamitas. La deforestación se ha convertido así en un grave problema medioambiental, que ha causado una creciente erosión de las orillas del Mekong, provocando que las inundaciones periódicas sean cada vez más devastadoras.

En las selvas del norte de Camboya abundaban animales salvajes como elefantes y rinocerontes, pero la deforestación, los numerosos conflictos armados en la zona y la caza sin control han acabado con muchos ejemplares. También se encuentran algunos tigres y otros felinos, y mamíferos de menor tamaño.

Las aves más habituales en Camboya son garzas, grullas, urogallos, faisanes, pavos reales, pelícanos, cormoranes y patos salvajes. Abundan también peligrosos reptiles, como varias especies de cobras.

Población

Demografía

Camboya tiene una población de 15.700.000 habitantes. La esperanza de vida es de unos 64 años. Un tercio de la población es menor de 15 años y tan sólo un 4 % supera los 65 años de edad.

Hasta mediados de los años setenta del siglo XX, Camboya había sido tradicionalmente un país con población muy dispersa. Las aldeas, de dimensiones muy reducidas, eran, después de la familia, la segunda unidad social básica, y solamente un porcentaje muy pequeño de los camboyanos vivía en zonas urbanas. En estas aldeas se practicaba la agricultura de subsistencia, a pequeña escala. La población se concentraba en las zonas fértiles que contaban con agua potable. Aun hoy en día la densidad de población en esas zonas es muy alta.

Las zonas urbanas empezaron a desarrollarse en Camboya a principios del siglo XX, durante la dominación francesa. Eran centros comerciales y administrativos que prestaban servicio a un área rural determinada. Para ello se situaban en lugares estratégicos, como intersecciones de carreteras o de rutas fluviales.

Phnom Penh, la capital, situada en la unión de los ríos Mekong y Tonle Sap, es la ciudad más importante de Camboya. Su población ha fluctuado enormemente desde 1970 debido a los vaivenes históricos padecidos por el país, y actualmente ronda 1.500.000 habitantes. Otras ciudades importantes son Batdambang (al noroeste del país, 793.000 habitantes), Kampong Cham, a 124 kilómetros al noreste de la capital (63.000 habitantes) y Kampot, en la costa sur (30.000 habitantes).

Vista aérea de la ciudad de Phnom Penh, la capital del país, que se levanta en la unión de los ríos Mekong y Tonle Sap.

Desde el punto de vista étnico, Camboya es un país muy homogéneo: los jémeres, descendientes de los fundadores del imperio que se extendió por el sudeste asiático y que vivió su momento de esplendor entre los siglos IX y XIII, constituyen el 90 % de la población, lo que provoca un fuerte sentimiento de identidad nacional. El resto de los habitantes de Camboya se divide entre vietnamitas y chinos.

Lengua

La lengua oficial camboyana es el jémer, lengua autóctona hablada por el 96 % de la población. Después de ésta, la lengua más hablada es el francés y, en menor medida, el inglés. La tasa de alfabetización es del 73 %, sensiblemente más baja en mujeres que en hombres.

Religión

El 95 % de la población profesa el budismo theravada, una de las dos corrientes principales del budismo, llamada «pequeño vehículo», que intenta preservar la enseñanza original de Buda. El 5 % restante profesa el catolicismo, el islam y el budismo mahayana, corriente budista algo más moderna que el budismo theravada.

Economía y comunicación

Datos económicos

El 75 % de la población vive de la agricultura de subsistencia. Tras el régimen comunista, en el que se abolió la propiedad privada, una ley promulgada en 1989 permitió a los camboyanos poseer y vender de nuevo propiedades inmobiliarias. La mayor parte de las familias que viven en zonas rurales cultivan arroz en sus pequeños arrozales. Un 80 % del territorio cultivable de Camboya está plantado con arroz y los principales arrozales se encuentran en las cuencas del Mekong y del Tonle Sap.

Además del arroz, también se cultivan a nivel local maíz, tapioca, judías, soja y sésamo, así como árboles frutales de naranjas, plátanos, piñas, papayas y mangos.

La ganadería y la pesca también son importantes para la economía doméstica camboyana. El pescado constituye la fuente más importante de proteínas en la dieta camboyana. Las principales capturas son la carpa y la perca. El búfalo de agua se utiliza como animal de tiro en los arrozales y es, junto con el cerdo, la especie más preciada en la ganadería de subsistencia.

Arrozales camboyanos en escalera. El cultivo del arroz es el más importante del país.

Camboya tiene pocos recursos minerales. Los únicos yacimientos susceptibles de ser explotados comercialmente son los de piedra caliza y fosfato en la provincia de Kampot, en el sur, y las piedras preciosas (circonio, zafiro y rubí), que pueden encontrarse en la provincia de Batdambang, al oeste del país.

En 1999, Estados Unidos firmó un acuerdo con el Gobierno camboyano para mejorar la industria y las condiciones de los trabajadores, comprometiéndose a importar una cuota de productos textiles. Gracias en parte a este acuerdo, de 2001 a 2004 la economía creció una media del 6,4 %.

Recientemente, la industria textil se ha visto amenazada por la competencia de los productos chinos e indios, más baratos. Para competir con ellos, el Gobierno camboyano ha puesto en marcha una serie de programas para mantener el nivel de calidad de sus productos. Actualmente, se está fomentando también la industria del turismo y en 2005 más de un millón de personas visitaron Camboya.

En 2005, se descubrieron yacimientos de petróleo y gas natural en aguas camboyanas, que supondrá en próximos años una importante fuente de ingresos para el país.

Camboya recibe fondos del Banco Mundial (BM) y del Fondo Monetario Internacional (FMI), con el fin de aliviar las necesidades del 40 % de la población que se encuentra por debajo del umbral de la pobreza.

Comunicación

Casi todos los periódicos y cadenas privadas de radio y televisión están financiados por partidos políticos. El Gobierno ha declarado su apoyo a la libertad de prensa y ha defendido la pluralidad en los medios de comunicación, aunque la libertad de expresión no está garantizada por ley.

Los particulares pueden poseer libremente antenas parabólicas y se reciben las principales emisoras internacionales de radio. Apenas hay 78.000 usuarios de Internet, aunque cerca de 14 millones de telefonía móvil.

Administración y política

División territorial, forma de gobierno y partidos políticos

Desde el punto de vista administrativo, Camboya se divide en veinte provincias y cuatro distritos urbanos. También está dividida en distritos, comunas e islas.

Camboya es, desde septiembre de 1993, una monarquía constitucional pluripartidista. En esa misma fecha se promulgó la Constitución. El jefe de Estado es el rey, y a la cabeza del ejecutivo están el primer ministro y el Consejo de Ministros, nombrados en teoría por el rey pero, en la práctica, por el primer ministro.

El poder legislativo se elige por sufragio universal (ciudadanos mayores de 18 años). Consta de dos cámaras, la Asamblea Nacional y el Senado. La Asamblea Nacional está compuesta por 123 miembros elegidos por el pueblo, y el Senado lo forman 57 parlamentarios elegidos también en las elecciones, más 2 miembros nombrados por el rey y otros 2 por la Asamblea Nacional. Las elecciones se celebran cada cinco años.

El poder judicial lo ejercen el Consejo Supremo de Magistratura, el Tribunal Supremo y los tribunales menores.

Servicios del Estado

El sistema educativo camboyano también ha sufrido las consecuencias de los avatares históricos del país. Durante los años de dominio comunista sólo funcionaban las escuelas primarias. Para alumnos de más edad únicamente había cursos políticos y técnicos impartidos en las comunas. Después de 1979 se volvieron a abrir las escuelas secundarias y el resto de instituciones académicas.

En la actualidad, la enseñanza es obligatoria entre los 6 y los 10 años. El principal problema, sin embargo, es la gran escasez de libros, material escolar e incluso de profesores.

Ya antes de la guerra civil de 1970-1975, los servicios sanitarios en Camboya eran muy pobres, situación que se vio agravada a lo largo de dicha década. Ahora, la situación es mejor, aunque sigue habiendo escasez de personal sanitario y de infraestructuras hospitalarias. La consecuencia es que hay numerosas epidemias de enfermedades infecciosas como hepatitis y malaria.

Los mejores hospitales y médicos se encuentran en la capital, Phnom Penh, mientras que la mayoría de las zonas rurales sólo cuentan con un pequeño ambulatorio.

En 2005 se dieron en Camboya algunos casos de contagio a humanos de la gripe aviar, por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) adoptó medidas preventivas ante una posible pandemia del virus.

Historia

Alrededor del siglo I de nuestra era, la civilización jémer fundó el reino de Funan, que fue absorbido por el de Chenla en el siglo VII. Tras un periodo de inestabilidad política surgió la dinastía Angkor, la más importante de Camboya, que reinó en el país desde los siglos VIII al XIII. Angkor, al norte del lago Tonle Sap, fue la residencia de estos reyes jémer, que construyeron los famosos templos de Angkor Wat y Angkor Thom. El siglo XIII fue el periodo de máximo esplendor de la civilización jémer. Después comenzó una etapa de decadencia gradual que culminó en 1431 con la conquista del reino por parte de los tailandeses.

Vista del templo de Angkor Thom, construido durante la época de esplendor de la dinastía jémer.

El periodo entre los siglos XV y XIX fue de decadencia y pérdidas territoriales. Camboya se vio sometida a la presión de los estados vecinos y de los navegantes europeos, fundamentalmente españoles y portugueses, que buscaban colonias comerciales en las que establecerse.

En 1863 se firmó un acuerdo mediante el cual Camboya pasaba a ser un protectorado francés. Se inició así una época de estabilidad, pero los franceses comenzaron a recortar los poderes del rey hasta hacerse con el control del país, pasando a formar parte de la Indochina francesa.

En la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), los japoneses ocuparon el país y lo utilizaron como base estratégica. Tras la derrota de Japón, Italia y Alemania en la guerra, volvió a pasar a dominio francés hasta 1953, año en el que Camboya logró su independencia.

En 1953 se restauró la monarquía en la figura de Norodom Sihanouk. Éste sería derrocado en 1970 por el general Lon Nol, partidario del acercamiento a Estados Unidos, país que entonces se encontraba en guerra con Vietnam y cuyos soldados realizaba rápidas incursiones en el país en busca de la guerrilla del Viet Cong.

La dictadura prooccidental de Lon Nol no hizo sino exacerbar los ánimos en una región que ya era de por sí un polvorín. Estalló así la guerra civil que acabaría en 1975 con la victoria de las guerrillas de los jémeres rojos, apoyados por la China de Mao. Al año siguiente se creó la República Democrática de Kampuchea, con Khieu Samphan como presidente y Pol Pot como primer ministro.

El Gobierno comunista tomó inmediatamente medidas drásticas para cambiar el tejido económico y social de Camboya. Se prohibió el dinero y la propiedad privada. Se eliminaron la enseñanza secundaria y superior. Se evacuaron las ciudades y sus habitantes fueron obligados a marchar a trabajar al campo.

Más de 1.700.000 personas murieron en los tres primeros años de régimen de los jémeres rojos. Muchos murieron de inanición o de agotamiento, otros perecieron en campos de concentración. Eran los que Pol Pot denominaba el «enemigo oculto», todos aquéllos a los que consideraba opuestos a su plan de construir «una nueva Camboya».

En 1979 el Ejército de Vietnam invadió Camboya y barrió del poder a los jémeres rojos. Se instauró un nuevo Gobierno en Camboya, al que se opusieron varios grupos. Tras diez años de guerra, los vietnamitas se retiraron. En 1993 se celebraron elecciones que dieron el poder al partido monárquico. Ese mismo año se aprobó la Constitución y se reinstauró la monarquía. Tras la muerte de Pol Pot, en 1998, la mayor parte de los jémeres rojos que resistían se rindieron.

En 2004 fue entronizado como nuevo rey de Camboya Norodom Sihamoni, tras la abdicación de su padre Sihanouk. Ese mismo año, el Parlamento camboyano ratificó el ingreso del país en la Organización Mundial del Comercio (OMC). La progresiva normalización política en el país atravesó por un momento importante cuando, en septiembre de 2007, la mayoría de los dirigentes vivos del antiguo régimen de los jémeres rojos fueron acusados formalmente de crímenes contra la humanidad y detenidos.

En julio de 2008, el primer ministro Hun Sen, en el poder desde 1985, revalidó una vez más su mayoría parlamentaria que le permitió extender nuevamente su prolongado mandato. La economía camboyana, que había alcanzado en 2007 un crecimiento del 10 % del PIB, acusó intensamente la crisis internacional y se contrajo un 1,5 % en 2009.

En los inicios de la década de 2010 se sucedieron los procesos judiciales de antiguos dirigentes de los jémeres rojos. Kaing Guek Eav, conocido como Dutch, procesado por cargos de asesinato y tortura en los campos de prisioneros de Tuol Sleng, fue condenado en 2010 a 35 años de prisión, una pena más tarde ampliada a cadena perpetua. En 2011, tres veteranos dirigentes del jémer rojo, entre ellos Nuon Chea, que fuera estrecho colaborador de Pol Pot, fueron procesados por un tribunal internacional por cargos de genocidio.

En política exterior, prosiguieron las tensiones con la vecina Tailandia, que parecieron remitir temporalmente tras la renuncia al frente del Gobierno tailandés de Thaksin Shinawatra. En 2011, ambos países acordaron retirar las tropas que habían desplegado en la zona fronteriza cuya soberanía se disputaban. No obstante, el conflicto se recrudeció a mediados de 2012.

Tras la renovación de su cargo en las elecciones de 2013, el primer ministro Hun Sen vio contestada su gestión por masivas protestas callejeras. Los partidos opositores, que lo acusaban de irregularidades en el recuento electoral, boicotearon la sesión de apertura del Parlamento y las manifestaciones se perpetuaron durante varios meses. Finalmente, en julio de 2014, el opositor Partido del Rescate Nacional de Camboya llegó a un acuerdo con el Gobierno de Hun Sen y aceptó reincorporarse a las sesiones parlamentarias. El primer ministro cumplió poco después treinta años de permanencia ininterrumpida en el poder.

En el ámbito económico, el auge progresivo del turismo y de las inversiones en minería de oro, hierro y piedras preciosas sirvieron de pilares de la recuperación de la economía camboyana.

Sociedad y cultura

Patrimonio cultural

Los templos de Angkor Wat y Angkor Thom, construidos entre los siglos IX y XIII en la zona central de Camboya por los reyes jémeres, son los centros turísticos más importantes del país, además de ser Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO. El primero fue erigido en honor al dios hindú Visnú. Es el templo más grande del mundo y alcanza los sesenta metros de altura. Está construido en piedra y tiene numerosos relieves que muestran relatos de la mitología hindú. El foso que rodea el templo abarca un perímetro de casi cuatro kilómetros.

Las ruinas del imperio jémer, en el noroeste del país, constituyen uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del mundo.

Vista panorámica de Angkor Wat, colosal y emblemático templo camboyano (figura en su bandera), declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Artes escénicas y música

Tradicionalmente, la música siempre tuvo mucha importancia en la cultura camboyana, sobre todo porque forma parte de los ritos y festivales budistas que se celebraban durante todo el año. El instrumento principal es el xilófono, con barras de madera o de metal, que lleva la melodía principal y al que siguen el resto de los músicos con flautas de madera, violines de una o dos cuerdas, oboes y varios tipos de tambores.

Máscara tradicional de la región de Angkor; la utilización de este tipo de máscaras aún pervive en el folclore camboyano.

La danza camboyana clásica narra historias mitológicas; es un tipo de danza muy estilizado que proviene de antiguos bailes de Angkor. En las zonas rurales se siguen bailando danzas folclóricas, sobre todo en los festivales religiosos.