Emiratos Árabes Unidos

Siete son los emiratos que componen una federación enclavada en el golfo Pérsico. El país que antiguamente fue conocido como Costa de los Piratas ocupa un amplio territorio fundamentalmente desértico cuya renta per cápita es una de las más altas del mundo gracias a las abundantes reservas petrolíferas existentes en su subsuelo. La capital es Abu Dhabi.

Bandera de Emiratos Árabes Unidos.

Medio físico

Los Emiratos Árabes Unidos se extienden en un rincón del sudeste de la península Arábiga, con una superficie de 82.880 kilómetros cuadrados. Al norte limita con Qatar y las aguas que bañan el golfo Pérsico; al oeste y al sur, con Arabia Saudí; y al este, con Omán y el golfo del mismo nombre. En sus aguas territoriales se encuentran unas 200 islas.

El país se caracteriza por una orografía llana cubierta en su mayor parte por arenales desérticos y salinas. Tan sólo en la península de Musandana se aprecian algunas elevaciones, como consecuencia de la presencia de las últimas estribaciones de los montes al-Hayar que también cubren parte del territorio de Omán. La mayor altura se encuentra en Jabal Yibir, con 1.527 metros. El territorio, que desciende suavemente hasta el mar, crea unas costas suaves adornadas con arrecifes de coral y cordones arenosos.

No existe ningún río de cauce permanente. El agua necesaria para la subsistencia se encuentra en pequeños oasis.

El clima es desértico extremo, con temperaturas que oscilan entre los 15 y los 21 ºC en invierno y que pueden llegar a superar los 46 ºC en verano, suavizándose hasta los poco más de 30 ºC en el litoral. De igual forma, las precipitaciones son escasas, situándose en unos 100 milímetros anuales.

Imagen vía satélite del territorio de los Emiratos Árabes Unidos.

Flora y fauna

Las especies animales y vegetales que pueblan los Emiratos Árabes Unidos son las características de los paisajes desérticos. La flora se aglutina en los oasis, donde crecen palmeras datileras y arbustos.

La fauna se compone de reptiles e insectos, a los cuales se añaden los animales domésticos, destacando los camellos.

Población

Demografía

Los Emiratos Árabes Unidos cuentan con unos 5,7 millones de habitantes. La población se reúne principalmente en las ciudades, sobre todo tras el rápido crecimiento provocado por la política de incremento de la natalidad llevada a cabo por el Gobierno desde finales del siglo XX con el objeto de compensar el alto número de inmigrantes. A mediados de los años ochenta del pasado siglo, menos del 20 % de los habitantes del país tenía la nacionalidad de los Emiratos Árabes Unidos. En torno al 20 % de la población tiene menos de quince años y la edad media es de 30,3 años, con un crecimiento poblacional del 2,58 %. La esperanza de vida se sitúa en los 77,2 años y la mortalidad infantil apenas supera los 10 niños por cada mil nacimientos. Las ciudades costeras y los oasis son los núcleos más habitados, entre ellos la villa de Dubai, la más poblada. Le siguen en número de habitantes la capital, Abu Dhabi, y la ciudad de Ash-Shäriqah.

Un 19 % de la población es árabe nativa de los Emiratos. Un 23 % está compuesta por árabes procedentes de otros estados y por iraníes. Por último, el contingente más numeroso lo forman los procedentes del sudeste asiático, como indios y paquistaníes, que suman un 50 % de los habitantes. También vive en el país un pequeño número de europeos y estadounidenses, apenas un 8 %.

Lengua

La lengua oficial es el árabe, aunque también se puede escuchar el persa, el inglés, el hindú y el urdu.

Religión

La religión mayoritaria es la islámica, practicada por un 76 % de la población. La mayoría sigue el rito suní, si bien existe también un 16 % de chiitas. Una minoría, apenas el 24 % restante, profesa otras creencias, como el cristianismo o el hinduismo.

La religión mayoritaria en los Emiratos Árabes es la islámica. En la imagen, la mezquita de Sheikh Zayed, en Abu Dhabi.

Economía y comunicación

Datos económicos

La producción de petróleo ha elevado la economía de los Emiratos Árabes Unidos a unos límites insospechados. El producto interno bruto se estima en 111.000 millones de dólares y la renta per cápita se sitúa en 43.400 dólares. La mayor parte de la población, un 78 %, está empleada en el sector servicios, mientras que la industria, con un 15 %, y la agricultura, con apenas un 7 %, se reparten el resto de la fuerza del trabajo, estimada en 2,8 millones de personas. La producción de petróleo se sitúa en 2,396 millones de barriles por día, y las reservas totales estimadas se elevan a 97.000 millones de barriles.

La unidad monetaria es el dirham.

Los datos económicos indican claramente que el principal recurso económico de los Emiratos Árabes Unidos es el petróleo. A ello se une la producción de gas natural. Ambos productos han permitido la creación de numerosas industrias siderometalúrgicas, además de una importante producción eléctrica en centrales térmicas. La producción petrolífera se inició en la década de los sesenta del pasado siglo. La mayor parte de la misma se encuentra en la capital, Abu Dhabi, con cuatro quintas partes del total. Le siguen en importancia los yacimientos de Sharya y Dubai. El petróleo también ha estimulado una importante actividad financiera y comercial, por lo que abundan los representantes bancarios, tanto nacionales como extranjeros.

Además del petróleo, el país produce mármol, arena, grava y piedra caliza.

El clima ha perjudicado notablemente la producción agrícola y ganadera, llevada a cabo en el pasado de forma nómada. No obstante, las ricas aguas del golfo Pérsico han permitido incentivar el sector pesquero. También destacan las explotaciones de perlas.

Comunicación

El desarrollo del país se aprecia en la abundancia de medios de transporte. Los Emiratos Árabes Unidos cuentan con más de mil kilómetros de carreteras, aunque carece de vías de ferrocarril. A cambio, tiene tres aeropuertos internacionales y, sobre todo, dos puertos mercantes de gran importancia, el de Dubai y del de Abu Dhabi, por el cual se canaliza la mayor parte del tráfico marítimo petrolero.

No menos abundantes son los medios de comunicación. Existen seis canales de televisión, destacando las emisiones panárabes de Emirates Dubai TV y Abu Dhabi TV. De igual forma, emiten varias radios y una agencia de noticias oficial, la WAM (Emirates News Agency). Entre los periódicos, destacan las cabeceras Al-Bayan, Gulf News y Khaleej Times.

Administración y política

División territorial

Los Emiratos Árabes Unidos son una federación de siete monarquías absolutas (Abu Dhabi, Ajman, Dubai, Fujayrh, Ras al-Khaimah, Sharjah y Umm al-Qaiwain) regidas cada una por un jeque. El jefe del Estado es el emir de Abu Dhabi.

Vista del skyline de uno de los emiratos integrantes del país, Dubai.

El Ejecutivo está compuesto por un primer ministro y un Consejo de Ministros. El poder legislativo reside en una única cámara federal compuesta por cuarenta miembros. El principal órgano judicial es la Corte Suprema federal.

No existen partidos políticos ni ningún tipo de sufragio.

Servicios del Estado

La educación primaria, que se imparte en colegios públicos y mixtos, es gratuita para los niños entre 6 y 12 años. El nivel secundario, sin embargo, no es obligatorio. El 77,9 % de la población está alfabetizada.

Los servicios médicos se concentran en las principales ciudades, sobre todo en Abu Dhabi y Dubai, donde existen numerosos hospitales tanto públicos como privados. La sanidad es gratuita para los nativos.

Historia

La tradición comercial de estas tierras se remonta a tiempos de los sumerios, como demuestran los diferentes enclaves comerciales hallados en las costas del golfo Pérsico. Durante siglos, sin embargo, este territorio estuvo poblado por tribus nómadas que se dedicaban a la ganadería de ovejas, cabras y camellos y otras que, aprovechando el agua de los oasis, se establecían en lugares concretos y subsistían con la práctica agrícola o con una limitada artesanía.

La región fue islamizada por completo y de forma pacífica por Abu Bakr en tiempos de Mahoma, aunque no supuso grandes cambios para la estructura social de las diferentes tribus. Muy al contrario, permitió que los diferentes jefes tribales acrecentaran su poder.

Los contactos con el exterior fueron muy limitados hasta el siglo XVI, cuando navíos portugueses llegaron a sus costas. Su dominio se mantuvo hasta 1649, al tiempo que los sultanes turcos se preocupaban más de sus territorios y conflictos en Europa, África y Asia. Esta situación permitió a los habitantes del golfo Pérsico una evolución independiente y, sobre todo, el establecimiento en el litoral de importantes puertos comerciales. En ellos se encontraban mercancías procedentes de la India y de China, como textiles, vidrio, porcelana y especias.

Junto al comercio y dado el vacío de poder existente en la zona, los puertos se convirtieron en un excelente refugio para los piratas que atacaban las flotas europeas y, sobre todo, inglesas que hacían la ruta del Cabo de Buena Esperanza hacia la India. El litoral llegó a ser conocido como Costa de los Piratas y, dada su actividad, fue cañoneado por la flota británica en 1809 y en 1820. Hacia 1853, los británicos consiguieron firmar un tratado que protegía su comercio con los diferentes jeques, por lo que se modificó el nombre por el de Costa de la Tregua. La relación fructificó en 1892, cuando la región se convirtió en protectorado británico, situación que se mantuvo hasta 1971. En ese momento, motivado por la presión del líder egipcio Nasser, Gran Bretaña retiró totalmente su contingente militar. El 2 de diciembre de 1971 se constituyó oficialmente la federación de los Emiratos Árabes Unidos, formados por seis estados, a los que se unió, un año más tarde, la monarquía de Ras al-Jaima.

El descubrimiento de los yacimientos petrolíferos supuso una auténtica revolución en el país. No sólo impulsó un incremento espectacular de su economía y su nivel de vida, sino también cambió la sociedad, sobre todo, por la constante llegada de inmigrantes. Además, los Emiratos Árabes Unidos pasaron a formar parte de la mayoría de los organismos internacionales, sobre todo, de las Naciones Unidas, de la Liga Árabe, la Organización de Países Exportadores de Petróleo, del Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico y del Movimiento de Países no Alineados. Una importancia que ha crecido paulatinamente con el obligado posicionamiento del país en sus relaciones exteriores durante los conflictos ocurridos en la zona, como la guerra entre Irán e Iraq, la primera guerra del Golfo o la invasión y subsiguiente guerra en Iraq.

En 2000, el emir de Abu Dhabi, al-Nahyan, ya muy anciano, delegó sus responsabilidades en su hijo mayor Jalifa, quien fue nombrado oficialmente presidente del país tras el fallecimiento de su padre, acaecido en noviembre de 2004 a los 86 años de edad.

En enero de 2006, el primer ministro Sheikh Maktoum bin Rashid al-Maktoum falleció durante una visita a Australia. Fue sustituido en el cargo por su hermano Sheikh Mohammed bin Rashid al-Maktoum. En el año 2009, la crisis económica internacional afectó con virulencia a varios emiratos. En Dubai, el conglomerado de inversiones de propiedad estatal Dubai World atravesó por serias dificultades financieras y hubo de requerir una moratoria para el pago de su deuda.

En los inicios de 2010 se inauguró en Dubai la torre Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo. Los Emiratos Árabes Unidos apenas se vieron afectados por el movimiento regional conocido como «primavera árabe». Sin embargo, en los inicios de la década de 2010 el Gobierno hubo de hacer frente a la creciente amenaza del activismo proislamista en Internet y dictó diversas medidas represivas contra algunos de sus representantes.

En la derecha de la imagen, la torre Burj Khalifa, en Dubai, el edificio más alto del mundo.

El compromiso de los Emiratos Árabes Unidos en la lucha contra el auge del radicalismo islámico se puso de relieve con varias acciones significativas. En el territorio de los emiratos se sucedieron procesos judiciales contra supuestos miembros de las organizaciones islamistas Al-Islah y los Hermanos Musulmanes. Durante el año 2014, la aviación de los Emiratos Árabes Unidos tomó parte en incursiones aéreas y bombardeos sobre posiciones yihadistas, primero en Libia y después en Siria contra el autodenominado Estado Islámico de Iraq y el Levante (ISIS, por sus siglas en inglés). Esta fuerza aérea intervino también en el conflicto civil de Yemen, aliada con Arabia Saudí, para el bombardeo de las posiciones de los rebeldes huti.

Por otra parte, en julio de 2014 el Gobierno de los Emiratos Árabes Unidos anunció sus planes de enviar a Marte una nave espacial no tripulada, en lo que significaba la primera misión astronáutica puesta en marcha por un país árabe.

Sociedad y cultura

La religión islámica marca la vida social y cultural en los Emiratos, que mantienen estrechos lazos culturales con el resto de los países del golfo Pérsico. A pesar de la creciente y rápida urbanización del país, la familia sigue constituyendo el núcleo social más importante. Se aprecian, al tiempo, ciertas modificaciones en las severas normas musulmanas relacionadas con la mujer, sobre todo, en lo que se refiere al acceso a la educación, al trabajo y a la posibilidad de escoger marido.

Entre los acontecimientos festivos y culturales más importantes destacan la celebración de la independencia, considerada fiesta nacional, y las carreras de camellos.