Indonesia

Enorme archipiélago sobre las aguas de dos océanos, el Índico y el Pacífico, Indonesia es uno de los países más poblados de Asia, así como un auténtico conglomerado étnico. En su territorio se alternan islas de gran extensión, como Java, Sumatra, Borneo y Nueva Guinea, con otras miles de diverso tamaño y condición, algunas, paraísos del turismo internacional, como Bali, y otras dominadas casi por completo por una exuberante naturaleza.

Bandera de Indonesia.

Medio físico

El archipiélago de Indonesia, el más grande del mundo, tiene en total 1.919.440 kilómetros cuadrados, que se reparten entre más de 13.600 islas, entre las que destacan Java, Sumatra, Borneo, Nueva Guinea, Bali o las Célebes. El país tiene fronteras por tierra con Malasia (en la isla de Borneo), con Timor Oriental (en la isla de Timor) y con Papúa Nueva Guinea (en la isla de Nueva Guinea). Por mar, Indonesia linda también con Tailandia, Filipinas y Australia.

Paisaje de la isla de Sumatra, una de las principales del archipiélago indonesio.

La zona en la que se asientan las islas está formada por un inmenso cinturón montañoso, sobre el que se levantan gran cantidad de volcanes. Se calcula que en total hay más de 200que aún están activos, y que entran en erupción periódicamente provocando grandes catástrofes naturales (en la zona se producen más de cien terremotos al año). A esto hay que se sumar los sismos marinos o tsunamis, muchas veces más peligrosos y devastadores que los terremotos de superficie, ya que las erupciones volcánicas subterráneas hacen que el mar se eleve y que las grandes olas arrasen las costas de las islas. Este fenómeno es especialmente dramático en un país como Indonesia, que cuenta con un total de 54.716 kilómetros de costa.

Vista aérea del volcán Bromo, en la isla de Java.

La orografía de Indonesia presenta un paisaje repleto de montañas. Las pocas zonas no elevadas sólo alcanzan una extensión de cierta relevancia en las llanuras de Sumatra y Borneo. La máxima altitud del país, en la isla de Nueva Guinea, es el monte llamado Puncak Maya o Pico Maya, de 5.030 metros de altura. Sólo las montañas de esta isla situarían a Indonesia entre los 25 países más altos del mundo.

Hay muchísimos ríos en Indonesia, pero ninguno de gran longitud (no suelen superar los 500kilómetros). Los más importantes son el Barito, el Kapuas y el Mahakam, en Borneo, y el Hari y el Indragiri, en Sumatra. Tampoco existen lagos reseñables. El más grande es el de Toba, que se encuentra en la isla de Sumatra.

El clima del archipiélago está marcado por su posición ecuatorial. Esta situación geográfica, unida a las grandes masas de agua que rodean el país, garantiza unas temperaturas elevadas y estables durante todo el año. En los picos de las montañas sí se producen ciertas variaciones térmicas, pero poco significativas. Al igual que sucede en todos los países que están sujetos a la presencia del océano Índico, los vientos monzones favorecen la humedad del clima a base de frecuentes y torrenciales precipitaciones. En la zona tropical de Indonesia llueve a lo largo de muchos meses de manera ininterrumpida, hecho que a veces se alterna con largos periodos secos. Esto es debido a que el clima indonesio está fuertemente condicionado por dos fenómenos de naturaleza opuesta: por un lado, los vientos procedentes de los océanos que rodean el país; por otro, los vientos secos que proceden de Australia. De esta manera, se puede hablar de dos climas que se suceden a lo largo del año: uno húmedo y monzónico, desde diciembre hasta marzo, y otro seco, desde junio hasta septiembre. En medio se encuentran los meses de transición climatológica.

Flora y fauna

En Indonesia existen unas 12.700 islas que están deshabitadas, lo que hace que el archipiélago haya supuesto durante muchos años un misterio para geólogos y naturalistas. En la actualidad, la flora y la fauna locales están ampliamente protegidas por el Gobierno, única garantía de supervivencia de cientos de especies muy valiosas y extrañas.

Muchas de las flores de Indonesia son únicas en el planeta. En la imagen, la flor de Raflesia Arnoldo, la mayor del mundo.

La mayor parte del territorio de Indonesia está lleno de exóticas junglas tropicales. En el archipiélago existe tal cantidad de flores y plantas que gran parte de los habitantes del país se sirven exclusivamente de ellas para vivir. Muchas de estas flores son únicas en el mundo. Así, en Sumatra se puede encontrar una planta llamada Raflesia Arnoldo, que da la flor más grande de la tierra. Otra flor típica indonesia es la orquídea «tigre». Existen asimismo muchas otras plantas gigantes y árboles exóticos, como el Gonystylus, del que se obtiene una muy preciada madera de altísima calidad. La madera de teca también es oriunda de los bosques de Java. En las zonas elevadas se pueden encontrar bosques de robles y de magnolios.

La fauna de Indonesia es muy rica y variada. Dada la gran extensión del país, existen especies completamente diferentes entre unas regiones y otras. Los científicos explican este fenómeno a partir de la formación geológica de la nación, en la que distintas zonas de distintos continentes vinieron a unirse en el archipiélago. En Indonesia se pueden encontrar orangutanes, rinocerontes, tigres y elefantes, pero su animal más famoso y único es el dragón de Komodo, que habita en la isla del mismo nombre, situada en el este del país. El dragón de Komodo es el lagarto más grande del mundo (puede llegar a medir hasta tresmetros de longitud). También son animales poco habituales en el resto del planeta los búfalos enanos y los monos negros. En las islas orientales de Indonesia, la fauna es muy similar a la de Australia. Se pueden encontrar marsupiales y avestruces. Son asimismo muy famosos en el archipiélago los peces decorativos, que se venden en todo el mundo.

Entre la fauna indonesia se halla el dragón de Komodo, el lagarto más grande del planeta, endémico del país.

Población

Demografía

En Indonesia viven más de 255 millones de personas, población que se caracteriza sobre todo por su enorme diversidad étnica. Las autoridades se muestran orgullosas de que la unidad nacional se ha conseguido mediante la congregación pacífica de todo tipo de diferencias.

La edad media de los habitantes de Indonesia, cercana a los 29 años, configura una nación sustancialmente joven. Las expectativas de vida, por su parte, se sitúan en los 69 años para los hombres y en los 75 para las mujeres.

La mayoría de la población indonesia reside en los campos, aunque algunas ciudades del país están superpobladas. Las tres islas de mayor población son Sumatra, la más habitada, y Java y Madura, que concentran a dos tercios de los residentes en el país. La capital del archipiélago es Yakarta, enorme metrópoli de más de once millones de habitantes ubicada en Java. Otras ciudades que superan el millón de residentes son Surabaya, Bandung, Medan, Bekasi, Palembang, Semarang y Tangerang. Existen grandes diferencias sociales, apreciables sobre todo en las grandes urbes, entre los ricos, la clase media y los pobres.

En Indonesia conviven unas 350 etnias diferentes. Los javaneses, el 40 % de la población, constituyen el grupo mayoritario. Las principales minorías son los sundaneses (15 %), los madureses y los malayos costeros. Entre los pobladores no oriundos del país merecen una especial mención los chinos.

Lengua

Desde la independencia del país, el idioma oficial es el indonesio bahasa. Esta lengua es el resultado de ciertas modificaciones del malayo, con el que comparte la mayoría de las estructuras gramaticales y la morfología. Las mayores diferencias entre ambos son léxicas, pues el indonesio bahasa posee un gran número de términos originados por el influjo de los dialectos que se hablan en las distintas islas. En 1973, las instituciones culturales indonesias y malayas comenzaron a desarrollar una labor conjunta destinada a intentar fijar una norma ortográfica de ambos idiomas. Entre los otros 200 dialectos usados en el archipiélago cabe destacar el batak (de Sumatra del norte), el sundanés y el javanés (de Java), el tetum (de Timor), y el dayak (de Kalimantan).

Religión

El credo islámico, seguido por el 87 % de la población, es la religión ampliamente mayoritaria de Indonesia. El islamismo indonesio posee sus propias particularidades, ya que presenta influencias del hinduismo y del budismo. A gran distancia del islam se encuentra el cristianismo, seguido por diversos grupos protestantes (7 %) y por católicos (3 %). Además de estas confesiones, en el archipiélago se profesan prácticamente todas las religiones del mundo. Los chinos son en su mayoría budistas o confucianos. En los territorios menos industrializados y más remotos del país se practican cultos tribales de una gran antigüedad. Es característica de los indonesios la fe en el animismo, que consiste en la creencia en que todos los objetos están dotados de alma, voluntad y propiedades mágicas.

Economía y comunicación

Datos económicos

Indonesia tiene una economía de escasa repercusión en los mercados internacionales. A pesar de las dimensiones del país y de sus recursos naturales, no ha conseguido desarrollar la industria, y en consecuencia no se trata de un territorio competitivo a nivel económico. Esto se debe principalmente al mal aprovechamiento de los recursos, es decir, a la mala política financiera. Así, a lo largo de la década de 1990 el país sufrió una grave crisis económica por la mala gestión administrativa. Poco a poco pareció superar la situación crítica, aunque el principal problema económico al que se siguen enfrentando los indonesios es el desempleo. En la actualidad, la nación pertenece a dos asociaciones económicas internacionales: la Comunidad Económica Asia-Pacífico y la Asociación de las Naciones del Sudeste Asiático.

La economía indonesia vive principalmente de la agricultura. En la imágenes, pradera de cultivos en escalera en Nueva Guinea y cultivo de arroz en la isla de Bali. El arroz es la principal fuente de alimentación de los indonesios.

La economía indonesia vive principalmente de la agricultura. En la imágenes, pradera de cultivos en escalera en Nueva Guinea y cultivo de arroz en la isla de Bali. El arroz es la principal fuente de alimentación de los indonesios.

El archipiélago vive fundamentalmente de la agricultura. La mayoría de los terrenos cultivables de las islas se dedican a la explotación de cereales, más concretamente de arroz, principal fuente de alimentación de los indonesios. También es importante el caucho y la caña de azúcar, además de los cacahuetes.

En Indonesia existen muy ricos recursos minerales, subexplotados por la falta de infraestructura moderna. En Sumatra, Borneo y Java se extrae petróleo, uno de los principales recursos económicos del país. En otras partes del territorio también se pueden encontrar carbón, estaño, gas natural y níquel.

La industria indonesia está muy poco desarrollada. La más destacada es la de producción de madera. En el archipiélago existe tal cantidad de especies autóctonas de árboles y tal cantidad de bosques y selvas tropicales, que la industria maderera posee cada vez una mayor relevancia dentro de su economía. Sin embargo, la explotación de este tipo de recursos naturales está llevando a una paulatina y peligrosa deforestación, lo que pone en peligro a las ricas flora y fauna nacionales. Del resto de industrias apenas destacan las de papel, bebidas y cemento. En lo que se refiere al sector bancario de Indonesia, éste es muy débil y depende íntegramente del Estado.

Como país especialmente rico en cuanto a recursos naturales, Indonesia basa su comercio externo sobre todo en la exportación de materias primas. También se exporta petróleo, especialmente a los Estados Unidos de América. Asimismo, Indonesia es famosa por producir y exportar artículos manufacturados de muy bajo coste de elaboración, lo que los convierte en productos altamente competitivos en el mercado internacional. Otro de los países con los que Indonesia mantiene un intercambio comercial importante es con Japón.

Debido a la conformación física del archipiélago, la principal forma de transporte en Indonesia es la vía marítima. Todo el territorio está repleto de bahías y puertos. Los puertos más importantes son los de Yakarta, Medan y Surabaya. Dentro del transporte terrestre sólo existen carreteras y vías de dimensiones considerables en Sumatra y en Java. El transporte a otros países, así como gran parte de las exportaciones, se realiza a través de las compañías aéreas. En Indonesia hay un total de 673 aeropuertos, aunque algunos de ellos poseen unas instalaciones demasiado antiguas. La compañía aérea nacional se llama Garuda.

Comunicación

Por las diferentes islas del archipiélago indonesio circulan más de una decena de periódicos de distintas tendencias, entre ellos Republika, The Indonesian Observer y The Jakarta Post. El país posee 54 estaciones de televisión, que recogen programación nacional e internacional. Más de 700 estaciones de radio completan el panorama de los medios de comunicación indonesios.

En cuanto a telefonía, existen unos 38millones de líneas telefónicas fijas y unos 250millones de teléfonos móviles. Internet está perfectamente asentado entre los pobladores de las ciudades más industrializadas, calculándose que unos 20millones de indonesios navegan asiduamente a través de la red.

Administración y política

División territorial, forma de gobierno y partidos políticos

Desde el punto de vista administrativo, Indonesia se divide en treinta provincias, a las que se unen dos regiones especiales (Aceh y Yogyakarta) y un distrito especial, el de Yakarta Raya, donde se sitúa la capital.

Vista de Yakarta, la capital política, económica y cultural de Indonesia.

Indonesia es una república unitaria pluripartidista con dos cámaras legislativas: la Cámara de Representantes del Pueblo y la Asamblea Consultiva Popular. El país se rige por la Constitución de 1945, que refrenda el sistema electoral de sufragio universal. La Asamblea se encarga de elegir al presidente y al vicepresidente de la república, cargos que son ocupados durante cinco años con la posibilidad de ser reelegidos. El presidente es también el jefe de Gobierno.

Los principales partidos políticos son el Secretariado Conjunto de Grupos Funcionales (conocido en Indonesia como «Golkar»), el Partido Democrático Indonesio (nacionalista y cristiano) y el Partido de Desarrollo Unido (musulmán).

Servicios del Estado

Desde la independencia nacional, las autoridades indonesias intentaron acabar con la tasa de analfabetismo del archipiélago, que era alarmante. Actualmente, la educación pública gratuita se extiende a lo largo de doce años: seisde educación primaria y otros seisde educación secundaria. De la enseñanza superior se encargan las universidades, tanto públicas como privadas, y los colegios de estudios técnicos. Las principales universidades y centros de altos estudios del país son la Universidad Indonesia de Yakarta, la Universidad Airlangga de Surabaya y el Instituto de Tecnología de Bandung.

La sanidad pública de Indonesia tiene como principal objetivo hacer frente a las diferentes epidemias tropicales que se producen en el país, epidemias muy típicas en las regiones del sudeste de Asia. A pesar de que hoy en día se ha conseguido erradicar la mayor parte de ellas, es posible aún encontrar numerosos casos de paludismo, lepra, tuberculosis o cólera. Sin embargo, el principal problema es la desnutrición de la población, causada por su pobre dieta alimentaria (millones de personas se nutren casi exclusivamente de arroz). Esto hace que los indonesios tengan generalmente un sistema inmunológico poco desarrollado y muy vulnerable. También supone un serio problema para la sanidad indonesia la falta de personal titulado, más acusada en las zonas rurales del país, donde las epidemias se producen además con mayor frecuencia.

Historia

De la prehistoria al florecimiento del hinduismo

Los estudios arqueológicos sitúan en el Paleolítico inferior la llegada de los primeros hombres prehistóricos a las islas de Indonesia. Se cree que estos primitivos pobladores eran herederos directos del Homo erectus. Las distintas etnias que terminaron dando lugar a la actual conformación racial indonesia fueron llegando al archipiélago a lo largo de diferentes épocas históricas.

La primera civilización extranjera que habitó las islas fue la china. La llegada de los chinos se remonta probablemente a antes de la era cristiana. Los primeros contactos fueron debidos a las necesidades comerciales de ambas regiones.

Existe mayor documentación en lo que se refiere a la relación con los indios, más próxima en la historia. A partir del siglo II de nuestra era se crearon diversos reinos hindúes en territorio indonesio. El asentamiento hindú se produjo de forma pacífica, sin conflictos con los nativos de las islas. Del siglo III datan diversas esculturas de Buda halladas en las islas Célebes. Entre los principales reinos hindúes medievales destacan el de Srivijaya, que floreció en Sumatra y Java entre los siglos VIII y XIII, y el de Majapahit, activo en Java hasta finales del siglo XV. Ambos llegaron a dominar buena parte del océano Índico.

La llegada del islam

La penetración islámica en Indonesia se produjo a partir del siglo XI a través de los mercaderes árabes. No hubo disputas violentas entre los hindúes y los musulmanes, ya que los primeros se convirtieron al islam sin oponer casi resistencia. En los comienzos del siglo XV, las islas de Java y Borneo y los archipiélagos de la Sonda y las Molucas ya estaban islamizados. Sin embargo, el hinduismo nunca llegó a desaparecer del todo, y consiguió mantener una importante minoría en Bali.

La colonia holandesa

El territorio del sudeste de Asia había adquirido fama entre los comerciantes y los colonizadores de origen europeo por las apreciadas especias que vendían con asiduidad persas y árabes. Estas especias eran especialmente codiciadas en Occidente debido a su carácter exótico. Cuando las más importantes armadas europeas comenzaron a alcanzar un mayor desarrollo tecnológico, se planearon largos viajes al sudeste de Asia, viajes que terminarían colonizando territorios como los de la India. Portugueses, españoles, holandeses e ingleses fueron los que más empeño pusieron en hacerse con las islas indonesias.

Durante el siglo XVI los portugueses tomaron cierta ventaja frente a los demás colonizadores, haciéndose con Malaca, las Molucas y Timor. No obstante, a finales del mismo siglo los holandeses perpetuaron su comercio con las islas de Indonesia a través de la Compañía del Este de las Indias. De esta manera lograron expulsar a los portugueses de los territorios de Indonesia, con excepción de un pequeño reducto en Timor, donde los lusos consiguieron dejar pequeñas colonias. La compañía rigió los destinos del archipiélago hasta 1799, cuando el Estado holandés se hizo con el gobierno de la colonia. Los holandeses marcaron para siempre la vida de Indonesia, cambiando muchos elementos de su infraestructura y su política.

Las luchas nacionalistas

Durante el siglo XIX los Países Bajos hubieron de sofocar diversos alzamientos nacionalistas en la colonia, de los que cabe destacar el del príncipe Diponegoro. La conciencia nacional siguió fraguándose a lo largo de la primera mitad del siglo XX. Los indonesios se agruparon en partidos políticos independentistas, como el Partido Comunista Indonesio (PKI) o el Partido Nacionalista Indonesio (PNI).

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Japón invadió las islas y expulsó a los neerlandeses. A pesar de las promesas japonesas de independencia, los abusos cometidos por la policía secreta nipona (Gempetai) provocaron la desconfianza de los nativos, quienes empezaron a organizarse a través de pequeñas guerrillas. La derrota del Ejército japonés en la contienda mundial propició la emancipación de Indonesia.

Indonesia independiente

El 17 de agosto de 1945, el general Achmed Sukarno, fundador del PNI y líder del Ejército de Defensores de la Patria, y Mohamed Hatta proclamaron unilateralmente la independencia de Indonesia, ocupando la presidencia (Sukarno) y la vicepresidencia (Hatta) de la nueva nación. Después de cuatro años de negociaciones, los neerlandeses aceptaron la resolución del pueblo indonesio y reconocieron su emancipación.

La primera Constitución, de 1945, estableció un carácter federado para el país, pero en 1950 Sukarno propugnó el cambio hacia un estado unitario. Además, comenzó a mostrar su simpatía por el comunismo ruso, lo que le llevó a instaurar la llamada «democracia rígida» que desembocó en el fallido golpe comunista de 1965.

Anulado el pronunciamiento, asumió el poder el general Suharto, que en 1967 fue designado presidente de la nación. De tendencias abiertamente opuestas a su predecesor, Suharto desató una persecución implacable contra los comunistas en la que murieron casi medio millón de personas. Suharto consiguió además apropiarse del territorio portugués de Timor y anexionarse el de Irian Jaya.

En los primeros años de su presidencia, Suharto saneó la débil economía indonesia e implantó en el país una especie de ideología oficial basada en los llamados «cinco principios»: fe en un solo dios, humanitarismo, unidad nacional, democracia y justicia social. No obstante, su política fue acusada de autoritaria y nepotista, así como de haber violado los derechos humanos en las insurrecciones de Timor Oriental. Con el apoyo del Golkar, Suharto fue reelegido en diversas ocasiones, hasta que la crisis económica de 1998 originó manifestaciones masivas contra su figura.

Suharto presentó la dimisión, y la presidencia indonesia pasó a manos de Bacharudín Yusuf Habibie, quien hubo de cederla, tras los comicios de 1999, a Megawati Sukarnoputri, hija de Sukarno. Ese año, los intentos independentistas de Timor Oriental se saldaron con multitud de víctimas, una situación que sólo pudo ser controlada tras la intervención de fuerzas de pacificación internacionales. A finales de ese mismo año, Abdurramán Wahid fue designado presidente de la República de Indonesia.

En 2001, Sukarnoputri reasumió la presidencia, y un año más tarde Timor Oriental consiguió la independencia. El radicalismo islamista hizo su aparición en el país en 2002 con un sangriento atentado en Bali contra edificios turísticos de la isla. Los comicios presidenciales de 2004 llevaron a la jefatura del Estado al general retirado Susilo Bambang Yudhoyono. A finales de ese año, un inmenso tsunami originado bajo el suelo de Sumatra arrasó la provincia de Aceh antes de proseguir su estela destructiva por el litoral del sudeste asiático. La situación en Aceh, donde la catástrofe dejó decenas de miles de muertos e incalculables daños materiales, tuvo el efecto positivo de propiciar un acuerdo en 2005 entre la guerrilla secesionista que operaba en la zona y el Ejecutivo indonesio. Ese año, un terremoto asoló la isla de Nias. Cuando aún se estaba intentando reconstruir la zona, en mayo de 2006 otro sismo acabó con la vida de miles de personas en la isla de Java.

El conflicto en la provincia separatista de Aceh entró en una nueva fase con la celebración de las primeras elecciones directas en el territorio en diciembre de 2006. En los comicios resultó vencedor el antiguo dirigente rebelde Irwandi Yusuf, quien fue nombrado gobernador de la provincia. En 2008 presentó sus conclusiones la Comisión de la Verdad, que analizó la actuación del Ejército indonesio durante su ocupación de Timor Oriental a finales de la década de 1990. La comisión acusó al régimen indonesio de haber cometido en este periodo violaciones contra los derechos humanos, que las autoridades indonesias lamentaron en una escueta declaración de disculpas.

En política interna, el liderazgo del presidente Yudhoyono se vio reforzado durante 2009. En las elecciones generales celebradas en abril, el oficialista Partido Democrático obtuvo una victoria clara. En julio de 2009, Yudhoyono renovó su mandato para un nuevo periodo al frente de la presidencia del país.

Durante el bienio 2007-2008, la economía indonesia mantuvo un buen ritmo de crecimiento, cifrado en torno al 6 % del PIB. Este índice se redujo en 2009 a un valor cercano al 4,5 %, explicable por el contexto de crisis económica y financiera internacional. El Estado indonesio mantenía como una de sus prioridades la mejora de las infraestructuras, uno de los obstáculos perceptibles de cara a la mejora de las inversiones y de las condiciones de vida de la población.

En la lucha contra las fuerzas islamistas operativas en su territorio, las fuerzas de seguridad indonesias abatieron en septiembre de 2009 a Noordin Mohamed Top, uno de los principales líderes rebeldes a quien se consideraba inspirador de varios atentados y ataques en el país. Meses más tarde, el Ejército realizó varias incursiones en los campos de entrenamiento de la provincia de Aceh de la Jemaa Islamiah, varios de cuyos militantes fueron detenidos. Uno de los dirigentes de este grupo, Dulmatin, sospechoso de la autoría de los atentados de Bali de 2002, resultó muerto en una operación policial en marzo de 2010. Otro de los autores de aquel ataque, Umar Patek, fue condenado en junio de 2012 a veinte años de prisión.

En los principios de la década de 2010, Indonesia siguió enfrentada a un conflicto nacionalista de baja intensidad, centrado en torno al movimiento de resistencia armada Movimiento de Papúa Libre, que reclamaba la secesión de la parte de la isla bajo soberanía indonesia. En su lucha contra males endémicos de su extenso territorio, en especial la lucha contra la corrupción, el desempleo y la pobreza y los problemas de infraestructuras, el Gobierno indonesio logró una ligera recuperación económica así reconocida por las principales instituciones financieras internacionales a partir de 2012.

El descontento social, agudizado después de que el Gobierno de Indonesia aprobara en junio de 2013 una subida sustancial de los precios del combustible, mejoró las expectativas de la formación opositora Partido Democrático de la Lucha Indonesio. En las elecciones parlamentarias de abril de 2014, este partido logró la victoria, aun cuando obtuvo un porcentaje de votos inferior al pronosticado por las encuestas. Posteriormente, los comicios presidenciales celebrados en julio de ese mismo año elevaron a su principal dirigente, Joko Widodo, a la presidencia de la nación.

Widodo, conocido popularmente como Jokowi y hasta entonces gobernador de Yakarta, era el primer máximo mandatario de Indonesia que no procedía de las elites políticas del país ni del ejército. Tras su investidura insistió en su intención de imponer un nuevo estilo en las acciones del Ejecutivo. Inició un acercamiento a sus opositores y reclamó una política de unidad para afrontar las dificultades socioeconómicas imperantes en el país. Las pulsiones separatistas en la provincia de Papúa y la amenaza yihadista se situaban entre sus preocupaciones. No en vano, en enero de 2016 un grupo armado afín al autodenominado Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) lanzó una serie de ataques coordinados en las cercanías de un conocido centro comercial de Yakarta.

En los primeros meses de su presidencia, Widodo hubo de hacer frente a las consecuencias de un importante siniestro aéreo cuando, en diciembre de 2014, un avión comercial de la aerolínea AirAsia se estrelló en aguas de la isla de Borneo. El accidente, provocado por un fallo mecánico, causó la muerte a sus 162 ocupantes. El Gobierno indonesio intervino asimismo en la crisis humanitaria de la etnia rohingya, de religión musulmana y originaria de Birmania y Bangladesh, que era objeto de persecución y a cuyos miembros se había negado la ciudadanía birmana. En una acción conjunta con el Ejecutivo de Malasia, Indonesia llegó a un acuerdo en mayo de 2015 para ofrecer un refugio temporal a estos refugiados, que vagaban a bordo de precarias embarcaciones por el mar de Andamán en busca de asilo.

En septiembre de 2018, el territorio de Indonesia se vio sacudido por un violento movimiento sísmico que provocó como consecuencia un maremoto de gran envergadura. La zona más afectada fue el istmo de la península de Minahasa. La sucesión de sismos, que alcanzaron un máximo de magnitud de 7,5, fue altamente destructiva y, pese a las alertas de tsunami comunicadas por las autoridades, las grandes olas posteriores que asolaron la región se cobraron un alto número de víctimas. Al menos dos mil personas perdieron la vida por los efectos combinados del sismo y el maremoto. Varias decenas de miles más resultaron afectadas, al tiempo que las infraestructuras, los edificios y las obras públicas de la zona quedaron dañados seriamente. Entre las secuelas sobre la obra civil se incluyó la destrucción del icónico puente de Palu, el primero diseñado con arcadas que había sido erigido en el país.

Otro episodio luctuoso tuvo lugar en territorio indonesio en octubre de 2018, cuando un avión con 189 personas a bordo de la compañía de bajo coste Lion Air se estrelló en el mar de Java y causó la muerte a todos sus ocupantes. La aeronave era de modelo Boeing 737 Max 8, uno de cuyos aviones sufriría un accidente similar en Etiopía unos meses más tarde. Este segundo siniestro llevó a las autoridades a retirar dicho modelo de la circulación aérea.

Por otra parte, en abril de 2019 se celebraron en Indonesia elecciones presidenciales y legislativas, de forma simultánea por vez primera en la historia del país. El presidente saliente, Joko Widodo, fue reelegido con una mayoría holgada (55 % de los sufragios). En los comicios legislativos, el Partido Democrático Indonesio encabezado por Megawati Sukarnoputri logró el mayor número de escaños, con casi el 20 % de los votos.

Sociedad y cultura

Literatura

La tradición literaria de Indonesia comienza en los siglos IX y X. Esta actividad literaria se centró sobre todo en las islas de Bali y Sumatra, además de las costas de Borneo. Los primeros escritos indonesios pertenecen a los comerciantes y colonizadores hindúes y musulmanes, que extendieron su tradición literaria al archipiélago junto con sus productos e infraestructuras. Las obras eran mayormente épicas y religiosas, y en ellas se retrataban los principales dioses de las tradiciones religiosas budista y musulmana, además de los grandes acontecimientos recientes de la historia local. La figura de Abdel Kader Munchi tiene gran importancia literaria, ya que marca el tránsito desde la literatura clásica indonesia a la moderna. Munchi era un inmigrante árabe que escribió una obra muy relevante, Hikayat Abdullah, así como relatos de sus numerosos viajes. Durante el siglo XX se incorporaron a la literatura indonesia muchos elementos modernos de las vanguardias europeas, gracias sobre todo al revolucionario escritor Takdir Alisjahbana. Un movimiento literario de importancia fue el Grupo de 1945 o Angkatan 45, en el que destacó la figura de Chairil Anwar. Otros escritores importantes del siglo XX son Kirdjomuljo y Nugroho Notosutanto.

En la literatura del archipiélago, el periodismo cuenta con una especial relevancia. Los editores de Indonesia emplean sobre todo los periódicos para dar a conocer a los nuevos autores y para hacer ediciones económicas de las principales obras literarias.

Artes plásticas y patrimonio cultural

La pintura de Indonesia se puede dividir en tres etapas: un primer periodo clásico, en el que se recogen muy especialmente las influencias heredadas de los países que penetraron en el archipiélago, como China y la India; un segundo momento, en el que se crean tradiciones pictóricas que aún se conservan; y una tercera época, actual, en la que se suman a las tradiciones nuevos elementos artísticos procedentes sobre todo de Occidente. A lo largo del siglo XX se han creado museos y escuelas para promocionar la pintura, así como un gran número de exposiciones de autores indonesios, muy especialmente de los pintores procedentes de Bali.

La isla de Java aloja en su interior los templos más significativos de la arquitectura tradicional indonesia. En las imágenes, el templo hinduista de Prambanan y el budista de Borobudur.

La isla de Java aloja en su interior los templos más significativos de la arquitectura tradicional indonesia. En las imágenes, el templo hinduista de Prambanan y el budista de Borobudur.

Dentro de la arquitectura de Indonesia poseen una especial relevancia los templos religiosos medievales hinduistas y budistas. Los templos más importantes del país se encuentran en la isla de Java: son el recinto hinduista de Prambanan y el templo budista de Borobudur. El primero es un conjunto de edificios levantados por la dinastía Sanjaya entre los siglos VIII y X, del que destacan tres espectaculares santuarios dedicados a Brahma, Vishnú y Shiva. El grandioso templo circular de Borobudur, por su parte, fue erigido en el siglo IX en forma de círculos concéntricos que representan la ascensión mística al nirvana. Tanto su arquitectura como sus cientos de esculturas y relieves decorativos han hecho a ambos conjuntos merecedores de figurar en la lista del Patrimonio de la Humanidad establecida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés).

Una forma de expresión artística fundamental en las artes plásticas indonesias es el batik, que consiste en la preparación y decoración ritual de telas de algodón. Se emplean tinturas extraídas de las plantas más típicas del país, y con ellas se pintan únicamente algunas zonas de la delicada tela blanca, llamada en Indonesia muslin o mori. Los dibujos sobre los que se aplican las tinturas deben ser resistentes a éstas, por lo que se utiliza sobre todo cera de abeja, que se calienta antes de ser aplicada sobre la tela. Los motivos ornamentales dibujados sobre el algodón, de significado histórico, se dividen en cinco grupos: el banji, especie de cruz procedente de Asia oriental que simboliza la buena suerte; el ceplok, que consiste en una serie de cuadrados y rombos armónicos con formas florales y animales; el kawung, de gran antigüedad, que emplea círculos que se cruzan armónicamente; el nitik, que imita la textura de las telas; y el garis miring, que a diferencia de los anteriores emplea exclusivamente líneas que cortan la estructura de la tela transversalmente. El proceso de elaboración de los batik es muy complejo, y en él tiene un papel fundamental el azar, que es el que determina muchas de las formas pintadas sobre las telas.

La preparación y decoración ritual de las telas de algodón, denominada batik, supone un proceso muy complejo y constituye una de las expresiones artísticas características de Indonesia.

Artes escénicas y música

El teatro de Indonesia es de una gran relevancia tanto cultural como estética. En Bali, el teatro constituye una genuina forma de expresión artística, que ha sido estudiada por diversos autores, como el dramaturgo francés Antonin Artaud. El teatro balinés supone la esencia viva del drama. En él no hay literatura, sino expresión ritual y mágica, basada en ideas y nociones animistas. El pueblo balinés expresa su cultura a través de la celebración de un teatro en el que la música y los colores crean una atmósfera mágica. Muy típico de Indonesia es también el teatro de sombras, practicado sobre todo durante la noche, con luces artificiales que las acentúan. Estas sombras adoptan la forma de dioses y personajes que narran visualmente lo que es relatado por los actores.

La expresión y la música son ingredientes fundamentales del teatro indonesio. En la imagen, bailarina balinesa durante una representación.

Las danzas rituales son otra manifestación típica del arte indonesio. Las más famosas son el Bedaya y el Serimpi, que se practican en la isla de Java. También destaca la danza del mono. En lo que se refiere a la música de Indonesia, sobre todo a la que tiene su origen en Bali, lo más representativo es el empleo de instrumentos musicales autóctonos para la celebración de bailes, rituales y espectáculos dramáticos. El anklung, por ejemplo, un instrumento de percusión construido con cañas de bambú, se utiliza durante las festividades. Tiene su origen en la isla de Java, donde se usaba para festejar la llegada de los grandes personajes. El sonido del anklung se produce haciendo vibrar las cañas de bambú perfectamente cortadas. Cada anklung sólo puede emitir un par de notas distintas, por lo que para alcanzar sonidos más complejos es necesario el uso de cientos de ellos.

Las orquestas típicas de Indonesia se llaman gamelanes. Aunque tienen su origen en la isla de Java, es posible encontrarlas a lo largo de prácticamente todo el archipiélago indonesio. Los gamelanes pueden estar compuestos por instrumentos de diversas clases, variando las agrupaciones de una isla a otra. Sin embargo, los grupos más famosos son los de percusionistas. Los gamelanes son también conocidos como gangsa, debido a que éste es el material más empleado para construir los instrumentos de las orquestas. A diferencia de la música occidental, los gamelanes emplean escalas de cinco y siete tonos, con la particularidad de que entre una nota y otra no existe siempre la misma distancia. Esto hace que la música típica de Indonesia sea extremadamente flexible.

Las orquestas típicas indonesias se denominan gamelanes y en ellas predominan los instrumentos de percusión, algunos de los cuales se reproducen en la imagen.

En la música del archipiélago existen tres elementos fundamentales: la armonía, la melodía y el ritmo. De estos tres elementos el que más destaca es el melódico. Los instrumentos más utilizados en las orquestas indonesias son los gongs, los xilófonos, las marimbas y las cítaras.

El gong es también muy habitual en las culturas india y china. Los gongs se construyen habitualmente empleando bronce, que es fundido para que adopte la forma más conveniente para lograr una marcada y característica resonancia. Los gongs pueden medir desde un metro hasta apenas treinta centímetros. Habitualmente son colgados en hilera sobre listones.

Los xilófonos y otros instrumentos similares de percusión son también muy típicos en la música de los gamelanes. Los hay tanto de madera como de metal. Algunos pueden llegar incluso a ser un paso intermedio entre el gong y el xilófono clásico. También se utilizan en ocasiones cacerolas, colocadas unas detrás de otras simulando un gran xilófono. La percusión de las orquestas del archipiélago emplea también tambores para enriquecer el sonido, haciendo que contrasten con los timbres metálicos de los gongs y algunos xilófonos. Los instrumentos de viento más empleados en la música de las islas son los propios de la música occidental. La flauta típica de los gamelanes se llama suling. Dentro de los instrumentos de cuerda destaca la cítara, que recibe el nombre de celempung.

Las voces de los gamelanes son interpretadas por unos quince vocalistas, entre los que se incluyen tanto hombres como mujeres. Los cantantes emplean siempre sonidos nasales, y cantan con la cabeza girada hacia uno de los lados del escenario para no mirar directamente al público.

Ocio

Aunque el teatro y la danza indonesios tienen un origen marcadamente religioso, en la actualidad son auténticos espectáculos turísticos y actividades de ocio. Esto sucede muy especialmente con el teatro de sombras. Otro entretenimiento indonesio característico es la lucha de gallos. Originariamente era un ritual en el que se ofrecía la sangre de los animales a los dioses para que santificasen los templos, pero en la actualidad es un espectáculo de masas que cuenta con la aprobación del Gobierno. En estas peleas se pueden llegar a apostar grandes sumas de dinero.

El teatro de sombras, actualmente, ha perdido en parte su significado ritual y religioso y se ha convertido en un espectáculo de ocio.

El calendario de la República de Indonesia está repleto de festividades. Las más famosas tienen su origen en las distintas religiones practicadas en el territorio. Así, se celebra tanto la ascensión de Mahoma como el Año Nuevo hindú y la Navidad cristiana. Un festejo muy característico es el Ondulán o Cumpleaños del Templo, que se celebra cada 210 días, tiempo que dura un año balinés. En Sumatra se festeja el Día de los Difuntos. Asimismo, el final de la cosecha del arroz es saludado con rituales y ceremonias. Otras fiestas indonesias importantes son la del sacrificio de Hajat Laut y las del Kasodo.