Anshan

    La ciudad de Anshan se encuentra en la provincia china de Liaoning, en las estribaciones de las montañas Quianshan, a ochenta y nueve kilómetros de la ciudad de Shenyang. Su población ronda el 1.300.000 habitantes.

    Anshan destaca sobre todo por ser una de las principales explotadoras de hierro y acero del mundo, alcanzando la producción de seis millones de toneladas de acero al año. Así, ha desarrollado un papel muy importante en la economía china desde 1918, año en el que comenzaron a desarrollarse las explotaciones, favorecidas por la riqueza minera de los territorios. Junto a dichas industrias se han creado otras fábricas subsidiarias, dedicadas a la producción de maquinaria, compuestos químicos y cemento.

    La ciudad de Anshan fue fundada en el año 1387, y dos siglos después fue fortificada bajo el imperio de la dinastía Ming con el fin de defenderse del naciente poder de Manchuria. A lo largo de los siglos la ciudad sufrió un lento declive, que culminó en el año 1900 con la rebelión Bóxer. A esta decadencia se unieron las devastadoras consecuencias de la guerra ruso-japonesa (1904-1905), que dejó Anshan gravemente dañada, siendo necesario emprender su reconstrucción. A partir de 1918, la ciudad vivió un profundo proceso de industrialización acentuado por la ocupación de China nororiental por parte de los japoneses en 1931. Esta situación provocó que la ciudad se convirtiese en el escenario de los enfrentamientos entre chinos y japoneses en los conflictos que se produjeron entre 1937 y 1945 y durante la Segunda Guerra Mundial. La nueva reconstrucción de la ciudad, iniciada en 1950, se llevó a cabo empleando los medios tecnológicos más avanzados de la época, incluyendo sus plantas industriales dentro de los planes quinquenales de desarrollo del gobierno comunista chino.

    En la actualidad, debido a su desarrollo industrial, Anshan presenta un aspecto muy distinto al de sus orígenes, destacando sus amplias avenidas.