Bangalore

    Capital del estado de Karnataka, en el sur de la India, Bangalore es una de las ciudades más cosmopolitas del país y uno de sus principales núcleos industriales y tecnológicos. Conocida como el “Sillicon Valley”, por su relevancia en el campo del software, y como la “ciudad jardín”, por su abundancia en espacios verdes, se asienta sobre el altiplano de Karnataka, al sur de la vasta meseta basáltica del Decán, una de las formaciones geológicas más antiguas del mundo.

    Bangalore, situada a 940 metros sobre el nivel del mar, se caracteriza por su microclima, con un nivel de humedad inferior al de la región y temperaturas templadas a lo largo de todo el año, que sin embargo pueden alcanzar los 35 grados centígrados en el mes de abril. Las precipitaciones, que dependen de los monzones del noreste y del sudoeste, registran un máximo anual de 925 milímetros, en ocasiones insuficientes para el abastecimiento de la población.

    Tiene 5.700.000 habitantes, entre los que predominan los hablantes de kannada e inglés, aunque en la ciudad abundan los políglotas, capaces de hablar tamil y telugú, lenguas de los estados vecinos de Tamil Nadu y Andrah Pradesh, respectivamente.

    En las áreas agrícolas de su región, regadas por los ríos Kanva y Arkanvati, afluentes del Cauvery, se cosechan cereales como el mijo, además de semillas oleaginosas. Sin embargo, el sector más pujante de su economía se apoya en su industria de maquinaria, material eléctrico, aeronáutica y equipos de comunicación, muchas de ellas en manos del estado, así como las industrias telefónicas y de confección de jabones. De propiedad privada son la mayor parte de sus plantas textiles y de calzado, además de las farmacéuticas o las papeleras.

    Sin embargo, uno de los principales logros industriales de la ciudad se centra en su creciente manufactura de software, respaldada por numerosas compañías nacionales, como Wipro, y multinacionales, como IBM, afincadas en distinto puntos del casco urbano, como el Parque Tecnológico Internacional, pionero en la industria informática india. Asimismo, como sede del Instituto Indio de Astrofísica, la ciudad es punto central del programa espacial de la India.

    Además de contar con una extensa red de autobuses urbanos y de trenes de cercanías, Bangalore es uno de los principales puntos de conexión ferroviaria entre el norte y el sur del país, así como centro del eje de comunicaciones entre el este y el oeste del área meridional. Su aeropuerto cuenta con vuelos nacionales e internacionales.

    Los antecedentes de Bangalore se sitúan en una pequeña fortaleza erigida en 1537 por Kempe Gowda, señor feudal del imperio hindú de Vijayanagar. A partir del siglo XVII, la ciudad pasó a ser gobernada por los sultanes musulmanes de Bijapur, que más tarde cedieron el trono a la dinastía hindú de los wadiyar. Con capital en la fortaleza de Srirangapatnam, ésta permanecía al frente del reino de Mysore. El dominio de los wadiyares se mantuvo hasta 1761, cuando el último de éstos, Chikka Krishnaraja Wadiyar II, fue depuesto por el ingeniero militar Haider Ali. Más tarde, éste sería sucedido por su hijo, el sultán Tipu, célebremente conocido como el “Tigre de Mysore” por su firme oposición a las fuerzas británicas, a quien se debió la construcción de varios de los palacios de la ciudad. En 1799, los británicos se impusieron sobre las tropas del sultanato y Bangalore constituyó un importante puesto de destacamento en la región meridional.

    Desde que en 1830 se convirtió en la capital del estado, se transformó además en un centro administrativo al servicio de la corona inglesa. En 1881, los británicos devolvieron el gobierno local a los maharajas de Mysore, aunque siguieron manteniendo el control administrativo y la presencia militar hasta la independencia de la India en 1947. Tras la reorganización territorial nacional de 1956, Bangalore se convirtió en capital de la región, y tras 1972, en la del nuevo estado de Karnataka.

    La ciudad es sede de renombradas instituciones, como el Instituto Indio de Ciencias, fundado en 1909, o el Laboratorio de Investigación Nacional Aeronáutica, establecido en 1960. Entre sus centros de enseñanza superior destacan la Universidad de Bangalore, abierta en 1964, al igual que la Universidad de Ciencias Agrícolas.

    La vida cultural local se ve impulsada por la celebración anual de distintos eventos, como exposiciones, festivales, conciertos y representaciones teatrales. Además, es una de las pocas metrópolis del sur que cuenta con oferta nocturna de ocio, incluyendo bares y pubs.

    Entre sus lugares de interés figuran el palacio de verano de Tipu, erigido por el propio sultán y usado como secretaría por los británicos hasta 1867, o el palacio de los maharajas de Mysore, cuya arquitectura recuerda al castillo de Windsor. Una institución oficial con valor turístico es el Vidhan Soudha, sede del Secretariado y de la Asamblea Legislativa, erigido en 1956 con un estilo neodravídico y algunos elementos propios de la arquitectura religiosa.

    Entre sus recintos verdes destacan el Parque Cubbon y el jardín botánico Lal Bagh, erigido por el sultán Heider Ali en el siglo XVIII, donde se conservan especies vegetales autóctonas y extranjeras, y donde se organizan certámenes florales.

    La ciudad también es sede de recintos religiosos, como el templo de Nandi o templo del toro, de estilo dravídico, con una figura de cuatro metros y medio de altura del toro usado como vehículo por Shiva, o el templo de Sri Gavi Gandareshwara, que durante el festival de Sankranthi, a mediados de enero, es escenario del fenómeno por el que un rayo de sol atraviesa los cuernos del toro Nandi para iluminar el ídolo allí instalado.