Amritsar

    ingimage

    Meca de las peregrinaciones del colectivo sij de la India, la ciudad comercial e industrial de Amritsar se halla situada en el estado septentrional de Punjab, muy próxima a la ciudad paquistaní de Lahore. La mayoría de su población de 1.011.327 habitantes (censo 2001) habla el punjabi y es seguidora de la doctrina sij, aunque también existen comunidades hindúes y musulmanas.

    Pese a que en sus tierras abundan los cultivos de cereales, algodón y caña de azúcar, la riqueza económica de Amritsar se centra en la industria manufacturera de conservas, productos químicos y textiles, así como en la confección de alfombras.

    La ciudad fue fundada en 1574 por el cuarto gurú sij, Ram Das, en torno al estanque Amrit Sarovar, célebre por sus poderes curativos, emplazado en unos terrenos cedidos a los sijs por el emperador mogol Akbar. Mientras la ciudad atraía a numerosos comerciantes, a finales del siglo XVI el gobernante y gurú Arjan Dev ordenó la construcción de un templo en el centro del lago, antecedente del actual Templo Dorado o Har Mandir Sahib.

    En 1849, la ciudad pasó a ser administrada por los británicos. Fueron éstos los que en 1919 perpetraron la masacre de Jallianwalla Bagh, en la que murieron 379 huelguistas indios desarmados, en protesta por la ley de encarcelamientos sin juicio previo. La matanza promovió el movimiento pacífico independentista de Gandhi.

    En la etapa de la India libre, otro conflicto violento se desencadenó en 1984, cuando Indira Gandhi ordenó al ejército ocupar el Templo Dorado, disparando sobre los cientos de sijs allí atrincherados, que reclamaban la autonomía del Punjab.

    Tras su construcción en el siglo XVI y su posterior destrucción por los afganos a mediados del siglo XVIII, el Templo Dorado, principal destino de las peregrinaciones sijs, fue definitivamente reconstruido en el siglo XIX por el maharaja sij Ranjit Singh, quien donó la cúpula de cobre recubierta de oro que hoy la corona y que le dio nombre.