Bandung

    Bandung (Bandoeng o Kota Kembang, "la ciudad flor") pasa por ser una de las ciudades más notables de Indonesia, capital de la provincia de Java Occidental, en la isla de Java. Está situada en una cuenca volcánica a unos 700 metros sobre el nivel del mar, lo que dota a la ciudad de un clima fresco.

    Su tamaño e importancia están apoyados por una buena comunicación con el resto de las provincias de la isla de Java, por medio de carreteras y ferrocarril; asimismo se comunica con el exterior a través de su aeropuerto.

    Bandung es considerada como el centro cultural e intelectual de Java por su sobresaliente número de colegios, academias de artes plásticas, y universidades, como la Universidad Negeri Padyayaran o la Universidad Católica Parahyangan.

    Sus 2.138.066 habitantes (censo de 2000), hacen de Bandung la tercera ciudad más populosa de Indonesia. La etnia más importante dentro de la población de la ciudad es la del pueblo sundanés, que toma como centro cultural la ciudad de Bandung. Este grupo mantiene sus diferencias con el resto de los pobladores de Java en cuestión de costumbres y lenguaje.

    El sector económico está sustentado por la industria que comenzó su expansión con la mejora de las comunicaciones, en concreto con la aparición del ferrocarril a finales del siglo XIX. Posteriormente experimentó una significativa mejora, con la entrada en escena del petróleo en la economía de la ciudad en 1970. Bandung posee una destacada industria de manufacturación en el sector textil y de la maquinaria, y también la industria química y cerámica sobresalen. La economía de la ciudad está impulsada por un marcado interés en la investigación aplicada a la industria, con centros especializados como es el caso del Centro Nacional de Investigación, donde cuentan con un reactor nuclear, o el Observatorio Bosscha en las montañas Lembang, en el norte, lugar de experimentos con el cultivo de vegetales y flores.

    Las primeras referencias a la ciudad en textos europeos datan de finales del siglo XV pero no cobró importancia como centro urbano hasta 1810, cuando fue "fundada" por los holandeses. La ciudad fue entonces considerada como centro administrativo y militar de las Indias Orientales neerlandesas, lo que motivó su rápido crecimiento. El crecimiento económico e industrial que se consiguió para la ciudad le otorgó el título de municipio en 1906, llegando a rivalizar con la misma Yakarta como posible capital de Indonesia sin embargo la invasión japonesa, en 1942, truncó esta posibilidad.

    Su posición destacada se vio reflejada en la elección de la ciudad, en 1955, como sede para la Conferencia Afroasiática de Solidaridad, también conocida como la Conferencia de Bandung, en la que se fijaron posturas anticolonialistas, y se trataron temas determinantes para las relaciones internacionales de los distintos países participantes, hasta el final de la Guerra Fría y la caída del telón de acero.

    Es interesante la arquitectura de la que hace gala, situada dentro del llamativo movimiento del Art Decó tropical, con ejemplos en construcciones como la del Museo Postal y Filatélico o el edifico de la Sociedad de Bandung para la Conservación del Patrimonio.