Amman

ingimage

Amman es la capital del Reino Hachemita de Jordania. Está situada en la región norte del país, separada del río Jordán y de la frontera con Israel por la cordillera Ajlun. La ciudad se levanta sobre diecinueve colinas al este de dichas montañas y su punto más alto alcanza los 918 metros sobre el nivel del mar.

Debido a su historia y a su particular geografía, es una urbe eminentemente árabe, aunque occidental en sus nuevos planteamientos urbanísticos. El eje de la moderna Amman es la gran avenida Jevel Amman, de la que parten siete sectores o círculos que facilitan el tránsito.

La población de Amman, según el censo estimado del año 2000 es de 1.147.447 habitantes, en su mayoría árabes. Hay una importante presencia de minorías, como cristianos y palestinos.

Además de la capital, Amman es el centro industrial, comercial y administrativo del país. Su actividad industrial está basada en productos alimentarios, tabaco y manufacturas de textiles, papel, plásticos y utensilios de aluminio. También tiene fábricas de cemento y baterías eléctricas.

Amman es centro de toda la red de transportes jordana. Cuenta con un aeropuerto internacional, el Reina Alia, y dispone de varias autopistas: dos que la conectan con Jerusalem y otra hacia el sur, hasta el puerto de al-Agabah. También está unida por carretera con al-Salt, en las montañas del noroeste.

Historia

La primera civilización registrada en la zona es del periodo neolítico, unos 6500 años antes de Cristo. En el siglo XII a.C. Amman era la capital de los amonitas, pueblo judío frecuentemente nombrado en la Biblia, y recibía el nombre de Rabbath-Ammon. Fue conquistada también por los asirios y los persas. Su esplendor decayó en siglos posteriores hasta ser conquistada por Egipto, por el faraón Ptolomeo II Philadelphus (285-246 a.C.). Después de él, Amman fue tomada por los griegos, que la llamaron Filadelfia. En el siglo I a.C. sucumbió al dominio romano y fue anexada a la Decápolis, una liga de diez ciudades de cultura grecorromana en el Medio Oriente. Los romanos reconstruyeron la ciudad y en el siglo IV fue sede episcopal del cristianismo.

En el año 635 fue tomada por el general árabe Yazid bin Abi Sufran. Su nombre actual procede de la época del reino de Ghassan (reino árabe cristiano, aliado de Bizancio). La ciudad floreció bajo el mandato de los omeyas y los abasíes. Luego sufrió terremotos y desastres varios.

No hay datos históricos de la ciudad hasta 1878, año en que los turcos otomanos repoblaron el territorio con refugiados rusos, que permanecieron hasta después de la Primera Guerra Mundial. En 1921 el gobierno británico ratificó a Abdullah I como rey de los nuevos territorios. Éste hizo a la ciudad sede de su nuevo gobierno y capital del reino en 1946, con la independencia jordana.

La ciudad siguió siendo un pequeño núcleo poblado hasta que en 1948 comenzaron a llegar refugiados palestinos de la guerra árabe-israelí. La inmigración palestina aumentó en 1967, después de la Guerra de los Seis Días, en la que Jordania perdió sus territorios al este del río Jordán. La ciudad quedó destruida en 1970 tras la guerra civil que enfrentó a las fuerzas gubernamentales con las guerrillas palestinas.

Arte y cultura

Hoy es una ciudad moderna que alberga a musulmanes y cristianos. Es sede de la Universidad Jordana desde 1962. Conviven edificios de estilo moderno, como el Parlamento, al oeste de la ciudad, con el tradicional zoco en el centro o el Palacio Real al este. La ciudadela antigua, el Museo Arqueológico y un anfiteatro romano, son los principales atractivos turísticos de la ciudad.