Astana

    Astana es la capital de la república centroasiática de Kazajstán desde 1998 y del distrito federal. Se halla en la zona central del norte del país, a orillas del río Ishim, en una estepa semidesértica muy plana.

    En la ciudad, de casi 312.965 habitantes según el censo de 1999, se cruzan las líneas férreas más importantes del país y del sur de Siberia, que dan trabajo a la mayoría de la población. Hay un importante mercado de productos agrícolas de la zona. La actividad industrial se basa en la explotación de los recursos minerales como oro, plata, cobre, plomo y carbón. También se fabrican productos químicos, maquinaria agrícola y existen plantas de envasado de carne. La ciudad dispone de aeropuerto.

    Fue fundada por los cosacos siberianos en 1824 con el nombre de Akmolinsk. En principio era un puesto militar, pero se convirtió en un importante centro comercial en la confluencia de las rutas de caravanas que unían Bujara y Tashkent (Uzbekistán) con Siberia. También desempeñó tareas administrativas desde 1868.

    Ha tenido varios nombres desde su fundación. En 1961, el dirigente ruso Nikita Jruschov aplicó el Programa de Tierras vírgenes para desarrollar el norte del país, y la llamó Tselinograd (en ruso, “ciudad virgen”). Fue renombrada como Aqmola en 1992, con la independencia de la URSS. El 10 de diciembre de 1998 fue nombrada capital de Kazajstán con su nombre actual, Astana (“capital” en kazajo). Alberga desde entonces la sede de los diversos organismos gubernamentales. Esta decisión centralista fue tomada en detrimento de Almaty, la anterior capital, para contrarrestar el creciente poder de la minoría rusa y para alejar la capital de la frontera con China.

    La ciudad dispone de un caro plan urbanístico, con gran número de edificios de nueva construcción y continúa desarrollándose. Dispone de institutos de estudios superiores de agricultura, medicina, ingeniería y construcción, entre otros.