Brisbane

    La ciudad de Brisbane está ubicada en el este del territorio australiano, en el estado de Queensland, a orillas del río Brisbane y próxima a la bahía Moreton. El paisaje está dominado por la presencia de la cordillera Taylor, al sudeste, y de la Gran Cordillera Divisoria, al este. El casco urbano está atravesado por el cauce del Brisbane. Administrativamente, Brisbane es la capital del estado de Queensland. Su población, con datos estimados de 2004, consta de más de 1.700.000 habitantes. Destaca el espectacular desarrollo demográfico contabilizado en la ciudad, donde se duplicó el número de habitantes entre los años 1940 y 1986.

    Las principales actividades económicas de la ciudad de Brisbane están relacionadas con la industria pesada. La población cuenta con factorías petroquímicas, metalúrgicas, acererías y construcciones mecánicas. El tejido industrial se completa con manufacturas de alimentos preparados, fertilizantes, materiales de construcción, curtido de pieles, elaboración de cerveza, artículos textiles, calzado, montaje de automóviles y fabricación de cigarrillos.

    Dos han sido los factores fundamentales para el desarrollo económico de la ciudad. Por un lado, su situación en las cercanías de una región con grandes recursos mineros, sobre todo, explotaciones de carbón, y especialmente fértil, donde se obtienen importantes producciones agrícolas y ganaderas (azúcar, lácteos, maíz, lana, carne...). Por otro, la canalización del río Brisbane ha permitido que barcos de gran calado pudieran llegar hasta la ciudad y utilizar su puerto para la exportación de numerosos productos. También en los alrededores de la población se hallan las terminales del oleoducto de Moonie y del gasoducto de Roma. La ciudad cuenta con buenas comunicaciones por carretera y ferrocarril, además de los servicios de un aeropuerto.

    Los orígenes de la ciudad de Brisbane se remontan al año 1823, cuando la bahía Moreton y las tierras de alrededor fueron exploradas por John Oxley. Dos años más tarde, el soldado, administrador y astrónomo británico Thomas Brisbane, a la sazón gobernador de Nueva Gales del Sur desde 1821, fundó una colonia penitenciaria bautizada como Edenglassie en el estado de Queensland, cerca de una aldea conocida como Moreton Bay. El gobernador utilizó a los reclusos para limpiar los campos y construir edificios y caminos, permitiendo el desarrollo de la comarca.

    En 1834, la colonia cambió su nombre por el de Brisbane, siendo considerada ciudad, aunque tal título no fue oficial hasta 1902. A partir de 1842, se permitió el asentamiento de colonos libres, siendo nombrada municipio y capital del estado independiente de Queensland en 1859. Hasta la década de 1920, formaba parte de la ciudad de Gran Brisbane, resultado de su unión con Brisbane Sur.

    La máxima representación de la cultura de la ciudad de Brisbane son las facultades que componen la Universidad de Queensland, fundada en 1910, y la Universidad Griffith, creada en 1971. No obstante, la población dispone de un museo estatal, fundado en 1871, y una galería nacional de arte, creada en 1895, además de diferentes parques y jardines.

    La trama urbana de la ciudad de Brisbane fue planificada con todo detalle, dotándola de amplias avenidas salpicadas de numerosas zonas verdes y jardines. Además, en 1988, sufrió una profunda remodelación y modernización al ser elegida como sede de una exposición universal. Numerosos edificios se construyeron aprovechando la ocasión, aunque entre los principales lugares de interés de la urbe se encuentran las construcciones más añejas. Entre ellas, destacan los edificios del parlamento y del ayuntamiento, así como los que acogen las aulas universitarias. Entre los edificios religiosos, sobresalen sendas catedrales, dedicadas a las confesiones anglicana y católica.