Yaren

    Es la principal ciudad de Naurú, una pequeña isla del suroeste de Micronesia a unos 42 kilómetros al sur del Ecuador. Caracterizado por su aislamiento, el país se encuentra a unos 300 kilómetros de la isla más cercana, Banaba (o isla Ocean), y a casi 4.000 kilómetros de grandes urbes como Sydney (en el sureste de Australia) y Honolulú (capital de Hawai).

    Yaren se localiza en la costa suroccidental de Naurú, cercana a la laguna de Buada, en una zona de clima tropical, con temperaturas constantes todo el año y una estación de lluvias que dura de noviembre a febrero. El último censo oficial, de 1992, refleja sólo 672 habitantes, siendo la mayoría de etnia nauruana y una cuarta parte de otras etnias del Pacífico, a las que se añaden las minorías chinas y europeas. El cristianismo es la única religión que se practica en la isla, con dos tercios de la población de credo protestante y un tercio católico. La lengua oficial es el nauruano, aunque el inglés se utiliza habitualmente en la actividad económica y administrativa.

    Aunque la República de Naurú no cuenta con una capital oficial, en Yaren se localizan el parlamento del país, la sede de gobierno y su tribunal supremo, lo que la convierten de facto en la capital. La principal (y casi única) fuente de riqueza es la producción de fosfatos de alta calidad, aunque los yacimientos corren serios riesgos de agotarse. La agricultura se reduce exclusivamente a la producción de cocos. La principal infraestructura que comunica a Naurú con el mundo es su aeropuerto internacional ya que el único puerto que existe está dedicado casi exclusivamente al atraque de cargueros para la exportación del fosfato.