Port-Vila

    Capital de la república de Vanuatu, archipiélago anteriormente conocido como Nuevas Hébridas y situado en el suroeste del océano Pacífico. Port-Vila se localiza sobre la bahía de Mele en la costa suroriental de la isla de Éfaté (o Vaté), una zona de clima tropical con lluvias moderadas de noviembre a abril y muy afectada por los vientos del sureste hasta el punto de que a veces llegan a convertirse en ciclones en una temporada que dura de diciembre a abril.

    En 2003 vivían en Port-Vila 36.900 habitantes, la mayoría de raza vanuatuana, aunque con importantes comunidades británicas, francesas y vietnamitas que confieren a la urbe un aspecto cosmopolita. El cristianismo protestante (con un 31,4% de presbiterianos y un 13,4% de anglicanos) y católico (13,1%) son las religiones dominantes, aunque un 5,6% de la población todavía practica cultos nativos. Las lenguas oficiales son el bislama, hablada por el 72,6% de los habitantes, el inglés y el francés, aunque en el país se hablan más de cien idiomas locales.

    La economía de Port-Vila se centra en la agricultura y pesca a pequeña escala, en una pequeña factoría envasadora de alimentos, y en el turismo que atrajo en 2004 a 50.000 visitantes. A través del puerto comercial se exporta especialmente copra, cacao y café, aunque esta actividad económica tiene los problemas habituales derivados de las largas distancias y los desastres naturales.

    En la ciudad hay también un aeropuerto internacional, un centro cultural y una escuela universitaria. Durante la Segunda Guerra Mundial Port-Vila sirvió como base para el ejército norteamericano, y en 1987 fue semidestruida por un ciclón.