Golfo de Omán

    El golfo de Omán es un brazo del mar Arábigo que se extiende desde los Emiratos Árabes Unidos y Omán al este de la península Arábiga, hasta Irán, al norte.

    Su anchura es de 320 kilómetros entre el cabo al-Hadd, en Omán y la bahía de Gwadar, en la frontera irano-paquistaní.

    Su longitud es de 560 kilómetros y conecta con el golfo Pérsico al noroeste a través del estrecho de Ormuz.

    La zona del norte del golfo de Omán tiene únicamente entre 50 y 200 metros de profundidad, pero ésta va aumentando al aproximarse al mar Arábigo.

    En el golfo de Omán hay una serie de pequeños puertos, como los de Suhar, al-Jabura, Mascate y Sur, en territorio omaní, y los de Jask y Bandar Beheshti, antiguamente conocido como Chah Bahar, en la parte iraní.

    Aunque hay recursos pesqueros y en la zona abundan los corales, su mayor importancia consiste en constituir la única ruta marítima de salida del área petrolífera ubicada en torno al golfo Pérsico, de hecho el 66% del comercio petrolífero por vía marítima circula por el golfo de Omán. De ahí que los principales países exportadores e importadores de petróleo tengan un interés común en proteger su seguridad.