Amarillo (Mar)

    El mar Amarillo se ubica en la parte septentrional del mar de la China oriental, constituyendo un amplio golfo abierto entre China y Corea.

    Su longitud es de 960 kilómetros y su anchura de 700; con una superficie de 404.000 kilómetros cuadrados, sus características son las típicas de un mar costero. Así, su profundidad máxima resulta bastante escasa, tan sólo 103 metros, siendo la media unos 44 metros.

    El principal río que desagua en este mar es su homónimo, el Amarillo, que deposita en él una elevada cantidad de arcillas que provocan el enturbiamiento del agua, otorgándole el color característico al que debe su nombre.

    La totalidad de los aluviones recibidos van colmatando lentamente la cuenca submarina. A pesar de este inconveniente, el mar Amarillo ha sido históricamente objeto de diversas actividades económicas.

    El clima del área se caracteriza por los inviernos muy fríos y secos, así como por los veranos calurosos y húmedos, en los que abundan los tifones. El nivel de precipitaciones oscila entre los 500 milímetros cúbicos al norte y los 1.000 al sur del mar.

    Los puertos más importantes son el de Inchon, en Corea del sur, cerca de Seúl, y el de Liushun (el antiguo Port Arthur) en China. La escasa profundidad de sus aguas debido al continuo enfangamiento de las mismas provoca que la mayor parte de sus puertos no sean susceptibles de acoger buques de gran calado.

    A finales del siglo XIX y a comienzos del XX hubo potencias, como Japón, Gran Bretaña y Rusia, que intentaron controlar alguno de los puntos de su costa, debido a la facilidad de penetración en el interior de China a través del valle del río Amarillo.