Bering (Mar de)

    El mar de Bering constituye la parte más septentrional del océano Pacífico. Es el punto en el que los continentes de Asia y América se encuentran más cerca, apenas 85 kilómetros que separan Rusia de Estados Unidos (estado de Alaska).

    Ocupa un área de alrededor de 2.304.000 kilómetros cuadrados, que incluyen las islas Aleutianas, pertenecientes a Alaska, y las islas Komandor, pertenecientes a Rusia.

    En el mar desembocan los ríos Yukón, proveniente de Alaska, y Anádir, de Siberia. Al norte del mar de Bering se encuentra el estrecho del mismo nombre, que conecta el mar con el océano Glacial Ártico.

    La mayor parte del agua del mar de Bering vuelve al océano Pacífico, ya que sólo una pequeña porción entra al océano Glacial Ártico a través del estrecho de Bering. Las aguas del mar de Bering, ricas en sales nutrientes, enriquecen las del Pacífico.

    La flora es abundante, con unas 160 especies de plantas y unas 200 de algas, siendo las más abundantes las algas diatomeas, alimento de crustáceos microscópicos, que a su vez sirven de alimento a las grandes cantidades de moluscos y percebes del mar de Bering.

    Hay unas 300 especies de peces, de las que 25 se aprovechan en la pesca. Destacan el salmón, el arenque, el bacalao y el fletán.

    En las costas del mar de Bering se pueden encontrar focas, nutrias de mar y, en las zonas más septentrionales, morsas y leones marinos. En verano varias especies de ballenas migran a esta zona.

    No hay muchos habitantes en las costas del mar de Bering. Las escasas poblaciones de la zona viven de la pesca, sobre todo del bacalao y el fletán, y de las pieles de focas.

    El mar fue descubierto en el siglo XVII por exploradores rusos, aunque recibió su nombre del capitán danés Vitus Bering, que navegó por la zona bajos las órdenes de Pedro el Grande, en 1724.