Muerto (Mar)

    El mar Muerto es un lago salino ubicado entre Israel y Jordania. Está situado a 400 metros por debajo del nivel del mar, es la zona de tierra firme más baja del planeta.

    La longitud del mar Muerto es de 80 kilómetros y su anchura es de 18, dando lugar a una superficie de 1.020 kilómetros cuadrados. Su principal fuente es la aportación del río Jordán, que desemboca en la zona septentrional. De la zona de Moab, al este, proceden los ríos Hisa, Muyib y Zarqa.

    El principal elemento geográfico de su área meridional es la península llamada al-Lisán (“la lengua”, en árabe).

    El clima del mar Muerto es de tipo mediterráneo, seco al norte y desértico al sur, y se trata del mar más salino de todo el mundo: en las aguas de la superficie hay un nivel de 300 partes de sal por cada 1.000 de agua. Esto aumenta enormemente la densidad del mar provocando fenómenos como que una persona pueda flotar en sus aguas sin esfuerzo.

    El nombre de “mar Muerto” se remonta, al menos, a época helenística (del 323 al 30 a.C.).

    Se menciona en la Biblia con relación a la historia de Abraham, la destrucción de las ciudades de Sodoma y Gomorra.

    La soledad estéril que rodea al mar Muerto sirvió como refugio a los reyes David y Herodes el Grande. La cercana fortaleza de Masada acaparó un fuerte protagonismo durante la revuelta judía contra Roma durante la época del emperador Tito: tras un asedio de dos años, los zelotes, miembros de una secta hebrea antirromana, se suicidaron en grupo y las tropas de Tito entraron en la fortaleza en el año 73 d.C.

    Los manuscritos del mar Muerto, obra de los esenios, fueron escondidos en las cuevas que se encuentran al noroeste del mar.