Estadística de atributos

    Se llama estadísticas de atributos a aquellas que contemplan en cada individuo de la población una característica no expresable numéricamente. Por ejemplo, si en un conjunto de personas se considera su estado civil (soltero, casado, viudo, separado) o el color de su cabello, se estará ante estadísticas de atributos.

    El único dato numérico que va a aparecer en estas estadísticas es la frecuencia de cada atributo. Si bien no permite establecer promedios ni medidas de dispersión, esta frecuencia puede constituir, mediante su proporción con el total o por su porcentaje, un reflejo de la estructura de la población con respecto a cada atributo. Por ejemplo, la siguiente tabla, establecida en una determinada ciudad A:

    Atributo

    Frecuencia

    Solteros

    32.560

    Casados

    254.320

    Viudos

    6.416

    Separados

    12.514

    Total

    305.810

    refleja, por ejemplo, que el 83,16% de los habitantes de esta ciudad están casados. El cálculo sería el siguiente:

    % casados = · 100 = 83,16

    Por otra parte, estas frecuencias permitirían efectuar comparaciones entre dos estadísticas de atributos análogas, aunque aplicadas a dos situaciones. Por ejemplo, si junto con la estadística anterior, perteneciente a la ciudad A, consideramos la similar, correspondiente a la ciudad B, establecida como:

    Atributo

    Frecuencia

    Solteros

    1.890

    Casados

    2.540

    Viudos

    420

    Separados

    16

    Total

    4.866

    En esta última el porcentaje de casados es:

    % casados = · 100 = 52,20 %

    Ello indicaría que las personas contraen matrimonio más en la población A que en la B, además de cuantificar cuál es la diferencia de ese atributo en ambas ciudades.

    Si se consideran simultáneamente dos atributos de una población, es preciso confeccionar una tabla de doble entrada, denominada tabla de contingencia. El cometido de esta tabla es averiguar si entre los atributos existe o no alguna relación, con lo que se establece una especie de dependencia, similar a la que estudia la correlación entre variables numéricas.

    Un modo sencillo de ver si dos atributos están o no relacionados consiste en convertir sus frecuencias correspondientes en porcentajes con respecto a su total. Si dichos porcentajes son muy similares, los atributos son independientes; si muestran grandes diferencias, existe asociación. Una manera más exacta exige el establecimiento de una medida, llamada coeficiente de contingencia o chi cuadrado.