Blu-ray

    Dispositivo de almacenamiento óptico en forma de disco, concebido como una tecnología semejante a los discos versátiles digitales (DVD), a los que pretendía desplazar en el mercado por sus prestaciones más avanzadas. Los discos Blu-ray tienen un diámetro normalizado de 120 mm y un grosor de 1,2 mm, equivalentes a los DVD y a los discos compactos (CD) convencionales. La denominación Blu-ray hace alusión al modo de lectura de estos soportes de almacenamiento, por medio de un haz de luz láser de color azul (blue, en inglés).

    El formato Blu-ray fue desarrollado por una asociación de fabricantes de productos electrónicos, hardware informático y producción cinematográfica. De este modo, están pensados para el almacenamiento y reproducción de contenidos audiovisuales con mayor resolución y capacidad que los discos DVD convencionales. La tecnología fue presentada oficialmente para el consumo en junio de 2006.

    Los productos comercializados en Blu-ray presentan algunas ventajas ampliamente reconocidas, como son su superior capacidad de almacenamiento (que multiplica por cinco la de un DVD) y la mejora de la calidad de reproducción, especialmente perceptible en grabaciones de alta resolución. El sonido es de gran definición y ofrece un sistema muy perfeccionado de manejo de menús de opciones. Además, los discos son más resistentes, al contar con procedimientos mejorados de recuperación de fallos en caso de deterioro del disco o presencia de huellas dactilares.

    Entre sus inconvenientes suele citarse el mayor costo tanto de los discos como de los reproductores con respecto al sistema DVD. Este hecho, unido a que el lanzamiento de Blu-ray coincidió en el tiempo con el auge creciente de los sistemas de reproducción de video en Internet y bajo demanda que modificaron los hábitos de los consumidores, explica que el éxito comercial de este formato no haya alcanzado las expectativas que se le asociaron inicialmente.