Bioetanol

    El bioetanol es un alcohol obtenido de la fermentación de los azúcares contenidos en diversas especies de cultivo como el maíz, la caña de azúcar, la cebada o el sorgo, que al mezclarse con la gasolina da lugar a una combinación de alto rendimiento energético, el biocombustible o biocarburante. Éste reduce de forma notable los niveles de gases contaminantes propios de los motores de combustión tradicionales alimentados con combustibles fósiles como la gasolina o el gasóleo.

    Se trata de un compuesto del que se han obtenido numerosas variedades que pueden combinarse en muy diferentes proporciones con las gasolinas y gasóleos o, incluso, llegar a emplearse solos.

    Entre las preparaciones más empleadas en la actualidad cabe citar el E-5 y el E-10, que son elaboraciones de bioetanol que se pueden combinar al 5 o al 10% con gasolina y que no requieren modificaciones de los motores convencionales. En la segunda mitad de la década de 2000 el E-5 es el bioetanol autorizado en Europa, mientras que el E-10 se usa sobre todo en los Estados Unidos y otros países americanos.

    Existen bioetanoles que se emplean como carburantes en porcentajes muy elevados, como el E-85, con apenas un 15% de gasolina, o que incluso no se mezclan, como en el caso del E-100. No obstante, este tipo de carburantes se utilizan sólo en motores especiales, instalados en los denominados vehículos de combustible flexible, y que cuentan con cierta implantación en países como los Estados Unidos o Brasil. Este país sudamericano puede considerarse como el pionero en la tecnología de los biocarburantes, ya que ha venido desarrollando desde la década de 1970 programas extensivos como el denominado Bioalcohol.

    También existen bioetanoles que se mezclan con gasóleo en vez de con gasolina, como el E-diesel.