Colesterol

    Estructura básica del esterano, componente fundamental de esteroides como el colesterol.

    Lípido que se encuentra en todas las células y también en la sangre de los vertebrados. Fue identificado por primera vez por Michel Chevreul en cálculos localizados en la vesícula biliar (su nombre griego significa “bilis sólida”).

    En su estructura química presenta una molécula de ciclopentanoperhidrofenantreno con diferentes modificaciones. Presenta dos extremos claramente diferenciados: uno formado por un grupo hidroxilo de naturaleza polar y otro apolar con grupos alifáticos. Es soluble en cloroformo y prácticamente insoluble en agua. Debido a estas características en la sangre siempre es transportado junto a proteínas formando moléculas muy grandes que se denominan lipoproteínas.

    El colesterol es fundamental para el ser humano. Sus funciones son:

    • Formar parte fundamental de la estructura de la célula animal (no existe en los vegetales). Es escaso en la membrana celular y más importante en la membrana citoplasmática, ya que controla y regula sus características físicas y químicas.

    • Ser precursor de sustancias imprescindibles para el organismo:

      • Hormonas sexuales: la progesterona, los estrógenos y la testosterona se obtienen a partir del colesterol.

      • Hormonas de la glándula adrenal como el cortisol o la aldosterona.

      • Sales biliares, clave en los procesos digestivos.

      • Vitamina D, fundamental en el metabolismo del calcio.

    El 60% del colesterol presente en el organismo es sintetizado de forma endógena. Su síntesis requiere de multitud de reacciones enzimáticas. El punto de partida el la acetil coenzima A. Algunos productos intermedios de este proceso son el escualeno o el lanosterol. El resto llega a través de la dieta. Sólo está presente en alimentos de origen animal como el huevo, la leche, el hígado o las carnes rojas. Existe un equilibrio importante entre el aporte de la dieta y la producción por parte de las células. Cuando existe un exceso en la dieta las células sintetizan menos. Si los alimentos aportan poco colesterol las células deben elaborar más.

    La presencia de altos niveles de colesterol en sangre (proceso que se conoce como hipercolesterolemia) aumenta el riesgo de problemas cardiovasculares. Parece ser que el riesgo principal se debe a una alta presencia de colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad (colesterol LDL), mientras que el colesterol unido a lipoproteínas de alta densidad (colesterol HDL) tiene un efecto protector. Analizando en conjunto se considera que valores de colesterol en sangre por encima de 300 mg/dl implican un alto riesgo de problemas cardiovasculares y niveles por debajo de 200 mg/dl se asocian con riesgo bajo. Estas concentraciones, sin embargo, deben ajustarse de modo casi individual y teniendo en cuenta otros factores de riesgo como pueden ser el consumo de tabaco, hipertensión, antecedentes familiares, edad, sexo y niveles de colesterol HDL.