Chernosems

    Suelos caracterizados por poseer un horizonte de tipo móllico: rico en materia orgánica, de tonalidad oscura y saturado en bases. Disponen además de concentraciones de carbonatos de tipo secundario. Están libres de yeso, limo, arena y horizonte petrocálcico, y son ricos en cal endurecida.

    Se dividen en varios grupos. Los chernosems gleicos se hallan saturados de agua y son pobres en oxígeno; disponen de un horizonte B (la segunda, comenzando por la superficie, de las capas que componen un suelo, y donde se depositan los materiales superficiales arrastrados por el agua) rico en arcillas. Los lúvicos tienen un horizonte B de tipo árgico, rico en arcilla arrastrada desde el nivel superior, además de otro rico en carbonato cálcico situado debajo del anterior. Los glósicos presentan penetraciones del horizonte A (superficial) dentro del B y del C (tercera capa del suelo, donde se pueden encontrar restos de roca madre no alterada=. Finalmente, los chernosems cálcicos son los que disponen de algún horizonte rico en calcio.