Burkina Faso

Pese a que Burkina Faso fue en el pasado testigo de la creación de poderosos reinos mossi que alcanzaron su mayor auge en el siglo XV, el territorio fue ocupado por Francia a finales del siglo XIX y se convirtió en colonia bajo el nombre de Alto Volta. Esta región recuperó en 1960 su independencia, pero la inestabilidad política debida a varios golpes militares, la falta de infraestructuras, su aislamiento y las constantes sequías han llevado a que el país sea considerado uno de los más pobres del mundo.

<IMG: GEO0005_F01.jpg>

Medio físico

Situada en el África occidental, la República de Burkina Faso tiene una extensión de 274.200 kilómetros cuadrados. No cuenta con salida al mar y una parte de su territorio está muy cerca del desierto del Sahara. Limita al norte y al oeste con Malí; al este, con Níger y Benín; y al sur con Togo, Ghana y Costa de Marfil.

El territorio es una vasta planicie, en su mayor parte arenosa, cuya altura media ronda los 400 metros. Hacia el sudeste se eleva un poco el terreno y allí aparecen algunas colinas, como el monte Tena Kuru que, con 749 metros de altura, es su principal elevación.

<IMG: GEO0005_F02.jpg>

Los ríos más importantes son el Volta Negro, el Volta Rojo y el Volta Blanco, que convergen hacia Ghana para formar el Volta. Otros ríos significativos son el Oti (también tributario del Volta), que nace en el sudeste del país, y el Comoé, que desemboca en el golfo de Guinea. Las condiciones climáticas inciden para que algunos de estos cursos de agua vean disminuido notablemente su caudal e incluso desaparezcan durante la época seca. Ninguno de los ríos del país es navegable.

Predomina el clima tropical seco con una temperatura media de 25 ºC. La estación seca abarca desde noviembre hasta mayo y la lluviosa, de junio a septiembre. En el sur las lluvias son más abundantes, alrededor de 1.000 milímetros al año, mientras que en el norte son más escasas, menos de 500 milímetros. Esto se debe a que en el norte hay una zona, conocida como el Sahel, en la que se produce una transición hacia el clima semiárido del desierto.

<IMG: GEO0005_F03.jpg>

Flora y fauna

La vegetación más extendida en Burkina Faso es la sabana. En el norte, la cubierta vegetal es más escasa y seca debido a la aridez del clima. En el sur y en las zonas cercanas a los ríos, en cambio, la vegetación es mucho más abundante.

La fauna de Burkina Faso es rica y variada. Se pueden encontrar grandes mamíferos, como elefantes, búfalos, antílopes e hipopótamos; y reptiles y felinos, como cocodrilos y leones, así como gran variedad de monos, pájaros, insectos y peces.

Población

Demografía

La población de Burkina Faso asciende a casi 19 millones de habitantes que, repartidos en el territorio, dan una densidad poblacional de 69 habitantes por kilómetro cuadrado. Es una población joven, pues el 45,2 % tiene menos de 15 años. La esperanza de vida se sitúa en torno a los 55 años, aunque esta cifra es un poco más alta entre las mujeres.

La población urbana apenas alcanza el 29 %, lo que representa uno de los niveles más bajos del continente africano. La población se concentra, sobre todo, en el centro y alrededor de los valles que surgen en los ríos Volta. Las principales ciudades son Uagadugu, la capital, con más de dos millones de residentes; Bobo Diulasso, con 300.000, y Kudugu, con 70.000. El resto de la población se reparte en pequeñas localidades a lo largo del país. Existen asimismo grandes espacios deshabitados, algunos, como el Sahel, por la dureza del clima, y otros por la persistencia de la enfermedad del sueño transmitida por la mosca tse-tsé.

La población de Burkina Faso la componen numerosos y muy variados grupos étnicos, aunque dos sobresalen por encima del resto: por un lado, el gran grupo de origen voltaico en el que destacan los mossi (casi la mitad de la población y asentados en el centro del país), los gurunsi, los senufo, los bobo y los lobi; por otro, la familia mande, que se divide entre los samo, marka, busansi y dyula. También existen otros grupos minoritarios como los fulani y los tuareg.

Lengua

La lengua oficial es el francés. Además, cada grupo étnico tiene su propio idioma, aunque el moré, la lengua de los mossi, es hablado por la mayoría de la población.

Religión

Casi la mitad de la población mantiene creencias animistas. El islam lo profesa el 61 % de la población, y está especialmente extendido entre algunos grupos como, por ejemplo, los bobo. Por último, cerca de un 23 % de los habitantes profesa el catolicismo.

Economía y comunicación

Datos económicos

Desde su independencia, Burkina Faso vive en un gran atraso lastrado por la ineficiente explotación de sus recursos minerales, la inestabilidad política, las condiciones climáticas que afectan a sus cosechas y la caída de los precios agrícolas en el mercado internacional.

La agricultura agrupa cerca del 90 % de la población trabajadora y proporciona casi un cuarto de los ingresos del Estado. Se trata de una agricultura de subsistencia en la que se cultivan hortalizas, sorgo, mijo, arroz y batata. Los principales productos destinados a la exportación son el algodón y los cacahuetes. La ganadería más significativa es caprina y bovina. Además, hay importantes recursos mineros, como manganeso y oro, que no se explotan ante la falta de medios.

<IMG: GEO0005_F04.jpg >

La industria está muy poco desarrollada y se limita a algunas instalaciones que procesan los alimentos o que tratan el algodón. La falta de oportunidades obliga a cientos de miles de trabajadores a emigrar al exterior, sobre todo a Costa de Marfil y Ghana.

El comercio de Burkina Faso, tanto importaciones como exportaciones, se dirige a los países cercanos, miembros de la Comunidad Financiera Africana.

La red de transportes es muy deficitaria y se encuentra escasamente desarrollada. Hay una línea férrea que une Uagadugu con el puerto de Abidján, en Costa de Marfil. Además, la capital cuenta con una serie de carreteras que la comunican con los países fronterizos. Los aeropuertos internacionales se localizan en Bobo Diulasso y la capital.

Comunicación

Varios periódicos, entre ellos el gubernamental Sidwaya, salen diariamente a la venta. Existe además una cadena de televisión nacional y tres grupos radiofónicos.

Administración y política

División territorial, forma de gobierno y partidos políticos

Burkina Faso se divide administrativamente en 45 provincias, las cuales se subdividen en 382 departamentos. En cada provincia un alto comisionado se encarga de la administración local.

La forma de gobierno corresponde a una república parlamentaria en la que hay libertad de partidos políticos a raíz de la Constitución de 1991, aprobada por referéndum. El presidente y jefe del Estado es elegido por sufragio universal para un mandato de cinco años. Dicho presidente designa un primer ministro que ejerce como jefe de Gobierno.

El poder legislativo es unicameral y descansa en la Asamblea Nacional, integrada por 111 miembros para un periodo de cinco años. La Constitución garantiza un poder judicial independiente cuyo pilar es la Corte Suprema.

Los principales partidos políticos son el Congreso para la Democracia y el Progreso, la Unión Democrática Africana y el Partido por la Democracia y el Progreso.

Servicios del Estado

El porcentaje de escolarización es uno de los más bajos de África. El analfabetismo alcanza al 20 % de la población y es mucho más elevado entre las mujeres. El francés es la lengua de instrucción tanto en la primaria como en la secundaria. La educación universitaria se centra en la Universidad de Uagadugu, establecida en 1974.

El campo sanitario también es bastante deficitario. Los hospitales sólo existen en las principales ciudades, aunque el Gobierno ha puesto en marcha programas de atención primaria y planea la construcción de clínicas en varias localidades. La malnutrición, las sequías y la falta de acceso al agua potable han contribuido a que la tasa de mortalidad infantil sea una de las más altas del continente. A esto se une la incidencia del SIDA, que ha aumentado mucho en los últimos años.

Historia

Los vestigios más antiguos que se conservan se han encontrado en el norte del territorio y proceden del Neolítico. Los primeros habitantes de la región fueron gurunsi, bobo y lobi.

En el siglo XIV entraron en la región los mossi, quienes crearon varios reinos poderosos y unificados: Tenkodogo, Yatenga y Uagadugu. Este último fue el más importante y alcanzó su mayor esplendor a lo largo de los siglos XVI y XVII. Sus reyes establecieron rutas comerciales hacia el oeste y frenaron las invasiones de fulanis y songhais.

A finales del siglo XIX, Francia ocupó toda la región y el territorio formó parte de la colonia del Alto Senegal-Níger. En 1919, la actual Burkina Faso apareció como una colonia propia bajo el nombre de Alto Volta. Sin embargo, en 1932, esta entidad desapareció al dividirse entre Costa de Marfil, Níger y Sudán francés. Reapareció, finalmente, en 1947.

El 5 de agosto de 1960 se proclamó la independencia. Aunque se tomaron medidas para establecer un régimen parlamentario, inmediatamente se sucedieron varios golpes militares. En 1966, el general Sangoulé Lamizana se convirtió en el hombre fuerte y retuvo el poder hasta 1980. En 1983, el capitán Thomas Sankara asumió el poder mediante otro golpe. Una de sus medidas consistió en cambiar el nombre del país, hasta entonces Alto Volta, por el de Burkina Faso (que significa tierra de los hombres honestos) e introducir varias medidas económicas.

En 1987, otro golpe militar acabó con la vida de Sankara y el poder recayó en Blaise Compaoré. Éste se vio forzado a abrir el régimen e introducir reformas como la elaboración de una nueva Constitución y la celebración de elecciones multipartidistas.

En 1992 tuvieron lugar las primeras elecciones libres, que dieron el triunfo a Compaoré, quien volvió a ganar en los comicios de 1998 y 2005, gracias a una enmienda constitucional que acabó con el límite de mandatos consecutivos. Sustentado en una cómoda mayoría parlamentaria a su favor, el presidente logró un nuevo triunfo en las elecciones presidenciales de noviembre de 2010.

En el terreno internacional, Burkina Faso mantuvo tensas relaciones con Benín, Malí y Costa de Marfil. Ante el conflicto desatado en Malí a lo largo de 2012 tras el avance desde el norte de fuerzas rebeldes islamistas, el Gobierno de Burkina Faso ejerció como mediador en busca de soluciones para resolver la crisis.

La situación política en Burkina Faso se complicó extraordinariamente a lo largo de 2014. Después de varios meses de protestas en contra de las intenciones del presidente Compaoré de extender su mandato mediante diversas maniobras políticas, en el mes de octubre el gobernante se vio forzado a dimitir de su cargo y huyó a Costa de Marfil. Fue relevado en funciones por Michel Kafando. A su vez, Kafando hubo de resistir un pronunciamiento militar cuando miembros del Regimiento de Seguridad Presidencial, una unidad autónoma ligada a Compaoré, intentó tomar el poder.

En las elecciones presidenciales, celebradas en noviembre tras el fracaso del alzamiento militar, resultó vencedor Marc Christian Kaboré. Poco después de su investidura, un hotel de la capital, Uagadugu, fue objeto de un ataque islamista en el que murieron 29 personas, en su mayor parte extranjeros.

Sociedad y cultura

Construcciones de adobe decoradas con pintura mural y detalle de motivos ornamentales.

El patrimonio cultural de Burkina Faso es amplio y variado. Destacan en el mismo las construcciones de adobe, muchas veces decoradas con llamativos dibujos, las máscaras talladas en madera que representan cabezas de animales, la estatuaria religiosa de los senufo y los bronces de los antaño poderosos mossi. Asimismo es destacable la tradición musical, en la que se emplean numerosos instrumentos, tanto de percusión como de viento, y la literaria, generalmente cuentos transmitidos por vía oral y teatral.