Cabo Verde

La República de Cabo Verde es un pequeño país africano situado en el océano Atlántico. Está compuesta por las diez islas y los cinco pequeños islotes del archipiélago de Cabo Verde. Descubierto y colonizado por los portugueses a partir de la mitad del siglo XV, este archipiélago fue el centro de un próspero negocio de comercio de esclavos negros hasta mediados del siglo XIX. Independiente de Portugal desde 1975, Cabo Verde, una de las democracias más estables del continente africano, intenta poco a poco dejar de estar situada entre las naciones más pobres del mundo.

<IMG:GEO0007_F01.jpg>

Medio físico

Con una extensión de 4.033 kilómetros cuadrados, el archipiélago de Cabo Verde está localizado al sur de las islas Canarias, a unos 620 kilómetros de la costa de Senegal. Las diez islas que lo componen se alinean en dos grupos, dependiendo de su relación con el viento del nordeste: las de Barlovento (São Antao, São Vicente, Santa Lucía, San Nicolás, Sal y Boa Vista) y las de Sotavento (Maio, São Tiago, Fogo y Brava).

Todas ellas son montañosas y de origen volcánico. Las que conforman Barlovento tienen un relieve escarpado, debido a la erosión continuada ejercida por el viento. En las de Sotavento predominan las llanuras con extensos prados y dunas de arena blanca y fina. El punto más elevado del país (2.829 metros) es el Mount Cano, un volcán aún en activo de la isla de Fogo.

En las islas del archipiélago no hay apenas ríos que mantengan el cauce durante todo el año, debido al corto periodo de lluvias.

El clima de Cabo Verde es subtropical, con temperaturas estables y una aridez extrema, y está sometido a la influencia de varios vientos, entre ellos el alisio (moderadamente húmedo), el harmattan (cálido y seco, procedente del Sahara) y el monzón del Atlántico. La temperatura media oscila entre los 22 y los 27 ºC.

La estación de lluvias se extiende entre agosto y octubre. Por lo general, éstas tienden a caer en forma de tormentas torrenciales, con lo que causan una severa erosión en el suelo.

<IMG:GEO0007_F02.jpg>

Flora y fauna

En las islas de Sal y Boa Vista, la aridez del clima impide la existencia de vegetación. Como contraste, la de Maio posee una flora abundante gracias a un ambicioso programa de reforestación anual. Las demás islas gozan de una rica vegetación tropical.

La fauna predominante en el archipiélago incluye tortugas de tierra y de mar, salamanquesas, lagartos, diversas especies de escinco y 19 variedades de mariposas, todas ellas de origen africano. Hay que destacar también la existencia de más de un centenar de tipos conocidos de aves, entre ellas el flamenco, el águila ratonera, el buitre egipcio y el pájaro tropical de pico rojo. De la familia de los mamíferos, las cabras salvajes y el murciélago de orejas largas, el único de origen autóctono, son los ejemplares más sobresalientes.

<IMG:GEO0007_F03.jpg>

Población

Demografía

La población de Cabo Verde se aproxima a los 545.000 habitantes, de los cuales el 35 % habita en zonas rurales, asentados en valles fértiles o en pequeñas comunidades costeras. Casi la mitad de la población urbana, que supone el 65 % restante, se concentra en Praia, la capital. El continuo crecimiento demográfico, unido a la escasez de recursos, se traduce en una alta emigración, de modo que la cifra de caboverdianos que vive fuera del país es mayor que la que reside en el interior del mismo.

El rasgo étnico dominante entre la población es el mestizaje, ya que el 71 % de sus habitantes son mulatos, descendientes de la unión entre los colonos blancos portugueses y los esclavos negros procedentes de la costa oeste de África.

Lengua

Aunque el portugués es el idioma oficial, la gran mayoría de los caboverdianos utiliza para comunicarse su lengua materna: el criollo. En las diferentes islas se hablan hasta nueve dialectos criollos.

Religión

El credo mayoritario es la religión católica romana, aunque muy influenciada de los ritos y cánticos de la cultura ancestral africana. El protestantismo tiene también adeptos, vinculados casi en su totalidad a la Iglesia de los Nazarenos.

Economía

La economía de Cabo Verde está condicionada por la escasez de recursos naturales, las inundaciones y los ciclos de prolongadas sequías.

Aunque la agricultura concentra el mayor porcentaje de mano de obra, en el país sólo se produce el 10 % de los alimentos que se consumen, entre ellos legumbres, maíz, hortalizas, papas o patatas y mandioca. Las cosechas de bananas, café y coco se destinan fundamentalmente a la exportación.

El sector industrial tiene escasa relevancia. Los abundantes bancos de pesca existentes, sobre todo de langosta y atún, convierten la actividad pesquera en una de las industrias con mayor potencial del país. Las deficiencias de explotación, sin embargo, han llevado al Gobierno a propugnar reformas orientadas al desarrollo del sector privado y a atraer la inversión extranjera.

En el terreno de la minería, sólo se exportan pequeñas cantidades de puzolana (roca volcánica empleada para fabricar cemento) y de sal.

<IMG:GEO0007_F04.jpg>

La balanza comercial de Cabo Verde arroja un déficit permanente. Los pilares que mantienen el producto interno (interior) bruto son los ingresos procedentes del sector servicios, fundamentalmente el turismo, de la ayuda exterior y de las remesas de los emigrantes.

Todas las islas, a excepción de Brava, tienen aeropuerto, y entre ellas existe un servicio regular de barcos y aviones. Transportes Aéreos de Cabo Verde es la compañía aérea nacional. La red de carreteras, salvo en São Tiago, es muy limitada.

Administración y política

División territorial, forma de gobierno y partidos políticos

Las diferentes islas de Cabo Verde están subdividas administrativamente en un total de 17 municipios (concelhos). El de Praia, en la isla de São Tiago, alberga la capital del país.

La actual Constitución caboverdiana se promulgó en septiembre de 1992 y fue revisada en 1995 y 1999. En ella se establece la elección cada cinco años, por sufragio universal directo, del presidente de la república, que es el jefe del Estado, y de la Asamblea Nacional, unicameral y compuesta por 72 miembros, en la que reside el poder legislativo. El primer ministro es designado por la Asamblea Nacional y sancionado por el presidente.

El Tribunal Supremo de Justicia, que supervisa toda la red de tribunales de ámbito local, constituye el máximo órgano judicial.

Las dos fuerzas políticas más destacadas del país son el Partido Africano por la Independencia de Cabo Verde (PAICV), actualmente en el poder, y el Movimiento por la Democracia (MpD), principal partido de la oposición.

Servicios del Estado

La política oficial caboverdiana en materia de educación establece la enseñanza primaria obligatoria y gratuita para los niños de siete a catorce años. La enseñanza secundaria se imparte en cuatro institutos (liceus) y dos escuelas industriales y mercantiles. La formación superior se adquiere en el extranjero por medio de becas, ya que ninguna de las islas cuenta con universidad.

Además de las deficientes dotaciones, uno de los mayores problemas de Cabo Verde en el ámbito sanitario es la desnutrición, causante de enfermedades infecciosas y parasitarias. Entre los niños abundan, además, los casos de diarrea, debido a las precarias condiciones higiénicas. Sin embargo, con las exitosas campañas de vacunación, que cubren al 90 % de la población infantil, se ha logrado reducir significativamente la tasa de mortalidad en relación a otros países de África occidental.

Historia

Cuando en 1460 navegantes portugueses avistaron Maio y São Tiago, no encontraron evidencias de que el archipiélago de Cabo Verde hubiera estado habitado con anterioridad. Los primeros colonos se establecieron en 1462 y fundaron la ciudad europea más antigua erigida en una zona tropical: Ribeira Grande.

Debido a su posición estratégica entre África, América y Europa, a partir del siglo XVI comenzó a florecer en las islas uno de los negocios más prósperos del comercio de esclavos negros. Pero cuando la esclavitud quedó abolida en 1876, la bonanza económica empezó a decaer, a lo que contribuyó tanto la corrupción y la mala administración como una prolongada sequía que llevó el hambre al país. A pesar de ello, Portugal hizo esfuerzos por conservar esta colonia. En 1951, Cabo Verde se convirtió en provincia lusa de ultramar, y una década después sus habitantes obtuvieron la nacionalidad portuguesa. Al mismo tiempo, sin embargo, surgió un fuerte movimiento nacionalista e independentista liderado por el Partido para la Independencia de Guinea-Bissau y Cabo Verde (PAIGC), bajo la dirección de Amílcar Cabral.

El país consiguió la independencia el 5 de julio de 1975, y su primer presidente fue Aristides Pereira. El PAIGC trató de integrar entonces a Guinea-Bissau y Cabo Verde en una sola nación, pero el golpe de Estado de 1980 en tierras guineanas cortó dicha aspiración. El PAICV, afiliado con el PAIGC, se mantuvo como partido único en el poder hasta que en 1990 se estableció en las islas un sistema político multipartidista y democrático. En las elecciones de 1991 resultó vencedor el candidato del MpD, Antonio Mascarenhas Monteiro, quien resultó reelegido cinco años más tarde. Los resultados de los comicios de 2001 fueron favorables al candidato del PAICV, Pedro Verona Pires, quien tras las elecciones de febrero de 2006 renovó su mandato como presidente.

En diciembre de 2007, Cabo Verde ingresó formalmente en la Organización Mundial del Comercio (OMC). En estos años, el estado caboverdiano mantuvo su línea de estabilidad política, si bien su desarrollo se vio lastrado por la persistencia de una prolongada sequía que obligaba a un sector extenso de su población a optar por la emigración. Una epidemia de dengue llevó a la declaración de una situación de emergencia nacional en noviembre de 2009.

En agosto de 2011, Jorge Carlos Fonseca se convirtió en presidente de este estado insular. Pocos meses después, el mandatario declaró dos días de luto nacional a causa de la muerte de la cantante Cesária Évora, la figura caboverdiana más reconocida en el mundo.

A finales de 2014 entró en erupción el volcán del Pico do Fogo, en el mayor episodio de este tipo vivido en Cabo Verde en las últimas décadas. Dos aldeas quedaron arrasadas y unas 1.500 personas se vieron forzadas a abandonar sus hogares.

Sociedad y cultura

La cultura de Cabo Verde refleja una herencia mixta de costumbres portuguesas y tradiciones africanas. La literatura y la música son sus principales campos artísticos.

El ritmo musical nacional por excelencia es la melancólica morna. Cesária Évora, la cantante caboverdiana más famosa, difundió las melodías autóctonas por todos los continentes.

En el terreno literario, desde finales del siglo XIX Cabo Verde ha sido cuna de excepcionales narradores y poetas, entre los que sobresalen los nombres de Baltasar Lopes da Silva, conocido por el seudónimo de Osvaldo Alcántara, y Corsino Fortes.

El Instituto Cabo Verde de Libros es un importante centro editorial que contiene material especializado en todo lo relativo a la historia y la cultura del país.