Islas Comores

La República Federal Islámica de Comores reúne en su bagaje cultural las influencias árabes, francesas y africanas. Este estado insular y volcánico, situado al norte del canal de Mozambique, se enfrentó durante los primeros años de su independencia a graves problemas económicos y a políticas segregacionistas.

Medio físico

El actual estado de Comores está compuesto por las islas Gran Comore, Mohéli y Anjouan, en una superficie total de 2.170 kilómetros cuadrados. Las islas del archipiélago aparecieron como resultado de la actividad volcánica del océano Índico. Gran Comore es la mayor; en ella se encuentra la capital, Moroni, y el volcán Le Kartala, de 2.360 metros, todavía activo. La regularidad de sus playas complica notablemente la construcción portuaria, lo que ha supuesto grandes dificultades para la actividad naviera.

Mohéli es la isla más pequeña del grupo. Está compuesta por grandes mesetas y su terreno alcanza la mayor altura al oeste. Sus valles son los más fértiles del país. Cuenta con espesos bosques en sus laderas, y la fuerte marea que llega a sus costas dificulta las actividades de transporte marítimo.

En la isla de Anjouan, de forma triangular, destaca la presencia del volcán N’Tingui, cuya altura es de 1.600 metros. No tiene puertos naturales y, a causa de la erosión, gran parte de su territorio no es apto para el cultivo.

El clima tropical del archipiélago tiene dos estaciones, una que comprende de mayo a octubre, fría y seca, y otra de noviembre a abril, húmeda y más cálida. El mes más lluvioso es enero, y en verano los ciclones tropicales son frecuentes.

Flora y fauna

La deforestación en el archipiélago, producida principalmente por fuegos domésticos, ha mermado la flora del país, que cubre menos de una sexta parte de su territorio. Las costas están pobladas de palmeras de coco, plátanos y mangos. Las accidentadas laderas montañosas tienen sobre todo árboles de caoba y orquídeas.

A pesar de que la expansión humana ha puesto a muchas especies en peligro de extinción, la fauna del país es muy similar a la que existe en Madagascar: pájaros isleños, murciélagos, cangrejos gigantes, lagartijas y tortugas, que abundan en todo el archipiélago. Curioso es el caso del celacanto, especie de pez que se creía extinguida desde el cretácico, pero que se redescubrió a mediados de siglo XIX nadando en las profundas aguas de las Comores.

Población

Demografía

En Comores habitan unas 780.000 personas, de las que más de la mitad se concentra en la isla Gran Comore. La población tiene una media de edad de 19 años, debido a la alta tasa de natalidad, de más de tres hijos por mujer. Esto compensa demográficamente el elevado índice de mortalidad infantil. La esperanza de vida media es de unos 63 años.

Étnicamente, los comoranos son una mezcla de los pueblos malgache, bantúes, árabe y malayos. Los idiomas oficiales son el árabe y el francés, aunque una de las lenguas que más se habla es el shikomoro, una mezcla derivada del árabe y el swahili.

Por otra parte, la religión oficial es el islam. El 98 % de la población del país es musulmana, mayoritariamente suní; el 2 % restante profesa el catolicismo.

Economía y comunicación

Datos económicos

La economía del país se basa en la agricultura de subsistencia. El sector turístico es uno de los más desarrollados, y dentro de los productos que más se exportan están la vainilla y aceites para producir perfumes.

Comores es uno de los países más pobres del mundo y, a pesar de que su producto interno (interior) bruto (PIB) ha crecido en los últimos años, se encuentra entre los más bajos a nivel mundial. Una de las más claras consecuencias que la pobreza ha provocado en el país ha sido la emigración a países del golfo Pérsico, que en la década de 1970 necesitaba mano de obra para la explotación de pozos petrolíferos.

La moneda es el franco comorano y las ayudas que recibe del exterior, en especial de Francia, han sido fundamentales para el crecimiento económico.

Comunicación

La Gaceta de Comores y L’Archipel son los periódicos más importantes, el primero semanal y el segundo mensual. No existe ninguna publicación periodística de edición diaria.

Hay un único canal de televisión, propiedad del Estado, y cuatro estaciones radiofónicas para todo el país: Radio Comores, de emisión nacional, Radio Dziyalandze Mutsamudu, en la isla de Anjouan, Radio Ngazidja, la radio oficial de Gran Comore, y RFO Mayotte, radio pública de la isla francesa de Mayotte.

Administración y política

División territorial y forma de gobierno

El país se divide en tres islas: Gran Comore, Anjouan y Mohéli; y cuatro municipios: Domoni, Fomboni, Moroni y Moutsamoudou.

De acuerdo con la Constitución, de 2001, el presidente de la República rota por un periodo de cuatro años entre los presidentes electos de las tres islas y tiene la labor de nombrar al primer ministro, que es la cabeza del Gobierno. 

La Asamblea de la Unión, única cámara del Estado, tiene 33 miembros, elegidos por periodos de cinco años. Dieciocho de ellos son elegidos por sufragio universal; los quince miembros restantes lo son por las asambleas de cada isla. El poder judicial está comandado por la Corte Suprema.

Servicios del Estado

En cada una de las islas hay un hospital; sin embargo, los suministros con los que cuentan son escasos, hay falta de personal y carecen de instrumentos modernos. Por este motivo, muchos enfermos siguen tratándose con medicina tradicional y sólo los que tienen posibilidades económicas acuden a los centros sanitarios de Madagascar o incluso de Francia.

El cólera es una de las infecciones más comunes, ya que menos de la mitad de la población tiene acceso a agua potable. Otras enfermedades muy frecuentes, derivadas de la pobreza y las malas condiciones sanitarias del país, son la malaria, la lepra y la tuberculosis.

A pesar de la obligatoriedad de la educación hasta los 16 años y de que ésta es responsabilidad del Estado, existe un alto nivel de analfabetismo y muchos niños se quedan sin escolarizar o reciben una educación muy básica.

Historia

Los primeros habitantes de Comores eran de origen malayo-polinesio, y llegaron a las islas en el siglo V y VI d.C. Junto con ellos fueron llegando hombres de distintas zonas de África; sin embargo, los que más influencia tuvieron en el territorio fueron los árabes. De hecho, hasta la llegada de los franceses el territorio había permanecido bajo la influencia del islam.

En 1527 Comores apareció por primera vez en los mapas europeos gracias al cartógrafo portugués Diego Ribeiro. No obstante, ningún europeo pisó el archipiélago hasta 1591, cuando arribó a sus costas el inglés James Lancaster. En 1843 los franceses tomaron posesión de la isla de Mayotte y en 1886 las cuatro islas se convirtieron en un protectorado de Francia. En 1914 la administración del archipiélago quedó bajo mandato del gobernador de Madagascar, estatus en el que permaneció hasta 1947, cuando pasó a ser territorio francés de ultramar.

Con la independencia de Madagascar en 1960, las islas adquirieron cierta autonomía interna, y en 1974 la mayoría de la población votó en un referéndum a favor de la independencia total. Sin embargo, el territorio de Mayotte prefirió continuar bajo mando francés. Esta decisión no gustó al resto del archipiélago, que se oponía a la división del país.

En 1975, el nuevo presidente Ahmed Abdallah declaró la independencia de todo el territorio. Un año más tarde, Naciones Unidas admitió a Comores en su organización y reconoció la integridad de todo el archipiélago; sin embargo, Francia sólo admitió la soberanía de tres de sus islas.

Las relaciones entre ambos países se vieron deterioradas por el apoyo de la comunidad internacional al archipiélago, y los galos decidieron retirar la ayuda económica y técnica que daban a Comores, lo cual empeoró mucho la situación del país. Sin embargo, tras una nueva Constitución promulgada en 1978, se retomaron las relaciones.

En un referéndum convocado en 1998, los habitantes de la isla de Anjouan votaron a favor de independizarse del resto de Comores, pero el Gobierno central lo rechazó. Debido a las aspiraciones secesionistas existentes en el país, se decidió impulsar la descentralización del poder. En 2001 la población votó a favor de una nueva Constitución que otorgaba mayor autonomía a cada isla, y que modificó el nombre del país, pasándose a llamar Unión de las Comores. Este hecho no provocó la estabilidad política deseada, por lo que distintos representantes de la comunidad internacional celebraron una reunión en 2004 para buscar el apoyo económico que ayudase a consolidar el país.

En mayo de 2006, el clérigo musulmán Abdulá Mohamed Sambi resultó vencedor en las elecciones presidenciales federales. Los separatistas de Anjouan renovaron su apuesta por la independencia y convocaron unas elecciones presidenciales locales en esta isla. En ellas venció Mohamed Bacar, en un resultado no reconocido por el Gobierno federal ni por la comunidad internacional. Tropas regulares de Comores y de la Unión Africana recuperaron militarmente en marzo de 2008 el control de Anjouan. Bacar fue detenido.

En las elecciones legislativas de diciembre de 2009 obtuvo la victoria el partido del presidente federal Sambi. En mayo de 2011, el ex vicepresidente Ikililou Dhoinine fue investido como presidente de las Comores después de su victoria en las elecciones del diciembre anterior. Dhoinine aplicó una política continuista con la de su predecesor, quien lo había apoyado durante el proceso electoral.

Sociedad y cultura

La cultura de Comores refleja la diversidad de pueblos que han pasado por su territorio. Aunque la base es el islam, la influencia de Occidente, tras los años de dominio francés, es clara.

En artesanía destaca la madera tallada, la joyería, el bordado y la cestería. La música nativa es muy popular y tiene un papel fundamental en determinadas ceremonias sociales y religiosas, como las bodas, festejos en los que se reúne toda la comunidad.