Bujumbura

    Capital de Burundi (antigua Usumbura), situada en la orilla noroccidental del lago Tanganica. Es la ciudad más grande del país y su centro administrativo y económico. Su población a finales de los noventa era de unos 320.000 habitantes.

    En las tierras circundantes se cultivan bananas, judías, maíz, trigo y algodón. La actividad industrial de la ciudad se basa en la producción de cemento, jabón, cuero, papel y productos químicos. Es el principal puerto del país, desde el que se exporta café, algodón, pieles y latón. Bujumbura es también el centro de comunicaciones de Burundi, conectada por barco con Kigoma (Tanzania) y Kalemi (República Democrática del Congo). Posee un aeropuerto internacional. Existe una red de carreteras hasta Bukavu y Goma, en la República Democrática del Congo, y Kigali, en Ruanda.

    En 1889, Bujumbura era una colonia militar del África Oriental Alemana. El Tratado de Versalles, que puso fin a la Primera Guerra Mundial, acabó con el dominio alemán en la ciudad. La Liga de Naciones concedió a Bélgica la administración de la ciudad y del resto del territorio de Ruanda-Burundi. Bélgica favoreció a la etnia tutsi, que era minoría frente a los hutu, y la convirtió en elite. El primer estallido de violencia interétnica se dio en 1959. En 1962, Burundi logró la independencia y Bujumbura fue nombrada capital del país. En los años noventa, la ciudad fue escenario de frecuentes y sangrientas luchas entre hutus y tutsis.

    La ciudad es sede de las instituciones culturales más importantes del país: la Universidad de Bujumbura, fundada en 1960, y el Centro de la Civilización de Burundi. El centro de la ciudad es una población de estilo colonial con un gran mercado, el Estadio Nacional, una gran mezquita y una catedral. Hay varios museos.