Brazzaville

    Palacio de la Asamblea Nacional, en Brazzaville

    Brazzaville, capital de la República del Congo, está situada en la orilla norte del río que da nombre al país, frente a la ciudad de Kinshasa, capital de la vecina República Democrática del Congo.

    Situada al sureste del país, tiene una población de 1.174.000 habitantes, casi la mitad pertenecientes a la etnia kongo.

    Brazzaville es un importante puerto fluvial emplazado en el lugar hasta el que es navegable el eje fluvial Congo-Ubangui. Mantiene estrechas relaciones comerciales con otro importante puerto fluvial, Kinshasa, así como con el de la ciudad de Pointe Noire, situada a orillas del océano Atlántico y principal puerto de la República del Congo.

    Prácticamente la mitad del tráfico de su puerto es mercancía de paso hacia otros países del África central. Recibe de otras regiones madera, caucho y productos agrícolas y los transporta por ferrocarril hacia el puerto de Pointe Noire.

    La industria más importante de la ciudad es la textil, sobre todo de estampación de tejidos. También hay industrias agroalimentarias, químicas, jaboneras, de fabricación de cerillas y de materiales de construcción. En lo que se refiere a la industria pesada, Brazzaville tiene astilleros y también produce material ferroviario.

    Pese a la gran importancia del comercio en el puerto de Brazzaville, y de su industria, su principal actividad como capital del país es administrativa. Además de las comunicaciones fluviales y de la red ferroviaria que unen los principales puertos del Congo, Brazzaville tiene un servicio de ferries que la comunica con Kinshasa, al otro lado del río Congo. También tiene un aeropuerto internacional, Maya Maya.

    La ciudad de Brazzaville fue fundada en 1883 por el conde italiano Pierre Savorgnan de Brazza, que trabajaba al servicio de los franceses en sus expediciones africanas. La nueva ciudad, que recibió el nombre de su fundador, fue levantada sobre el lugar que ocupaba la aldea de Ntamo. Con la fundación de la ciudad comenzó el establecimiento de la colonia del Congo Francés. Debido a su situación a orillas del río Congo, pronto creció como centro comercial, y Francia estableció allí el centro administrativo de toda la zona ecuatorial francesa.

    Fue capital del África Ecuatorial Francesa de 1910 a 1958. Durante la Segunda Guerra Mundial, tras el establecimiento del régimen colaboracionista francés de Vichy en 1940, Brazzaville fue uno de los centros principales de las fuerzas de la Francia libre en África. Tras la Segunda Guerra Mundial, las instalaciones portuarias fueron ampliadas y mejoradas y la ciudad experimentó un gran crecimiento.

    En 1944, en una reunión celebrada en Brazzaville, los líderes nativos de las colonias francesas en África solicitaron por primera vez de manera formal un cambio en las leyes coloniales. Fue el comienzo de la lucha por la independencia, que llegaría en 1960, momento en el que Brazzaville se convirtió en capital de la República del Congo.

    En 1961 se creó en la ciudad un centro de enseñanza de magisterio, que en 1972 se convirtió en la Universidad Nacional Marien-Ngouabi, a la que actualmente acuden alumnos procedentes de países vecinos, como Gabón, Chad y la República Centroafricana. En Brazzaville también se encuentran la Escuela Poto-Poto de Arte Africano, una delegación del Instituto Pasteur y la sede regional de la Organización Mundial de la Salud.

    Uno de sus monumentos principales es la catedral católica, construida en 1892.