Almirante Brown

    Se conoce por Almirante Brown al partido de Argentina, ubicado en el Gran Buenos Aires, al sur de la capital federal, en la provincia de Buenos Aires. Recibe el mismo nombre la cabecera de dicho partido, conocido también como Adrogué por su fundador.

    Almirante Brown tiene una extensión de 122 kilómetros cuadrados y se encuentra rodeado por los partidos de Lomas de Zamora al norte, San Vicente al sur, Quilmes y Florencio Varela al este y Esteban de Echeverría al oeste. Integrado en la zona conocida como Gran Buenos Aires, cuenta con una población cercana a los 600.000 habitantes, según el censo de 2010.

    Entre ellos son mayoría los descendientes de los numerosos contingentes de italianos y vascos que comenzaron a llegar a esta tierra durante la segunda mitad del siglo XIX. No obstante, existen también importantes comunidades de descendientes de europeos de otras procedencias, así como asiáticos de diversos países.

    La economía de la zona tiene en la cría de ganado una de sus principales fuentes de recursos. La ganadería ha experimentado un progresivo desarrollo, destacando también los molinos textiles y los productos lácteos.

    Los primeros ocupantes del partido fueron residentes de Buenos Aires que huyeron de la urbe durante una epidemia de fiebre amarilla. El principal artífice de la fundación, en 1873, y posterior impulso de Almirante Brown, fue Esteban Adrogué. Junto a un grupo de vecinos, Adrogué demandó al gobierno provincial la creación de una nueva corporación administrativa a partir de la expropiación de parte del territorio de los partidos colindantes de San Vicente y Quilmes.

    El nombre dado al partido vino a rendir homenaje al almirante irlandés Guillermo Brown, considerado un héroe en Argentina por su victoria en la batalla de Juncal. En este enfrentamiento, librado en 1827, los barcos de guerra argentinos derrotaron a la flota de Brasil.

    Entre los lugares más representativos de la historia de Almirante Brown figura el edificio conocido como “La Cucaracha”, una casona de estilo suizo propiedad de las hijas de Esteban Adrogué, así denominada por el color de sus tejas. Destaca también la Plaza Brown, presidida desde 1866 por la estatua dedicada al insigne marino.

    La capilla de Santa Ana resulta igualmente digna de mención porque alberga una serie de frescos pintados por el artista Raúl Soldi. Las localidades que cuentan con mayor interés por su atractivo son las de Esteban Adrogué, Ministro Rivadavia, Burzaco y Glew. La primera está diseñada con un estilo urbanístico innovador a base de diagonales, plazas y bulevares que supusieron una ruptura con respecto al estilo colonial español predominante.

    Desde sus orígenes, Almirante Brown destacó por su inclinación cultural y de progreso. Prueba de ello es el hecho de que la actual Escuela N.º 1 fuera el primer edificio del nuevo municipio en ponerse en marcha. En aquella época, el entonces Hotel Las Delicias constituyó un importante punto de encuentro de las principales figuras literarias del país y sirvió también de foro de celebración de eventos sociales, así como de actividades culturales y educativas de gran trascendencia.

    En 1917 se instalaron los Misioneros del Verbo Divino, quienes crearon la primera casa de formación de misioneros existente en el continente americano y favorecieron el desarrollo de Almirante Brown como núcleo cultural y espiritual. Fomentaron también la construcción de la parroquia de la Santísima Trinidad, un imponente edificio de estilo imperio alemán que mezcla elementos arquitectónicos góticos y románticos. Junto a este legado, la ciudad cuenta en la actualidad con cuatro museos y varias decenas de centros culturales.