Nubia

    Región de África que se extiende por el curso medio del río Nilo, entre la primera catarata situada en Asuán (Egipto) y Jartum, actual capital de Sudán. Su nombre proviene de los nubae, descritos por el geógrafo romano Estrabón en el siglo I a.C. En la época del Egipto faraónico, el antiguo país de Nubia fue el puente entre el mundo mediterráneo del bajo Egipto y el África subsahariana. En la actualidad, Nubia es una región sin entidad política, pero con características étnicas y culturales muy definidas resultantes de su trayectoria histórica.

    La región de Nubia ocupa aproximadamente el extremo meridional de Egipto y parte del norte de Sudán. Por el este se extiende hasta las orillas del mar Rojo y por el oeste hasta el desierto de Libia. Nubia es la región más árida del valle del Nilo, en la que las arenas del desierto alcanzan prácticamente el cauce del río, por lo que el desarrollo agrícola no fue tan grande como en el bajo Egipto.

    El pueblo nubio tiene rasgos físicos que lo distinguen tanto de los egipcios como de los sudaneses, y hablan distintos dialectos de las lenguas nubias (dialectos kenuzi-dongola), pertenecientes a la familia nilótico-sahariana. En la década de 1960 muchos nubios egipcios fueron obligados a realojarse, al quedar sus aldeas inundadas tras la construcción de la presa de Asuán y el lago Nasser. En Egipto hay alrededor de 1.240.000 nubios y unos 226.000 en Sudán.

    El control del comercio con África subsahariana (oro, esmeraldas, diorita, marfil, ébano, esclavos) estimuló el desarrollo de sólidas estructuras estatales en Nubia desde la antigüedad. Durante el largo devenir del Egipto faraónico, varios reinos del país de Kush (nombre que se le daba entonces a Nubia) establecieron intensas relaciones con Egipto. En el año 712 a.C., el rey de Kush sometió al imperio, fundando la XXV dinastía, llamada kushita. El reino kushita de Meroe, fue uno de los más estables de la antigüedad, permaneciendo independiente tras las invasiones de asirios y persas en Egipto. Concluida la ocupación romana de Egipto, el reino de Meroe mantuvo la independencia de Roma a pesar de las constantes escaramuzas fronterizas. Sin embargo, el influjo cultural romano fue muy fuerte, como antes lo había sido el egipcio. La presencia de eremitas cristianos en la zona norte de Nubia desde el siglo V d.C. y el asentamiento del pueblo nobatio fue el origen del reino cristiano de Nobatia, tras la destrucción de Meroe. Este reino permaneció independiente durante toda la Edad Media, hasta que en el siglo XIV las invasiones de los mamelucos consiguieron convertir toda la región al islam.

    La alta Nubia es una región rica en obras de arte, que evidencian la magnificencia de la arquitectura egipcio-nubia. En la década de 1960 se llevó a cabo una campaña internacional destinada a salvar estos monumentos de la amenaza de anegación que suponía la presa de Asuán. Los dos templos de Abu Simbel y el de Isis en Philae, se cuentan entre los más famosos de los 24 rescatados