Antillas neerlandesas

    Junto con Aruba, las Antillas neerlandesas conforman los dominios de los Países Bajos en la zona del Caribe.

    Las Antillas neerlandesas comprenden cinco islas del mar Caribe, dos de ellas pertenecientes al conjunto insular de Sotavento (Curaçao y Bonaire) y las otras tres al de Barlovento (San Eustaquio, Saba y la mitad sur de San Martín, cuya mitad norte pertenece a Francia). Las dos primeras se hallan frente a las costas de Venezuela y las restantes en la parte más septentrional de las Pequeñas Antillas. Entre el conjunto de Sotavento y el de Barlovento distan más de ochocientos kilómetros. La superficie total de las islas es de mil kilómetros cuadrados.

    Las islas de Barlovento, de naturaleza volcánica, son pequeñas y montañosas (el pico del Paraíso, cumbre de San Martín, se alza a 1.391 metros). A excepción de San Martín, tienen un litoral muy recortado. Las islas de Sotavento, mucho más grandes que las anteriores y menos elevadas (con alturas que no superan los 400 metros), son de naturaleza caliza. De costas bajas y arenosas, poseen arrecifes coralinos.

    El clima de las islas es tropical, con temperaturas cálidas a lo largo de todo el año. Son frecuentes los huracanes en el periodo estival. Las precipitaciones son mayores en las islas septentrionales que en las meridionales.

    La población de las Antillas neerlandesas ronda las 200.000 personas, más de la mitad de las cuales habita en Curaçao. La mayoría de sus habitantes son de raza negra o mulatos. Existen minorías de amerindios, europeos y asiáticos. La lengua oficial es el neerlandés, aunque también se hablan inglés (en las islas septentrionales) y papiamento (lengua creole de Curaçao y Bonaire, basada principalmente en el español, el portugués y el neerlandés). Muchos antillanos neerlandeses, sobre todo en Curaçao y en Bonaire, entienden el español. La mayor parte de la población es cristiana, sobre todo católica. Hay una minoría judeosefardí en Curaçao.

    Las Antillas neerlandesas son un territorio autónomo bajo la soberanía de los Países Bajos. Un gobernador general representa en las islas al monarca de los Países Bajos. Existe una cámara legislativa de la que emana un gobierno con un primer ministro al frente. La capital de las Antillas neerlandesas es Willemstad, en la isla de Curaçao. Otros núcleos urbanos reseñables son Kralendijk (Bonaire), The Bottom (Saba), Oranjestad (San Eustaquio) y Philipsburg (San Martín).

    La economía de las Antillas neerlandesas se basa en el turismo, las finanzas (es un paraíso fiscal) y el refinado de petróleo (actividad centrada en Curaçao). Destaca asimismo la producción de ron y del famoso licor Curaçao. El puerto de Willemstad es uno de los más importantes del Caribe. Todas las islas cuentan con aeropuerto, el mayor de los cuales se ubica en Curaçao.

    Descubiertas por Cristóbal Colón en 1498, las Antillas neerlandesasempezaron a ser colonizadas a comienzos del siglo XVII por la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales. Curaçao se convirtió en un importante centro del tráfico de esclavos africanos en el Caribe, lo que hizo de ella una isla muy codiciada por las potencias europeas con presencia en la región: españoles, británicos y franceses. En 1845 se crearon formalmente las Antillas neerlandesas, a las que en 1936 les fue reconocida una autonomía por parte de la metrópoli. Cincuenta años más tarde, en 1986, la isla de Aruba se separó de las Antillas neerlandesas para pasar a ser un territorio autónomo de los Países Bajos no dependiente de Willemstad. En 2007 está prevista la disolución de las Antillas neerlandesas: Curaçao y San Martín se convertirán en sendos estados asociados a los Países Bajos, mientras que las otras tres islas pasarán a estar regidas directamente por Amsterdam con el estatus de islas de la corona.