Curaçao

    La isla de Curaçao, más conocida en todo el mundo por el famoso licor allí destilado, es la más importante de las Antillas neerlandesas.

    Curaçao pertenece al conjunto insular antillano de Sotavento. Se halla frente a las costas de Venezuela, al oeste de Bonaire (otra de las Antillas neerlandesas) y al este de Aruba. Su superficie es de 444 kilómetros cuadrados. La isla es de naturaleza caliza y muy llana, con una altura máxima de 375 metros. Su litoral, bajo y arenoso, posee arrecifes coralinos. El clima de la isla es tropical, con temperaturas relativamente uniformes a lo largo de todo el año. Las precipitaciones son escasas.

    La población de Curaçao es de más de 170.000 personas, la mayoría negros o mulatos. Existen minorías de europeos (sobre todo, holandeses y portugueses) y asiáticos (chinos, libaneses y otros). La lengua oficial de la isla es el neerlandés, aunque el idioma nativo es el papiamento, una lengua creole que toma elementos del español, el portugués y el neerlandés, entre otros idiomas. Muchos de los habitantes de Curaçao también hablan con fluidez español e inglés. La mayoría de la población es católica. Existen minorías de musulmanes, hindúes y judíos (sefarditas).

    Curaçao forma parte de las Antillas neerlandesas, territorio autónomo bajo la soberanía de los Países Bajos. La capital de la isla es Willemstad, que también ostenta la capitalidad del conjunto de las Antillas neerlandesas.

    La economía de Curaçao se fundamenta en el turismo, el refinado de petróleo y las actividades financieras. En la isla se produce el célebre licor Curaçao. El puerto de Willemstad es uno de los más grandes del Caribe. La isla tiene asimismo un aeropuerto, el mayor del territorio de las Antillas neerlandesas.

    Poblada antiguamente por indios arawak, Curaçao fue descubierta por los españoles en 1499. En 1634 fue ocupada por los holandeses. La Compañía Holandesa de las Indias Occidentales, colonizadora del territorio, fue la que fundó la ciudad portuaria de Willemstad. La isla no tardó en erigirse en uno de los grandes centros del tráfico de esclavos negros en la región caribeña. Franceses y británicos ocuparon Curaçao durante breves periodos de tiempo entre los siglos XVIII y XIX. En 1845 se constituyeron las Antillas neerlandesas, entidad política dependiente de los Países Bajos en la que Curaçao quedó integrada. En 2005, los ciudadanos de la isla expresaron en referéndum su deseo de abandonar las Antillas neerlandesas para tener un vínculo político directo con Amsterdam (al igual que la vecina Aruba desde el año 1986). En 2007 está prevista la conversión de Curaçao en un estado asociado a los Países Bajos.