Alajuela

    Provincia del centro-norte de Costa Rica, Alajuela limita al este con la provincia también costarricense de Heredia, al sur con la de San José, al sudoeste con la de Puntarenas, y al oeste con la de Guanacaste. Al norte linda con Nicaragua. Tiene una extensión de 9.753 kilómetros cuadrados.

    El relieve de Alajuela es muy variado. Cuenta con zonas que se elevan apenas cien metros sobre el nivel del mar, pero también con alturas de hasta 2.704 metros en el volcán Poás. Éste permanece activo, al igual que el cercano volcán Arenal. Las principales zonas montañosas son las representadas por las cordilleras Central, Tilarán y Guanacaste, al oeste. Parte del este de su territorio está recorrido por las fértiles llanuras de San Carlos. Entre los cursos fluviales que riegan Alajuela pueden destacarse el San Carlos, el Toro, el Mónica y el Frío. En la provincia se encuentra la ribera oriental de la laguna del Arenal, limítrofe con Guanacaste.

    El clima de la provincia es tropical templado, con máximas por encima de los 30 ºC y mínimas que no suelen bajar de los 15 ºC. Las precipitaciones son abundantes. Alajuela exhibe una gran riqueza biológica, tanto vegetal como animal. Existen en su territorio dos parques nacionales (Volcán Poás y Juan Castro Blanco) y una reserva nacional de fauna silvestre (Caño Negro). El parque nacional del Volcán Poás alberga una excelente muestra de selva tropical húmeda, que da cobijo a buen número de pequeños mamíferos y aves.

    Alajuela tiene una población de más de 700.000 habitantes. La capital provincial es la ciudad homónima, en el área metropolitana de San José, con unos 220.000 habitantes. Otras ciudades importantes son San Ramón y Ciudad Quesada. La provincia se divide administrativamente en quince cantones.

    La economía de Alajuela se basa en la agricultura, el ecoturismo y el comercio. Los principales cultivos son los de café y caña de azúcar, aunque también se producen cereales, legumbres, frutas y hortalizas. El Aeropuerto Internacional Juan Santamaría, el más importante de Costa Rica y uno de los principales dentro de la región centroamericana, se halla en esta provincia.

    Antes de la conquista española, el suelo de Alajuela se encontraba poblado por pueblos amerindios como los guatusos, catapas, tices y huetares. En 1574 se constituyó al asentamiento indígena de Santa Catalina, coincidente con el actual cantón de San Mateo. La localidad de Alajuela recibió el título de villa en 1813 por parte de las Cortes españolas. Once años después, el Congreso Constituyente de Costa Rica elevó su rango al de ciudad. Entre 1834 y 1835, Alajuela ostentó la capitalidad de la joven nación centroamericana.